BEA­TRIZ V. GO­YOA­GA. A.

Mia - - SUMARIO - por Bea­triz V. Go­yoa­ga* *Ins­truc­to­ra de me­di­ta­ción y res­pi­ra­ción en El Ar­te de Vi­vir. Au­to­ra del li­bro "Del Gin To­nic a la me­di­ta­ción y res­pi­ra­ción" Fa­ce­book: http://www.fa­ce­book.com/bea­trizv­go­yoa­ga Blog: http://bea­tri­ze­lar­te­de­vi­vir.word­press.com/ www.el

Cui­dar el cuer­po pa­ra evi­tar r la de­pre­sión

EBa­sa­da en co­no­ci­mien­tos de Sri Sri Ra­vi Shan­kar, Fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir

l cuer­po hu­mano es muy va­lio­so y no lo cui­da­mos lo su­fi­cien­te. En el día a día, ha­cien­do co­sas, pier­des ener­gía. Cuan­do la ener­gía ba­ja, la men­te tam­bién se ba­ja. Al­gu­nas ve­ces te pre­gun­tas: ¿por qué mi men­te se ba­jo­nea? Me sien­to muy de­pri­mi­da o per­di­da y na­da me in­tere­sa.

Es­te ba­jón, se­gún El Ar­te de Vi­vir, se de­be a al­gu­nas ra­zo­nes:

El tiem­po, el mo­men­to de tu vi­da. Hay momentos en el ci­clo de vi­da de ca­da uno, don­de por nin­gu­na ra­zón en es­pe­cial la ener­gía de la men­te ba­ja. Tie­ne que ver con el cosmos.

Te­ner de­ma­sia­dos pen­sa­mien­tos y de­ma­sia­dos de­seos. Cuan­do la men­te es­tá atas­ca­da en mu­chas am­bi­cio­nes y mu­chos de­seos que no se cum­plen, de­fi­ni­ti­va­men­te hay lu­gar pa­ra el ba­jón. La men­te se de­pri­me por­que pier­de to­da su ener­gía só­lo en pen­sar y pen­sar, y so­ñar despierto y desear más y so­ñar: “si tu­vie­se es­to otro…” Es por eso que el desapa­sio­na­mien­to y la acep­ta­ción de lo que hay y lo que nos to­ca, es esen­cial pa­ra con­tra­rres­tar la de­pre­sión.

Si eres desapa­sio­na­do, no pue­des de­pri­mir­te. De­ja que to­do flu­ya. Acep­ta lo que te to­ca. Pla­nea y des­pués dis­fru­ta el pre­sen­te.

Cuan­do la ener­gía es­tá ba­ja en el cuer­po, es de­cir,

cuan­do el cuer­po es­tá dé­bil. Cuan­do no tie­nes mu­cha ener­gía o es­tás en­fer­mo, en­ton­ces, tam­bién la men­te se de­pri­me. Mu­chas ve­ces los ali­men­tos que no fa­vo­re­cen al or­ga­nis­mo o la can­ti­dad que co­mes te pue­den ba­jan el áni­mo y se con­vier­te en un círcu­lo vicioso. Las per­so­nas co­men más por­que es­tán de­pri­mi­das, y lue­go se de­pri­men por­que co­mie­ron mu­cho.

Así que, si te sien­tes un po­co bajo de ener­gía o de­pri­mi­do, por unos po­cos días no te lle­nes de co­mi­da. Co­me al­go li­viano o fru­tas y ve­rás que tu ener­gía sube. No ayu­nes de­ma­sia­do, los ex­ce­sos no son buenos.

Si pres­tas aten­ción a la co­mi­da y co­mes la can­ti­dad jus­ta y el ti­po co­rrec­to de ali­men­ta­ción, en el mo­men­to ade-

cua­do, en­ton­ces la ener­gía de la men­te pue­de ele­var­se. Es otra for­ma de eli­mi­nar y ayu­dar con los ba­jo­nes

La ac­ti­vi­dad. Si es­tás muy ac­ti­vo, o ssi es­tás to­tal­men­te inac­ti­vo y no ha­ces na­da, te de­pri­mes. Si só­lo ha­ces co­sas pa­ra tí mis­mo y no pien­sas en los de­más, de­fi­ni­ti­va­men­te, trae de­pre­sión.

En el Ar­te de Vi­vir acom­pa­ña­mos a l l las per­so­nas en ba­rrios, y re­co­men­da­mos a los que es­tán mal que lim­pien su pi­pi­so, que ras­que­teen y man­ten­gan las co­co­sas lim­pias y or­de­na­das.

Man­ten­te ocu­pa­do. Man­te­ner­se ocup­pa­do con al­gu­na ac­ti­vi­dad, es otra for­ma de con­tra­rres­tar la de­pre­sión o el ba­jón.

Aun­que seas ex­tro­ver­ti­do, si no ha­ces nin­gún tra­ba­jo fí­si­co, y es­tás mu­cho tiem­po vien­do vi­deos de­pri­men­tes, te de­pri­mi­rás. En­ton­ces, el ca­mino mme­dio es la for­ma de sa­lir de es­to. Me­di­tar y re­la­jar la men­te son la me­jor sa­li­da y tam­bién la ayu­da a otros ne­ce­si­ta­dos. De­ja de pen­sar : "¿y yo qué pro­ve­cho saco de es­to?" Lo que sea ne­ce­sa­rio y es­té a tu al­can­ce haz­lo pa­ra los de­más. Siem­pre hay al­gún fa­mi­liar o ami­go que ne­ce­si­ta de ti. El Ar­te de Vi­vir ofre­ce me­di­ta­cio­nes en sus cen­tros sin cos­to, los sá­ba­dos y do­min­gos pa­ra los que quie­ren em­pe­zar. Ver en la pá­gi­na www.elar­te­de­vi­vir.org

La quin­ta he­rra­mien­ta es: dis­fru­tar can­tar, bai­lar, es­cu­char mú­si­ca, com­par­tir con ami­gos, to­do eso tam­bién le­van­ta tu ener­gía.

Siem­pre de­bes man­te­ner el equi­li­brio en­tre la ac­ti­vi­dad y el des­can­so . La can­ti­dad co­rrec­ta de co­mi­da, la can­ti­dad co­rrec­ta de ac­ti­vi­dad y la can­ti­dad co­rrec­ta de ayu­da a otros, son esen­cia­les. Si si­gues es­tas pau­tas, la tris­te­za y la de­pre se van.

¡Cuan­do la tris­te­za se va… son­ríes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.