STAMATEAS.

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - SUMARIO - Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías. Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Ber­nar­do con­tes­ta a en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Ge­ne­ral­men­te,lue­go de una separ ación no se tie­ne c la­ro quié­nes so­mos ni quién fue nues­tra pa­re­ja. Es cuan­do apa­re­cen los cambios ex­ter­nos e in­ter­nos . A ve­ces las mu­je­res mo­di­fi­can el look, van al gim­na­sio, se arre­glan más.El va­rón tam­bién ex­pe­ri­men­ta otro tan­to, pe­ro lo im­por­tan­te son los cambios in­ter­nos.Si se lo­gra sa­nar des­de aden­tro,es más fá­cil y rá­pi­do vol­ver a co­nec­tar­se con los de­más. Cuan­do trans­for­ma­mos una ex­pe­rien­cia do­lo­ro­sa en cre­ci­mien­to,ahí nos da­mos cuen­ta que he­mos tr ans­for­ma­do el do­lor en ma­du­rez,y que po­de­mos mi­rar pa­ra ade­lan­te,por­que las ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les son par­te de la vi­da pe­ro hay que ca­pi­ta­li­zar­las pa­ra se­guir cre­cien­do. Es­te con­cep­to es fal­so.En la gran ma­yo­ría de las per­so­nas, qui­zá un po­co más en las m uje­res,de­trás de una r ela­ción hay un in­vo­lu­cra­mien­to afec­ti­vo.No exis­te eso que mu­chas per­so­nas di­cen:“va a bus­car afue­ra lo que no en­cuen­tra en la ca­sa”.El 83% de las mu­je­res y el 55% de los va­ro­nes han co­men­ta­do que en una inf ide­li­dad, in­vo­lu­cra­ron sus sen­ti­mien­tos. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ma­ni­pu­la­do­res son:

Pa­ra ellos un lí­mi­te es una pri­sión,es al­go que tie­nen que sal­tar por­que sien­ten que le ro­ban la li­ber­tad..

No sien­ten cul­pa ni an­gus­tia. Pue­den in­sul­tar,gri­tar,pe­ro no sien­ten el más mí­ni­mo re­mor­di­mien­to.Por­que si lo sien­ten es jus­ta­men­te pa­ra ma­ni­pu­lar.

Co­si­fi­can al otro.La otra per­so­na es un ele­men­to uti­li­ta­rio, que se usa y se des­car­ta.*Humillan, des­ca­li­fi­can,tie­ne con­duc­tas pa­ra­si­ta­rias,vi­ven del es­fuer­zo de los de­más,usan a los de­más.

No pue­den pos­po­ner sus de­seos.Ellos ne­ce­si­tan una gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta, y co­mo tie­nen un enor­me va­cío in­ter ior, abu­rri­mien­to y has­tío por la vi­da, pue­den re­cu­rrir al al­cohol o a las dro­gas pa­ra bus­car la se­xua­li­dad per­ver­sa,pa­ra re­cu­pe­rar un pla­cer o una vi­ven­cia mo­men­tá­nea.

Re­cu­rren a la des­ca­li­fi­ca­ción.La men­ti­ra es un ar­ma, una es­tra­te­gia ma­ra­vi­llo­sa que van per­fec­cio­nan­do y cuan­do son des­cu­bier­tos la vuel­ven a per­fec­cio­nar. Ca­si to­das las per­so­nas,cuan­do ha­ce­mos al­go ma­lo nos sen­ti­mos mal,te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de la in­tros­pec­ción,pe­ro los ma­ni­pu­la­do­res no sien­ten ni cul­pa ni an­gus­tia. Si iden­ti­fi­cas al­gu­na de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en él, mi con­se­jo es que te ale­jes an­tes de sa­lir las­ti­ma­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.