Fren­te al es­pe­jo

Mia - - SUMARIO - Por Don Mi­guel Ruiz Jr.*

Nues­tro pun­to de vis­ta crea nues­tra reali­dad. Cuan­do nos ape­ga­mos a nues­tras creen­cias, nues­tra reali­dad se vuel­ve rí­gi­da, es­tan­ca­da y opre­si­va. Vi­vi­mos con­di­cio­na­dos por nues­tros ape­gos, por­que no sa­be­mos ver que po­de­mos li­be­rar­nos de ellos.

Cuan­do nos mi­ra­mos al es­pe­jo, oí­mos en nues­tra men­te un diá­lo­go so­bre lo que ve­mos, la de­fi­ni­ción de uno mis­mo en for­ma de iden­ti­dad ba­sa­da en nues­tros acuer­dos: los pen­sa­mien­tos y las creen­cias a los que he­mos di­cho sí. Es­ta iden­ti­dad sur­ge de las creen­cias ideo­ló­gi­cas que he­mos ido ad­qui­rien­do a lo lar­go de los años pro­ce­den­tes de nues­tra fa­mi­lia, cul­tu­ra, re­li­gión, edu­ca­ción, ami­gos y de otras par­tes, y es­tas creen­cias se han con­den­sa­do en un sis­te­ma re­pre­sen­ta­do en la ima­gen re­fle­ja­da de un ser vi­vo fí­si­co, con un pun­to de vis­ta pro­pio.

Pro­yec­to en la ima­gen de mí mis­mo los va­lo­res y atri­bu­tos que re­fle­jan mis creen­cias. Y cuan­to más ape­ga­do o es­toy a ellas, más me cues­ta ver­me tal co­mo soy en es­te mo­men­to y me­nos li­ber­tad ten­go pa­ra ver la vi­da des­de una nue­va pers­pec­ti­va y ele­gir qui­záss un ca­mino dis­tin­to. A me­di­da que mis ape­gos se vuel­ven más fuer­tes y con­so­li­da­dos, voy de­jan­do de ser cons­cien­te de mi yo ver­da­de­ro al ver­lo a tra­vés de los fil­tros de mi sis­te­ma de creen­cias. En la tra­di­ción tol­te­ca, lo llamamos el Es­pe­jo Humean­te: el hu­mo que nos im­pi­de ver nues­tro yo ver­da­de­ro.

El amor con­di­cio­nal es lo que le da la fuer­za a es­tos ape­gos. Cuan­do te mi­rás al es­pe­jo, en lu­gar de acep­tar­te tal co­mo sos en ese mo­men­to, lo más pro­ba­ble es que em­pie­ces a de­cir­te por qué sos inacep­ta­ble bajo tu for­ma ac­tual y qué ne­ce­si­tás ha­cer pa­ra acep­tar­te a ti mis­mo: pa­ra ser me­re­ce­dor de mi amor, de­bo ha­cer reali­dad mis ex­pec­ta­ti­vas.

El de­seo de al­can­zar a la per­fec­ción el mo­de­lo ar­que­tí­pi­co de ca­da uno de mis acuer­dos dis­tor­sio­na mi re­fle­jo más aún. Em­pie­zo a juz­gar­me y a eva­luar­me se­gún los mo­de­los de mis acuer­dos, que a su vez se han con­ver­ti­do en las con­di­cio­nes pa­ra acep­tar­me a mí mis­mo. Em­pleo un sis­te­ma de pre­mios y castigos pa­ra apren­der a al­can­zar es­te mo­de­lo ar­que­tí­pi­co y en la tra­di­ción tol­te­ca es­te pro­ce­so se co­no­ce co­mo do­mes­ti­ca­ción. La he­rra­mien­ta prin­ci­pal pa­ra domesticarnos son los jui­cios que nos ha­ce­mos so­bre no­so­tros mis­mos.

Los jui­cios que nos ha­ce­mos so­bre no­so­tros mis­mos de­pen­den de has­ta qué pun­to nos acep­te­mos. Nues­tro ape­go a es­tas creen­cias y jui­cios ne­ga­ti­vos se aca­ba vol­vien­do tan nor­mal que ni si­quie­ra nos da­mos ya cuen­ta de nues­tra au­to­cen­su­ra, los acep­ta­mos co­mo par­te de quié­nes so­mos. Pe­ro en reali­dad nues­tros jui­cios so­bre no­so­tros mis­mos vie­nen de lo que en el fon­do cree­mos so­bre no­so­tros, tan­to si nos acep­ta­mos co­mo si nos re­cha­za­mos.

De en­tre to­das las creen­cias a las que no te­nés que ape­gar­te, és­ta es la más im­por­tan­te: de­já de ape­gar­te a la idea de que pa­ra ser fe­liz, de­bés al­can­zar una ima­gen per­fec­ta. Y no me re­re­fie­ro só­lo al as­pec­to fí­si­co, sino ta­tam­bién a tu mo­do de pen­sar, a la fi­lo­lo­so­fía que se­guís, a las me­tas es­pi­ri­tri­tua­les que te fi­jas­te y al lu­gar que oo­cu­pás en la so­cie­dad. To­das es­tas co­co­sas son las con­di­cio­nes que te ppu­sis­te pa­ra acep­tar­te a ti mis­mo. CC­reés que pa­ra que­rer­te te­nés que ees­tar a la al­tu­ra de tus ex­pec­ta­ti­vas, pe­ro de­bés com­pren­der que es­tas ex­pec­ta­ti­vas re­fle­jan tus acuer­dos y no tu ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za.

En cuan­to nos da­mos cuen­ta dde nues­tros jui­cios so­bre no­so­tros­tros mis­mos, po­de­mos vo­vol­ver a ser li­bres al ele­gir de­jar el mo­de­lo de los pre­mios y castigos que nos he­mos im­pues­to pa­ra acep­tar­nos tal co­mo so­mos. Po­de­mos ele­gir… És­te es nues­tro po­der.

Po­dés ele­gir li­be­rar­te de los mo­de­los que crean una ima­gen po­co rea­lis­ta de vos al sa­ber que tie­nes el po­der de de­cir no. Cuan­do de­jás de creer en los jui­cios que ha­ces so­bre vos, és­tos pier­den su po­der. Po­dés ele­gir ver­te des­de un es­ta­do de acep­ta­ción ba­sa­do en la ver­dad in­ne­ga­ble de que ya sos per­fec­to y com­ple­to tal co­mo aho­ra sos.

Des­de es­te pun­to de vis­ta, po­dés de­ci­dir ha­cer al­gu­nos cambios en tu vi­da, pe­ro aho­ra la mo­ti­va­ción pa­ra cam­biar no se­rá pa­ra lle­gar a que­rer­te un día, sino por­que ya te que­rés. Cuan­do ves tu re­fle­jo des­de es­te án­gu­lo, los cambios se dan en sin­cro­nía con la tra­yec­to­ria de tu vi­da y las po­si­bi­li­da­des que se te pre­sen­tan son ili­mi­ta­das. Só­lo su­frís cuan­do te ol­vi­dás de eso.

Del li­bro “Los cin­co ni­ve­les del ape­go”, de Don Mi­guel Ruiz Jr. Urano: www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.