SO­CIE­DAD.

Es fun­da­men­tal ac­ti­var la búsqueda cuan­to an­tes, por to­dos los me­dios dis­po­ni­bles, tan­to ofi­cia­les co­mo in­for­ma­les. Es­ta guía te ayu­da­rá a ac­tuar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, en un mo­men­to te­rri­ble pa­ra cual­quier per­so­na

Mia - - SUMARIO - Por Ale­xan­dra Zim­mer

Qué ha­cer r cuan­do al­guien des­apa­re­ce

Cuan­do una per­so­na des­apa­re­ce, sea cual fue­re la pre­sun­ción, lo más ur­gen­te es de­nun­ciar. Des­de la Pro­cu­ra­du­ría de Tra­ta y Ex­plo­ta­ción de Per­so­nas (Pro­tex), que de­pen­de del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal, aler­tan que “las ac­cio­nes que se rea­li­zan en las pri­me­ras ho­ras son fun­da­men­ta­les en la in­ves­ti­ga­ción". Ni si- quie­ra im­por­ta si no es la pri­me­ra vez que la per­so­na des­apa­re­ce, ha­bien­do re­gre­sa­do lue­go: hay que en­trar en ac­ción an­te la pri­me­ra pre­sun­ción.

Sin per­der tiem­po

En cuan­to a la in­for­ma­ción que hay que apor­tar, el pun­to de par­ti­da es la des­crip­ción fí­si­ca (as­pec­to, edad, la ro­pa que ves­tía) y la fe­cha y lu­gar en que se la vio por úl­ti­ma vez. Es im­por­tan­te apor­tar a la po­li­cía y los re­pre­sen­tan­tes de la jus­ti­cia la fo­to más re­cien­te que se ten­ga y, si se tra­ta de al­guien que pa­de­ce al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad o tras­torno men­tal, de­be re­mar­car­se es­ta cir­cuns­tan­cia al igual que al­gún tra­ta­mien­to mé­di­co o psi­quiá­tri­co que es­tu­vie­ra si­guien­do, cu­ya in­te­rrup­ción pu­die­ra aca­rear ries­gos se­rios.

Es fun­da­men­tal in­for­mar cual­quier cir­cuns­tan­cia que hu­bie­ra po­di­do pro­vo­car vo­lun­ta­ria­men­te el aban­dono del do­mi­ci­lio (pro­ble­mas fa­mi­lia­res, dis­cu­sio­nes re­cien­tes). Si se tra­ta de un ni­ño, con­vie­ne pen­sar por un mo­men­to no co­mo adul­to sino de acuer­do a la edad de quien se bus­ca pa­ra así de­tec­tar al­gu­na po­si­ble ma­ni­fes­ta­ción o cam­bio en su con­duc­ta que pu­die­ra ha­ber po­di­do pa­sar des­aper­ci­bi­do pe­ro que po­dría ha­ber an­ti­ci­pa­do el he­cho de que

vo­lun­ta­ria­men­te se fue­ra del do­mi­ci­lio. Por otra par­te, si hay in­di­cios de que el me­nor es víc­ti­ma po­ten­cial de un ac­to de­lic­ti­vo o se en­cuen­tra con adul­tos que pue­den po­ner en pe­li­gro su bie­nes­tar, hay que in­for­mar­lo con lu­jo de de­ta­lles en la de­nun­cia, al igual de si se tie­ne co­no­ci­mien­to de que ha es­ta­do co­mu­ni­cán­do­se con al­guien a quien ha co­no­ci­do a tra­vés de in­ter­net y ha he­cho arre­glos pa­ra re­unir­se en per­so­na.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal tam­bién re­co­mien­da in­for­mar so­bre los víncu­los cer­ca­nos a la víc­ti­ma, su ru­ti­na, si tie­ne tar­je­tas de cré­di­to, si usa tar­je­tas de trans­por­te co­mo la SUBE y to­do aque­llo que per­mi­ta ha­cer un se­gui­mien­to de sus úl­ti­mos mo­vi­mien­tos y pro­por­cio­nar los nú­me­ros de te­lé­fono de los ami­gos y en­torno de la per­so­na des­apa­re­ci­da.

Juan Carr, fun­da­dor de Red So­li­da­ria y el hom­bre que ha co­la­bo­ra­do con la búsqueda de mi­les de per­so­nas des­apa­re­ci­das, ase­gu­ra que “pa­ra vol­ver del ri­dícu­lo

y pa­ra arre­pen­tir­se, siem­pre hay tiem­po. An­te la des­apa­ri­ción de un ser que­ri­do lo pri­me­ro que hay que ha­cer es un es­cán­da­lo. No hay ra­zo­nes pa­ra de­te­ner­se en es­tos ca­sos. Si nos equi­vo­ca­mos, des­pués se ve­rá. Pe­ro an­te la du­da so­bre el pa­ra­de­ro de una per­so­na, siem­pre hay que po­ner­se en ac­ción ur­gen­te­men­te".

Ade­más de las vías de de­nun­cia ofi­cia­les, Carr re­co­mien­da usar otros ca­na­les in­for­ma­les co­mo, por ejem­plo, ar­mar una red den­tro del ám­bi­to de la per­so­na des­apa­re­ci­da: el club, el gru­po que fre­cuen­ta, la fá­bri­ca don­de tra­ba­ja, el tem­plo, la pa­rro­quia, el co­le­gio o la fa­cul­tad. Otro ca­nal de búsqueda son las re­des so­cia­les co­mo Twit­ter, Fa­ce­book o Ins­ta­gram, por ejem­plo. “Cual­quie­ra de es­tas re­des pue­de ayu­dar a en­con­trar a nues­tro ser que­ri­do", di­ce Carr y ci­ta el ca­so de una ne­na se­cues­tra­da en Co­rrien­tes y lue­go aban­do­na­da por sus cap­to­res en un ba­rrio mar­gi­nal: "Una se­ño­ra co­men­zó a pre­gun­tar a los ve­ci­nos si al­guien co­no­cía a la ne­na y una ado­les­cen­te di­jo que ha­bía

vis­to su fo­to en Fa­ce­book", re­cuer­da el fun­da­dor de Red So­li­da­ria y gran co­la­bo­ra­dor con la ONG Mis­sing Chil­dren.

Si bien son mu­chos los que de­sa­pa­re­cen día a día y la per­cep­ción pa­re­cie­ra ser otra, las ci­fras son alen­ta­do­ras: se­gún la ex­pe­rien­cia de Carr, el 90% por cien­to de los me­no­res des­apa­re­ci­dos son en­con­tra­dos al po­co tiem­po. En el ca­so de los adul­tos y jó­ve­nes, el por­cen­ta­je es del 70%. Lo cier­to es que es­to se con­si­gue so­lo ac­ti­van­do la búsqueda cuan­to an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.