Có­mo in uye la lle­ga­da de Jú­pi­ter en los dis­tin­tos sig­nos

LA MU­DAN­ZA PA­RA CA­DA SIGNO

Mia - - SUMARIO - Por el Bru­ji­to Ma­ya

El pla­ne­ta de las gran­des trans­for­ma­cio­nes de­ja Cán­cer y se mu­da a Leo. Des­cu­brí en qué ca­sa as­tral cae es­te trán­si­to en tu signo y có­mo va a cam­biar tu vi­da en los pró­xi­mos 12 me­ses os as­tró­lo­gos llamamos a Jú­pi­ter “el pla­ne­ta de la suer­te” por­que su trán­si­to por un signo trae aus­pi­cio­sos cambios y trans­for­ma­cio­nes en la vi­da de las per­so­nas. Es el quin­to pla­ne­ta del sis­te­ma so­lar, su ci­clo du­ra 11 años y 315 días, o sea ca­si 12 años te­rres­tres, pe­ro se con­si­de­ra que re­co­rre un año por ca­da signo so­lar, com­ple­tan­do así los do­ce sig­nos en 12 años. Cuan­do Jú­pi­ter pa­sa por tu signo o uno afín es co­mo si te ben­di­je­ra: to­do lo que to­ca lo con­vier­te en oro, sean re­la­cio­nes, tra­ba­jo, ho­gar.

El pró­xi­mo 17 de ju­lio de­ja su es­ta­día en Cán­cer, don­de es­tu­vo ca­si un año, se mu­da a su ve­cino Leo y, a par­tir de ahí, se mo­di­fi­ca to­da la con­fi­gu­ra­ción as­tral y el ma­pa de in­fluen­cia de los de­más pla­ne­tas.

