Los jar­di­nes de Sha­kes­pea­re

Con ro­sas traí­das de Ve­ro­na y plan­tas ci­ta­das en sus obras, los Jar­di­nes Sha­kes­pea­re ce­le­bran la vi­da del es­cri­tor

Mia - - SUMARIO -

Qué hay en un nom­bre? Eso que llamamos una ro­sa con cual­quier otro nom­bre ole­ría igual de dul­ce”, de­cía Ju­lie­ta, en el bal­cón, pen­san­do con pe­na en su ama­do Romeo. Jar­di­ne­ro ávi­do, Wi­lliam Sha­kes­pea­re ci­ta­ba asi­dua­men­te en sus obras, plan­tas y flo­res, que car­ga­ban con un in­ten­so sim­bo­lis­mo. Co­mo cuan­do hi­zo des­ho­jar ro­sas ro­jas y blan­cas en “En­ri­que VI”, pre­sa­gio de la Gue­rra de las Ro­sas, una lu­cha que pon­dría fin al rei­na­do del rey. En­tre 1920 y 1930, en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, en par­ti­cu­lar Es­ta­dos Uni­dos, se cons­tru­ye­ron va­rios jar­di­nes de­di­ca­dos a Sha­kes­pea­re. Te­má­ti­cos, ge­ne­ral­men­te pú­bli­cos y aso­cia­dos a par­ques, uni­ver­si­da­des y festivales, es­tos si­tios de in­te­rés cul­tu­ral y edu­ca­ti­vo son ele­gi­dos mu­chas ve­ces pa­ra ce­le­brar allí ro­mán­ti­cas bo­das al ai­re li­bre. Jun­to a ca­da plan­ta, y pa­ra fa­ci­li­tar su iden­ti­fi­ca­ción, los Jar­di­nes Sha­kes­pea­re po­seen pla­cas de bron­ce con ci­tas per­te­ne­cien­tes a las obras o poe­mas, don­de aque­llas apa­re­cen. In­clu­yen va­rias do­ce­nas de es­pe­cies y su dis­po­si­ción geo­mé­tri­ca tie­ne di­vi­so­res de boj, un ar­bus­to siem­pre­ver­de, ori­gi­na­rio de Eu­ro­pa. Ca­rac­te­rís­ti­cos por sus pa­si­llos y ban­cos, el bus­to in­fal­ta­ble del es­cri­tor y la re­pro­duc­ción de la ar­qui­tec­tu­ra isa­be­li­na, al­gu­nos, in­clu­so, cultivan es­pe­cies tí­pi­cas de esa épo­ca. En­tre los Jar­di­nes Sha­kes­pea­re más fa­mo­sos, se en­cuen­tra el de Cen­tral Park, en Nue­va York, si­tua­do al oes­te del par­que, a la al­tu­ra de la ca­lle 79. Crea­do en 1913 bajo el nom­bre de Gar­den of the Heart, fue re­nom­bra­do en 1916 co­mo Sha­kes­pea­re Gar­den, pa­ra con­me­mo­rar el 300 aniver­sa­rio de la muer­te del dra­ma­tur­go. En el de Cle­ve­land, Ohio, hay una mo­re­ra, pro­duc­to de un es­que­je de otra, ori­gi­na­ria de la ca­sa de re­ti­ro del crea­dor de “Ham­let”, en Strat­ford. Un le­cho cir­cu­lar de ro­sas, en­via­das de la tra­di­cio­nal tum­ba de Ju­lie­ta, por el al­cal­de de Ve­ro­na, y más de cien es­pe­cies de flo­res y plan­tas men­cio­na­das en sus obras pro­du­cen el efec­to de qui­tar el ha­bla. Con una su­per­fi­cie de cua­tro hec­tá­reas, es­te jar­dín tie­ne plan­tas que cam­bian se­gún la es­ta­ción, ro­me­ros y pen­sa­mien­tos, alu­di­dos por Ofe­lia en “Ham­let” y car­dos, men­cio­na­dos en “Mu­cho rui­do y po­cas nueces”, que ador­nan la se­re­na be­lle­za del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.