Wo­ga, otra for­ma de prac­ti­car yo­ga pe­ro en el agua

Una for­ma no­ve­do­sa y efec­ti­va de prac­ti­car yo­ga, da­do que en el agua, es­ta dis­ci­pli­na re­sul­ta más re­la­jan­te y be­ne cio­sa que cuan­do se rea­li­za en el sue­lo

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

El ori­gen del yo­ga se re­mon­ta a más de 3.000 años AC y ha evo­lu­cio­na­do has­ta nues­tros días. Las va­rian­tes pa­ra prac­ti­car­la son mu­chas, pe­ro la me­nos tra­di­cio­nal y no­ve­do­sa es la acuá­ti­ca, tam­bién co­no­ci­do co­mo wo­ga. Muy re­la­cio­na­do con el aquagym, el su­wa­ro, o in­clu­so el pi­la­tes en el agua, se des­pren­de de las téc­ni­cas con­ven­cio­na­les mo­di­fi­can­do sus pos­tu­ras pa­ra po­der adap­tar­las y prac­ti­car­las en un es­ce­na­rio acuo­so.

Las bon­da­des del agua

“Las ru­ti­nas que se prac­ti­can en el agua ase­gu­ran un ma­yor for­ta­le­ci­mien­to de los múscu­los, ade­más de evi­tar las le­sio­nes, pues en el agua pe­sa­mos me­nos, re­du­cien­do así el im­pac­to en las ar­ti­cu­la­cio­nes y la so

bre­car­ga mus­cu­lar”, ex­pli­ca Es­te­fa­nía Mo­reno, Prof. Na­cio­nal de Edu­ca­ción Fí­si­ca e ins­truc­to­ra de yo­ga en el agua.

El agua, si­len­cio­so y fal­to de sen­sa­ción de gra­ve­dad, es un gran alia­do de la con­cen­tra­ción, la res­pi­ra­ción y de la alian­za de la vi­da en­tre el cuer­po y la men­te. Ade­más, con­ju­ga per­fec­ta­men­te la re­la­ja­ción, me­di­ta­ción, fle­xi­bi­li­dad y con­cen­tra­ción.

Gra­cias a que en el agua el ni­vel de oxí­geno es más ele­va­do, el cuer­po no se fa­ti­ga con tan­ta fa­ci­li­dad co­mo cuan­do se rea­li­zan los ejer­ci­cios de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, es de­cir, en el sue­lo. Es­to per­mi­te el ac­ce­so al mun­do del yo­ga a per­so­nas que les re­sul­ta di­fí­cil por de­ter­mi­na­das li­mi­ta­cio­nes.

Tam­bién se ha com­pro­ba­do que la re­la­ja­ción en un me­dio acuá­ti­co pro­por­cio­na una rá­pi­da y pre­ci­sa co­ne­xión con nues­tra me­mo­ria sub­cons­cien­te. te.

Adap­ta­ción de la téc­ni­ca

La es­truc­tu­ra de una cla­se de wo­ga es­tá di­se­ña­da pa­ra que se to­me de for­ma in­di­vi­dual o en gru­po; es muy si­mi­lar a la de una cla­se de hat­ha yo­ga (tra­di­cio­nal). Se in­clu­yen ejer­ci­cios de pre­ca­len- ta­mien­to, téc­ni­cas de res­pi­ra­ción, se­cuen­cias de asa­nas (pos­tu­ras) y se con­clu­ye con una re­la­ja­ción fi- nal. To­dos los ejer­ci­cios son adapp­ta­dos al me­dio acuá­ti­co (que de­be e os­ci­lar en­tre los 34 y 36 gra­dos os pa­ra con­se­guir una per­fec­ta re­la­jaa­ción mus­cu­lar y ma­yor fle­xi­bi­li­dad ad en las ar­ti­cu­la­cio­nes, lo­gran­do así sí que las pos­tu­ras pue­dan sos­te­ner­se se por más tiem­po).

Se­gún Mo­reno, en el me­dio acuá­ti­co se pue­de tra­ba­jar la res­pi­ra­ción de dos for­mas di­fe­ren­cia­das: la tra­di­cio­nal, don­de se le pi­de al alumno que ha­cien­do el muer­to en la pis­ci­na ha­ga los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción tra­di­cio­na­les del yo­ga, ya sean ab­do­mi­nal, cos­tal o cla­vi­cu­lar. Y la otra nue­va for­ma que nos pro­por­cio­na el yo­ga en la pis­ci­na: el con­trol de la res­pi­ra­ción uni­da al equi­li­brio y nue­vas sen­sa­cio­nes. “Por ejem­plo: en po­si­ción de me­du­sa, cu­bi­to su­pino ventral, es de­cir, agru­pa­dos con la ca­be­za den­tro del agua, sol­ta­mos len­ta­men­te el ai­re has­ta que per­de­mos flo­ta­bi­li­dad y nos hun­di­mos. Una vez que las alum­nos han sol­ta­do to­do el ai­re que guar­da­ban­ban en los pulmones, su-

ben de nue­vo a la su­per­fi­cie y allí re

pi­ten el pro­ce­so nue­va­men­te”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra. Es­ta for­ma de tra­ba­jar la res­pi­ra­ción uni­da al equi­li­brio y la flo­ta­ción tie­ne gran­des be­ne­fi­cios, ayu­da mo­ti­van­do al alumno pa­ra que tra­ba­je la ex­pi­ra­ción de for­ma más len­ta y se pro­duz­ca una ma­yor hi­po­xia (oxi­ge­na­ción en los te­ji­dos).