Más allá de don­de es­ta­ba Jú­pi­ter al mo­men­to de tu na­ci­mien­to, es­te cam­bio lo co­lo­ca en una de tus ca­sas as­tra­les y eso es lo que va­mos a con­tar­te. Tam­bién po­dés sa­ber dón­de es­tá ubi­ca­do en tu car­ta na­tal a tra­vés de la web y te lo con­ta­mos en el re­cua­dro. Aries A par­tir del 17 de ju­lio, Jú­pi­ter in­gre­sa en tu quin­ta ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de los hi­jos. La prin­ci­pal in­fluen­cia pa­ra los aria­nos es­ta­rá da­da en la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos, ha­brá que re­vi­sar los víncu­los, tra­ba­jar los ro­les fi­lia­les: ¿soy de­ma­sia­do so­bre­pro­tec­to­ra o les doy a mis hi­jos la su­fi­cien­te li­ber­tad? ¿Es­toy muy en­ci­ma de ellos? En es­te pun­to, la aria­na de­be­rá apren­der a dar­les las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias y, lue­go, de­jar que ellos ha­gan su pro­pia ex­pe­rien­cia, en­sa­yo y error, de­jar­los que tro­pie­cen a ve­ces con al­gu­na pie­dra pa­ra que ge­ne­ren sus pro­pios an­ti­cuer­pos y me­ca­nis­mos de de­fen­sas. En 2014, mu­chos hi­jos vo­la­rán del ho­gar de sus pa­dres y se in­de­pen­di­za­rán. Por otra par­te, es­te Jú­pi­ter en Ca­sa 5 pue­de sig­ni­fi­car un ro­tun­do éxi­to pa­ra al­guno de los des­cen­dien­tes. Tau­ro Pa­ra las tau­ri­nas, es­te Jú­pi­ter tran­si­ta­rá en su cuar­ta ca­sa na­tu­ral, que ri­ge el ho­gar en el que na­ce­mos. Vie­ne a re­vi­sar las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y los víncu­los con nues­tros pa­dres, abue­los y, por efec­to tran­si­ti­vo, to­do nues­tro ár­bol an­ces­tral. Es un año pa­ra en­ten­der los por­qué, com­pren­der que nues­tros pa­dres tu­vie­ron una for­ma­ción que de­ter­mi­nó sus ac­cio­nes. Es­te año es la opor­tu­ni­dad de sa­nar he­ri­das y re­con­ci­liar­nos con una fi­gu­ra ma­ter­na o pa­ter­na ne­ga­ti­va, en el ca­so que la hu­bie­re. En al­gu­nos ca­sos, pue­de fa­ci­li­tar em­pren­der una te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca o in­clu­so de Cons­te­la­cio­nes Fa­mi­lia­res, téc­ni­ca que ha de­mos­tra­do dar ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos pa­ra des­tra­bar blo­queos que es­ta­ban en­te­rra­dos en el in­cons­cien­te. Es­te Jú­pi­ter en Ca­sa 4 tam­bién pue­de traer me­jo­ras y so­lu­cio­nes pa­ra quie­nes tie­nen a sus pa­dres con pro­ble­mas de sa­lud. Gé­mi­nis El pla­ne­ta de la suer­te es­ta­rá tran­si­tan­do en la ter­ce­ra ca­sa na­tu­ral de los ge­mi­ni­anos, el sec­tor de los trá­mi­tes, pa­pe­les y via­jes cor­tos. To­dos los que es­ta­ban es­pe­ran­do la re­so­lu­ción de jui­cios pen­dien­tes, li­ti­gios, sen­ten­cias, que sal­gan pa­pe- les de la ju­bi­la­ción, co­bro de re­tro­ac­ti­vos sa­la­ria­les, su­ce­sio­nes, a par­tir del 17 de ju­lio, ten­drán la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir no­ti­cias fa­vo­ra­bles al res­pec­to. Mue­van los pa­pe­les, es­tén de­trás de los abo­ga­dos pa­ra que re­vi­sen los ex­pe­dien­tes en tri­bu­na­les por­que Jú­pi­ter es­tá de su par­te. Tam­bién se vis­lum­bra, du­ran­te la se­gun­da mi­tad del año, via­jes de pla­cer o ne­go­cios de cor­tas dis­tan­cias pe­ro que sir­ven pa­ra re­la­jar­se y re­car­gar ba­te­rías. Cán­cer El in­gre­so de Jú­pi­ter en su se­gun­da ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de las fi­nan­zas, la eco­no­mía y los ne­go­cios, trae­rá un in­cre­men­to en las ga­nan­cias, me­jo­ras la­bo­ra­les y un po­si­cio­na­mien­to pro­fe­sio­nal pa­ra to­dos los can­ce­ria­nos. Re­cor­de­mos que du­ran­te 2012/13, Jú­pi­ter es­tu­vo tran­si­tan­do por Cán­cer y fue un tiem­po de siem­bra, don­de pu­sie­ron to­do en su pro­pio cre­ci­mien­to, por eso, aho­ra vie­ne la co­se­cha. Acep­ten los ries­gos. Los

que bus­ca­ban un cam­bio de em­pleo, es­te año, ten­drán la opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar nue­vas op­cio­nes la­bo­ra­les. Ten­drán el re­co­no­ci­mien­to de sus su­pe­rio­res por su ex­ce­len­te desem­pe­ño y ellos mis­mos les abri­rán el ca­mino ha­cia nue­vos ho­ri­zon­tes. Éxi­tos.

Leo

Es­te se­rá su año ju­pi­te­riano, con es­te trán­si­to en con­jun­ción con el Sol na­tal, a par­tir del 17 de ju­lio. Se­rá un año de gran­des y fa­vo­ra­bles trans­for­ma­cio­nes. To­do el acen­to es­ta­rá pues­to en el tra­ba­jo so­bre vos mis­ma: pro­fun­di­zar en dis­tin­tos as­pec­tos de tu per­so­na­li­dad, re­afir­mar el ca­rác­ter, con­so­li­dar la se­gu­ri­dad y au­to­con­fian­za. Des­de la as­tro­lo­gía se di­ce que cuan­do Jú­pi­ter pa­sa por un signo, acom­pa­ña gran­des éxi­tos y triun­fos de sus na­ti­vos. Por eso, los leo­ni­nos tie­nen la lám­pa­ra de Ala­dino en sus ma­nos: fró­ten­la y em­pie­cen a pe­dir sus de­seos. Agos­to y di­ciem­bre trae­rán muy bue­nas no­ti­cias. Con­tro­len un po­co la an­sie­dad (Jú­pi­ter tam­bién exa­cer­ba las emo­cio­nes) y man­ten­gan a ra­ya la ba­lan­za.

