Ber­nar­do con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Mia - - SUMARIO -

Ten­go un fa­mi­liar que siem­pre es­tá lle­van­do chis­mes de un la­do a otro. ¿Qué pue­do ha­cer fren­te a es­ta si­tua­ción?

Lau­ra Ge­ne­ral­men­te, una per­so­na chis­mo­sa no tie­ne his­to­ria per­so­nal, en­ton­ces vi­ve de las historias de otros.Se in­tro­du­ce en dis­tin­tos ám­bi­tos ya que su­fre de una gran so­le­dad y tam­bién, de abu­rri­mien­to. Mira ha­cia aden­tro y no hay na­da, en­ton­ces bus­ca de quien ha­blar. Te re­co­mien­do que ca­da vez que tu fa­mi­liar te de “in­for­ma­ción” so­bre otra per­so­na, pri­me­ro va­yas a la fuen­te, no te guíes por lo que di­ga un ter­ce­ro por­que siem­pre va a ha­ber dis­tor­sión. Ten­go mu­chos pro­ble­mas a raíz de un ne­go­cio que no re­sul­tó co­mo es­pe­ra­ba, me cues­ta dor­mir, es­toy irri­ta­ble y sin ga­nas de na­da. Ya no sé qué ha­cer.

Juan Cuan­do una per­so­na es­tá atra­ve­san­do un pro­ble­ma sien­te que nun­ca va a sa­lir de és­te ,por es­te mo­ti­vo, desa­rro­llar el pen­sa­mien­to crea­ti­vo es fun­da­men­tal pa­ra re­sol­ver la cues­tión. Los pro­ble­mas no tie­nen una so­la so­lu­ción, tie­nen mu­chas y por eso te­ne­mos que pen­sar en abun­dan­cia. Los es­pe­cia­lis­tas di­cen que to­dos so­mos crea­ti­vos,l o cual se re­la­cio­na con una sec­tor del he­mis­fe­rio de­re­cho de nues­tro ce­re­bro, y por eso te­ne­mos que desa­rro­llar al­gu­nos há­bi­tos co­mo: *Reír­nos un po­co más:las per­so­nas crea­ti­vas sue­len ser más di­ver­ti­das. Cuan­do nos re­la­ja­mos y nos di­ver­ti­mos se ge­ne­ra el pen­sa­mien­to crea­ti­vo. *Rom­per los pa­ra­dig­mas: ¿qué pa­sa­ría si ha­go es­to de otra ma­ne­ra? Te­ne­mos que ser un po­co cues­tio­na­do­res de lo pau­ta­do. Mu­chas ve­ces no lle­ga­mos a la me­ta que nos he­mos pues­to por­que el de­seo no es lo suf icien­te­men­te in­ten­so, por eso te­nés que te­ner com­bus­ti­ble emo­cio­nal par a lle­gar y ha­cer to­do el re­co­rri­do. De­po­si­ta­mos las cul­pas afue­ra, pe­ro in­ter­na­men­te no te­nía­mos to­da la fuer­za par a lle­gar al fi­nal de la ca­rre­ra. Car­ga­te de fuer­zas, re­no­vá tus ideas y se­gu­ra­men­te vas a ir des­cu­brien­do es­tra­te­gias nue­vas pa­ra en­con­trar la sa­li­da que es­tás bus­can­do. ¿Có­mo ha­go pa­ra se­guir enamo­ra­da de mi pa­re­ja? Sé que lo quie­ro, pe­ro no sien­to las mis­mo que an­tes. ¿El pro­ble­ma se­rá la ru­ti­na?

Ma­ría Los que han in­ves­ti­ga­do el fe­nó­meno del amor, han des­cu­bier­to que la no­ve­dad es uno de los com­po­nen­tes eró­ti­cos más im­por­tan­tes, ge­ne­rar lo nue­vo. Cuan­do en una pa­re­ja no hay sor­pre­sas, hay que bus­car co­sas nue­vas pa­ra sor­pren­der­se mu­tua­men­te y des­per­tar la pa­sión nue­va­men­te. Al enamo­rar­nos siem­pre ve­mos per­fec­ta a la otra per­so­na, és­ta es la eta­pa de la idea­li­za­ción, pe­ro el amor tam­bién ve los erro­res; por eso lo más re­co­men­da­ble es no for­mar pa­re­ja o con­vi­vir, o bien ca­sar­se, cuan­do uno es­tá en esa ins­tan­cia del enamo­ra­mien­to pu­ro, por­que es­te es­ta­do es mar avi­llo­so pe­ro du­ra apro­xi­ma­da­men­te tres me­ses; hay que es­pe­rar que naz­ca el amor y con él apar ece­rán los pro­yec­tos pa­ra cons­truir de a dos,tra­tan­do de pu­lir as­pe­re­zas y tra­tan­do de ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.