Con mé­to­do es po­si­ble te­ner los am­bien­tes en per­fec­to or­den

En­con­trar el cer­ti ca­do de va­cu­nas de los chi­cos, la car­te­ra que nos com­bi­na­ba con esos za­pa­tos, el esmalte amarillo o una me­dia pue­de ser im­po­si­ble en una ca­sa que es un caos. El ob­je­ti­vo no es lle­gar a la per­fec­ción sino, sim­ple­men­te, man­te­ner el pla­ca

Mia - - SUMARIO - Por Silvina Schuff y Ma­ría Lau­ra Ma­nes*

Los que no na­cie­ron con el don de ser or­ga­ni­za­dos, mu­je­res y hom­bres, son ma­yo­ría y, por eso, pa­ra man­te­ner or­de­na­dos los es­pa­cios ne­ce­si­tan bue­na in­for­ma­ción pa­ra ins­truir­se en es­ta com­pli­ca­da ma­te­ria y, so­bre to­do, ejer­ci­tar­se pa­ra lo­grar­lo.

No se tra­ta de que la ca­sa sea un mu­seo por­que los lu­ga­res pa­ra vi­vir ne­ce­si­tan, pre­ci­sa­men­te vi­da y mo­vi­mien­to, sino lo­grar am­bien­tes ar­mó­ni­cos en los cua­les nos gus­te es­tar, re­ci­bir gen­te, re­la­jar­nos y dis­fru­tar. Aun­que pa­rez­ca com­pli­ca­dí­si­mo, una ru­ti­na sim­ple de or­ga­ni­za­ción y or­den pue­de lle­var­nos di­rec­ta­men­te al ob­je­ti­vo.

Co­mo se tra­ta de ha­cer or­den, em­pe­ce­mos des­de lo bá­si­co pa­ra pa­sar lue­go a los de­ta­lles. Pri­me­ros pa­sos

Es esen­cial co­men­zar por ser sin­ce­ros con no­so­tros mis­mos y dar­nos

per­mi­so pa­ra des­ha­cer­nos de las co­sas que no nos sir­van, es­tén ro­tas o no use­mos. De es­ta ma­ne­ra, só­lo con­ser­va­re­mos lo que cum­pla al­gu­na fun­ción, así sea sim­ple­men­te la de ador­nar nues­tro ues­tro es­pa­cio o ha­cer­nos fe­li­ces.

Lue­go de la pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción, ne­ce­si­ta­mos es­ta­ble­cer un sis­te­ma de or­ga­ni­za­ción a tra­vés del cual se asig­ne un lu­gar es­pe­ci­fi­co a ca­da ob­je­to o gru­po de ob­je­tos. Así, po­dre­mos sa­ber siem­pre dón­de ir a bus­car lo que ne­ce­si­ta­mos y guar­dar­lo lue­go de uti­li­zar­lo.

El pa­so an­te­rior nos fa­ci­li­ta mu­chí­si­mo el que si­gue: evi­tar de­jar co­sas, co­si­tas y más co­sas suel­tas por to­do el ho­gar. Si hay un si­tio en en el que se­pa­mos que de­be es­tar ca­da ob­je­to, se vuel­ve mu­cho más sim­ple te­ner y man­te­ner el es­pa­cio des­pe­ja­do.

¿Có­mo y dón­de guar­da­mos ca­da co­sa? Ele­gir con­ve­nien­te­men­te los re­ci­pien­tes con­te­ne­do­res, ca­jas, ca­nas­tos, per­chas, gan­chos o lo que más se ade­cue a lo que de­be­mos al­ma­ce­nar es esen­cial tan­to pa­ra op­ti­mi­zar el me­tra­je del es­pa­cio co­mo pa­ra lo­grar que sea no só­lo fun­cio­nal, sino tam­bién pro­li­jo y es­té­ti­co.

Los más di­fí­ci­les

Hay zo­nas de la ca­sa que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas de uso son siem­pre las más com­pli­ca­das de man­te­ner en or­den. ¡Va­mos por ellas!

Es­cri­to­rio

Aquí se guar­dan pa­pe­les im­por­tan­tes, cuen­tas a pa­gar, do­cu­men­tos per­so­na­les, ma­nua­les, ga­ran­tías y va­rie­dad de ele­men­tos que de­be­mos en­con­trar rá­pi­do al mo­men­to de ne­ce­si­tar­las. Sin em­bar­go, es uno de los si­tios en don­de sue­le rei­nar el caos, lleno de pa­pe­li­tos y fo­lle­tos que ter­mi­nan en­tor­pe­cien­do al mo­men­to de bus­car un do­cu­men­to es­pe­cí­fi­co.