Vir­go

Es­te año es una opor­tu­ni­dad pa­ra se­pa­rar el pa­sa­do del pre­sen­te y de­jar atrás to­do lo que no sir­ve. Es­ta es la ten­den­cia mar­ca­da por Jú­pi­ter tran­si­tan­do en su do­cea­va ca­sa na­tu­ral. Ha­brá que ba­ra­jar y dar de nue­vo. No siem­pre es­tos ba­lan­ces se­rán ne­ga­ti­vos, mu­chas ve­ces sig­ni­fi­ca­rán una nue­va opor­tu­ni­dad. En to­do ca­so, lo que se plan­tea es po­ner to­das las car­tas so­bre la me­sa: ¿Qué hi­ce has­ta aho­ra? ¿Qué me sir­ve y qué no? y par­tir de ahí po­der ele­gir, sa­bien­do lo que ha­cen. De al­gu­na ma­ne­ra, tam­bién es un año de li­be­ra­ción de mu­chas car­gas, can­ce­la­ción de deu­das y cré­di­tos que ve­nían arras­tran­do des­de ha­ce al­gu­nos años, cor­tes con per­so­nas ne­ga­ti­vas y ho­ri­zon­tes que se vis­lum­bran en el fu­tu­ro.

Li­bra

Li­bra se sen­ti­rá com­ple­ta­men­te a gus­to con el trán­si­to de Jú­pi­ter por su un­dé­ci­ma ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de las amis­ta­des y la ac­ti­vi­dad so­cial. Su círcu­lo de amis­ta­des se­rá el eje de su aten­ción, el re­fu­gio, paño de lá­gri­mas, con­sue­lo, con­se­jo y don­de en­con­tra­rá to­dos los abra­zos y el afec­to que ne­ce­si­ta. Di­cen que los ami­gos son la fa­mi­lia ele­gi­da y, en es­te ca­so, se cum­pli­rá al pie de la le­tra. Ten­drán to­dos los fi­nes de se­ma­na ocu­pa­dos con fies­tas, even­tos, reunio­nes y, en ca­da lu­gar, se sen­ti­rán a gus­to, adap­tán­do­se con co­mo­di­dad a to­do ti­po de per­so­nas y fau­na so­cial. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te año tan con­cu­rri­do se­rán las pre­sen­ta­cio­nes y ci­tas he­chas por ami­gos, no se nie­guen a nin­gu­na opor­tu­ni­dad de co­no­cer gen­te por­que en ca­da una de ellas pue­de es­tar es­pe­ran­do el amor.

Es­cor­pio

De­be­mos ana­li­zar es­te nue­vo as­pec­to de Jú­pi­ter des­de va­rios án­gu­los. Por un la­do, se pre­sen­ta una cua­dra­tu­ra Sa­turno-Jú­pi­ter: si ya Sa­turno los so­me­tía a prue­bas, con la cua­dra­tu­ra de Jú­pi­ter, los desafío se­rán aún ma­yo­res. Las bue­nas no­ti­cias: Sa­turno se re­ti­ra de Es­cor­pio a par­tir de di­ciem­bre y es­to les trae­rá un ali­vio muy gran­de, co­mo quien res­pi­ra ai­re nue­vo. Por otro la­do, Jú­pi­ter tran­si­ta­rá por la dé­ci­ma ca­sa na­tu­ral, el sec­tor del des­tino, lo que anun­cia im­por­tan­tes de­ci­sio­nes en sus vi­da. Sin lu­gar a du­das, se­rá un año tras­cen­den­te, vi­vi­rán in­ten­sa­men­te, no ha­brá me­dias tin­tas, to­do se­rá blan­co o ne­gro y, al fi­nal del año, des­cu­bri­rán qué es lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te pa­ra us­te­des.