Otro de los te­mas cru­cia­les es el equi­li­brio des­de pos­tu­ras es­tá­ti­cas, que cons­ti­tu­ye una gran par­te del tra­ba­jo men­te-cuer­po del yo­ga. “En el agua el equi­li­brio es qui­zás más di­ná­mi­co”, di­ce Mo­reno. Pa­ra man­te­ner el equi­li­brio en el yo­ga tra­di­cio­nal se ne­ce­si­ta de las fuer­zas in­ter­nas, en cam­bio en el yo­ga en el agua ne­ce­si­ta­re­mos un po­co de fle­xi­bi­li­dad y con­cen­tra­ción pa­ra que el cuer­po y la men­te se unan en un ma­ra­vi­llo­so ejer­ci­cio de flo­ta­ción com­bi­na­do con el rit­mo de la res­pi­ra­ción.

Be­ne cios de la prác­ti­ca Cal­ma la an­sie­dad. Ba­ja los ni­ve­les de es­trés. Desa­rro­lla un me­jor ni­vel de res­pi­ra­ción.

Re­la­ja to­do el cuer­po (fa­vo­re­cien­do los múscu­los y zo­nas ar­ti­cu­la­res lo­gran­do una ma­yor elon­ga­ción).

For­ti­fi­ca y to­ni­fi­ca los múscu­los y las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Otor­ga coor­di­na­ción, fuer­za y fle­xi­bi­li­dad.

Con­tri­bu­ye en la me­jo­ría de pro­ble­mas de ar­tro­sis, ar­tri­tis, pro­ble­mas de co­lum­na, y otras pa­to­lo­gías óseas si­mi­la­res.

Me­jo­ra y re­du­ce pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios.

Fa­vo­re­ce en la re­cu­pe­ra­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes y múscu­los le­sio­na­dos (con ma­yor ra­pi­dez que con otros ti­pos de fi­sio­te­ra­pia).

Ali­via do­lo­res (óseos/ ar­ti­cu­la­res, mus­cu­la­res, etc.) y por en­de, evi­ta en mu­chos ca­sos el em­pleo de fár­ma­cos pa­ra el do­lor.

Me­jo­ra la au­to­es­ti­ma, ti­mi­dez o de­pre­sión.

Asa­nas acuá­ti­cas

Pro­po­ne­mos el pa­so a pa­so de cua­tro pos­tu­ras idea­les crea­das por Ro­mano pa­ra que pue­das prac­ti­car­las en el agua y ex­pe­ri­men­tar la sen­sa­ción que pro­mue­ve el wo­ga.

Co­bra: po­dés elon­gar­te mu­cho más sin te­ner el pi­so fren­te a vos.

Pa­ra­te con tus pies a 70 cm de la pa­red de la pis­ci­na y ubi­cá tus ma­nos y tus an­te­bra­zos rec­tos con­tra ella. Mi­rá ha­cia arri­ba y cur­vá tu es­pal­da es­ti­ran­do tus ab­do­mi­na­les. Le­van­ta­te so­bre la punta de tus de­dos mien­tras ex­ha­lás e in­ha­lás un par de ve­ces.

Ci­güe­ña: el agua ayu­da a man­te­ner el equi­li­brio y ba­lan­cear­te al mis- mo tiem­po, pa­ra que pue­das es­ti­rar­te más.

Pa­ra­te y ex­ten­dé tu pier­na de­re­cha has­ta que tu mus­lo se en­cuen­tre pa­ra­le­lo al fon­do de la pis­ci­na, y aga­rra­te los de­dos de los pies. Pre­sio­ná tu ta­lón iz­quier­do con­tra el pi­so. To­ma­te el de­do gor­do del pie con tu mano de­re­cha, lue­go es­ti­rá tu pier­na de­re­cha y lle­va­la ha­cia vos. Em­pu­já bien tu pie pa­ra en­fa­ti­zar la elon­ga­ción mien­tras res­pi­rás pro­fun­da­men­te. Cam­biá de pier­na y re­pe­tí los mis­mos pa­sos.

Trián­gu­lo: aga­rrán­do­te de la pa­red de la pi­le­ta, po­dés es­ti­rar­te sin re­cu­rrir a tu fuer­za.

To­má dis­tan­cia de la pa­red con tu bra­zo de­re­cho rec­to. Co­lo­cá tu mano en el bor­de pa­ra te­ner un aga­rre. Se­pa­rá tus pier­nas 1 me­tro y lle­vá tu bra­zo de­re­cho ha­cia arri­ba ex­ten­dién­do­lo so­bre el de­re­cho. Afir­má tu pie iz­quier­do, y tra­tá de al­can­zar el bor­de con tu mano iz­quier­da. Man­te­né esa po­si­ción por 10 se­gun­dos. Re­pe­ti­lo del otro la­do.

Es­pal­da cur­va: la flo­ta­bi­li­dad que te­nés en el agua fa­ci­li­ta la rea­li­za­ción de es­ta postura, ya que te per­mi­te es­ti­rar me­jor tus ab­do­mi­na­les y tu pe­cho.

Pa­ra­te dán­do­le la es­pal­da a la pa­red de la pis­ci­na a apro­xi­ma­da­men­te 60 cm a 1 me­tro. Lue­go, ar­quea­te mi­ran­do ha­cia arri­ba y, con tus ma­nos de­trás de tus hom­bros, aga­rra­te a la pa­red. Res­pi­rá man­te­nien­do es­ta po­si­ción. Des­pués, lle­va tus pies li­ge­ra­men­te ha­cia atrás y que­da­te en esa postura por un par de se­gun­dos. Es im­por­tan­te que al mo­men­to de es­ti­rar­te es­tés re­la­ja­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.