¿Qué ha­cer?: si en la se­ma­na no te­ne­mos tiem­po pa­ra cla­si­fi­car pa­pe­les, cree­mos un lu­gar de trán­si­to a re­vi­sar, así, cuan­do dis­pon­ga­mos de ese ra­to li­bre, po­dre­mos se­lec­cio­nar qué se guar­da, se ti­ra o se reserva por un tiem­po.p

Pla­ca­res Aun­que le de­di­ca­mos un ra­too por se­ma­na a la or­ga­ni­za­ción de­lel pla­card, lo di­fí­cil es man­te­ner­lo de-cen­te a lo lar­go de los días. So­le-emos ves­tir­nos apu­ra­dos, pro­bar­no­sos va­rias co­sas has­ta de­ci­dir que po­ner-oner­nos, ti­ra­mos de una pren­da y caen las que es­tán en­ci­ma, y así rá­pi­da­men­te el es­pa­cio se vuel­ve caó­ti­co.

¿Qué ha­cer?: de­fi­nir cla­ra­men­te qué va col­ga­do, qué va do­bla­do, qué va en ca­jo­nes, qué de­ja­mos a mano y qué va arri­ba o más atrás, ya que si­guien­do un cri­te­rio cla­ro, las co­sas vuel­ven a su lu­gar ca­si au­to­má­ti­ca­men­te.

Ju­gue­tes Man­te­ner el área de jue­go de nues­tros hi­jos en or­den es ca­si una mi­sión im­po­si­ble. Pie­zas y pie­ci­tas vi­ven des­pa­rra­ma­das, con­te­ni­dos de ca­jas que van mez­clán­do­se en­tre sí, plas­ti­ma­sa que va se­cán­do­se y des­ha­cién­do­se, ta­pas de mar­ca­do­res que apa­re­cen siem­pre don­de me­nos es­pe­ra­mos, pe­lo­tas, mu­ñe­cos, au­ti­tos, to­do va in­va­dien­do el res­to de las aé­reas de la ca­sa.

¿Qué ha­cer?: in­cen­ti­ve­mos a los chi­cos a crear jun­tos lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra guar­dar ca­da gru­po de ju­gue­tes, po­de­mos crear eti­que­tas con di­bu­jos y pe­gar­las en ca­da bol­sa, ca­ja o ca­nas­to, de es­ta ma­ne­ra, al fi­na­li­zar el día y a mo­do de jue­go, ire­mos ubi­can­do to­do en su re­ci­pien­te.

Cocina

So­bre to­do si se tra­ta de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa que exi­gen pre­pa­rar co­mi­da en can­ti­dad y, ade­más, en la que ca­da uno en­tra, sa­le, desa­yu­na rá­pi­do o co­me al­go al pa­sar, la cocina ter­mi­na sien­do un si­tio muy pro­pen­so a que to­do va­ya que­dan­do fue­ra de lu­gar. La he­la­de­ra es lo que más se des­con­tro­la fá­cil­men­te si no te­ne­mos la cons­tan­cia ne­ce­sa­ria.

¿Qué ha­cer?: es muy im­por­tan­te que dis­pon­ga­mos los ob­je­tos y ali­men­tos de uso más fre­cuen­te bien a mano, es­to nos ha­ce mas fá­cil el uso y, so­bre to­do, el guar­da­do pos­te­rior. To­da la fa­mi­lia de­be sa­ber dón­de se guar­da ca­da co­sa, así no hay ex­cu­sa pa­ra que al­go que­de bo­yan­do so­bre la me­sa­da.

Ba­ño Don­de sea que guar­de­mos los me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos de tocador en ca­sa, la ma­yo­ría de las ve­ces, ter­mi­na sien­do el lu­gar de la mez­cla de co­sas. Re­me­dios ya ven­ci­dos lle­gan a con­vi­vir con fon­di­tos de sham­poo en bo­te­llas que no usa­mos ni ti­ra­mos, co­li­tas de pe­lo, ho­jas de afei­tar, ban­di­tas, es­mal­tes y ma­qui­lla­jes de ha­ce diez años, ce­pi­llos de dien­tes sin abrir y un sin­fín de et­cé­te­ras que ni sa­be­mos que exis­ten en nues­tro ba­ño y vol­ve­mos a com­prar ca­da vez que va­mos al su­per­mer­ca­do.

¿Qué ha­cer?: de­je­mos apar­te y a mano un bo­ti­quín de pri­me­ros au­xi­lios, chi­co y con lo real­men­te ne­ce­sa­rio. Si al res­to de las co­sas las al­ma­ce­na­mos bien cla­si­fi­ca­das por ru­bro y uso, ya es­ta­re­mos a un pa­so de lo­grar la mi­sión de man­te­ner un ba­ño bien or­de­na­do.

* de To­do Or­den

Caos

Or­den

Or­den

Caos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.