Sa­gi­ta­rio

Sa­gi­ta­rio fes­te­ja­rá el in­gre­so de Jú­pi­ter en un aus­pi­cio­so trí­gono con su Sol na­tal, en su no­ve­na ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de los via­jes. ¡Pre­pa­ren las va­li­jas por­que es­te se­rá el año en el que des­pe­ga­rán ha­cia le­ja­nas geo­gra­fías. Por fin se cum­pli­rá el sue­ño de co­no­cer el te­rru­ño de sus an­te­pa­sa­dos, vol­ver a ver a los fa­mi­lia­res del otro la­do del océano o visitar a los hi­jos que par­tie­ron al ex­te­rior en bus­ca de un fu­tu­ro eco­nó­mi­co me­jor. Pro­gra­men con tiem­po pa­ra en­con­trar me­jo­res ofer­tas. Se­rá uno de esos re­cuer­dos que les que­da­rán pa­ra to­da la vi­da. Tam­bién pue­de sig­ni­fi­car via­jes co­mer­cia­les y, en al­gu­nos ca­sos, (con otros pla­ne­tas en su car­ta na­tal que lo re­fuer­cen) la po­si­bi­li­dad de ra­di­car­se con éxi­to en el ex­te­rior.

Ca­pri­cor­nio

Es in­tere­san­te có­mo la as­tro­lo­gía da los mis­mos men­sa­jes des­de va­rios án­gu­los, pa­ra que de­jar du­das en la in­ter­pre­ta­ción. Es­te año, Jú­pi­ter in­gre­sa en tu oc­ta­va ca­sa na­tu­ral, a la que se vin­cu­la di­rec­ta­men­te con el in­cons­cien­te, a to­do aque­llo que es­tá den­tro nues­tro y quie­re ver la luz. Es­to pro­fun­di­za el tra­ba­jo que vie­ne rea­li­zan­do Plu­tón en Ca­pri­cor­nio, es co­mo un es­pe­jo don­de mi­rar­se y to­do lo que es­ta­ba tras las som­bras, hoy ve la luz. Lue­go de po­der ver y re­co­no­cer, las ca­pri­cor­nia­nas sen­ti­rán que se sa­ca­ron un pe­so de en­ci­ma, en­tien­den los por­qué, pue­den li­be­rar­se de lo que las es­ta­ba fre­nan­do y na­cer de nue­vo. El 8 es el nú­me­ro del in­fi­ni­to. Es un gran año pa­ra us­te­des, vin­cu­la­do a la es­pi­ri­tua­li­dad y el ser.

Acua­rio

Es un año pa­ra pres­tar aten­ción: a par­tir del 17 de ju­lio, Jú­pi­ter es­ta­rá en opo­si­ción di­rec­ta con Acua­rio. Es­te trán­si­to las confrontará con us­te­des mis­mas, con otras per­so­nas y si­tua­cio­nes. En su otro as­pec­to, al tran­si­tar por la sép­ti­ma ca­sa na­tu­ral, el sec­tor de la pa­re­ja, re­no­va­rá la ener­gía del amor, tra­yen­do a la vi­da de las acua­ria­nas al al­ma ge­me­la que tan­to es­ta­ban bus­can­do. Es una opor­tu­ni­dad pa­ra se­guir re­co­rrien­do el ca­mino acom­pa­ña­das, de a dos. Jú­pi­ter tam­bién fa­vo­re­ce­rá las so­cie­da­des y el tra­ba­jo en equi­po, al­go que Acua­rio sa­be ha­cer muy bien.

Pis­cis

Jú­pi­ter tran­si­ta­rá, a par­tir de la se­gun­da mi­tad de 2014, por su sex­ta ca­sa na­tu­ral, tra­yen­do me­jo­ras en el área de la sa­lud y, en se­gun­do tér­mino, en el área de las ocu­pa­cio­nes y ne­go­cios. Las pis­cia­nas con al­gu­nas pro­ble­mas o que ten­gan que rea­li­zar al­gu­na in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, pue­den agen­dar­las a par­tir del 17 de ju­lio y la rea­li­za­rán con éxi­to, con un buen po­so­pe­ra­to­rio ase­gu­ra­do. Por otro la­do, la sex­ta ca­sa ha­ce re­fe­ren­cia a cum­plir con las res­pon­sa­bi­li­da­des, las obli­ga­cio­nes ad­qui­ri­das en la vi­da. Quie­nes cum­plan con su par­te, en­con­tra­rán el apo­yo y la ayu­da del Uni­ver­so pa­ra desem­pe­ñar sus ta­reas y triun­far.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.