Con­flic­tos en­tre pa­dres

Mia - - SOCIEDAD - Fuen­te: Fun­da­ción ANAR, ayu­da a ni­ños y ado­les­cen­tes en ries­go

Se lla­man sus­trac­ción o se­cues­tro pa­ren­tal cuan­do am­bos pa­dres o quien tie­ne la guar­da de un me­nor se lo lle­va a otro lu­gar del país o al ex­tran­je­ro, con­tra la vo­lun­tad del otro pro­ge­ni­tor o de la ins­ti­tu­ción que tie­ne la tu­te­la. En es­tos ca­sos, es muy im­por­tan­te ac­tuar de for­ma pre­ven­ti­va, ya que una vez que el adul­to se lle­vó al chi­co, y peor si lo sa­ca del país, los trá­mi­tes pa­ra con­se­guir la res­ti­tu­ción al lu­gar de re­si­den­cia ha­bi­tual son mu­cho más com­ple­jos. En es­te ti­po de des­apa­ri­ción, las me­di­das pre­ven­ti­vas siem­pre van a ser más e ca­ces que las reac­ti­vas. ¿Có­mo pre­ve­nir?:

Con­sul­tar con un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho de fa­mi­lia.

Ini­ciar cuan­to an­tes los trá­mi­tes ne­ce­sa­rios pa­ra ob­te­ner me­di­das pa­terno- lia­les apro­ba­das ju­di­cial­men­te. Con­se­guir un acuer­do co­mún fa­vo­ra­ble pa­ra am­bos pro­ge­ni­to­res res­pec­to a di­chas me­di­das, evi­ta el ries­go de sus­trac­ción pa­ren­tal. Pa­ra ello, es muy im­por­tan­te bus­car un re­cur­so de me­dia­ción fa­mi­liar a tra­vés de la cual dis­tin­tos pro­fe­sio­na­les van a ayu­dar a cla­ri car la si­tua­ción y lle­gar a acuer­dos, siem­pre te­nien­do en cuen­ta el in­te­rés su­pe­rior del me­nor.

Vi­gi­lar el es­ta­do aními­co del me­nor cuan­do re­gre­sa de es­tar con el otro pro­ge­ni­tor. Ob­ser­var si es­tá más tris­te o ac­túa de for­ma es­qui­va y no quie­re con­tar lo que ha ocu­rri­do, o si cuen­ta que re­ci­be mal­tra­to psi­co­ló­gi­co (le ha­bla mal de for­ma cons­tan­te so­bre el adul­to, lo aís­la y no lo de­ja re­la­cio­nar­se con otros ni­ños/as o le di­ce que no cuen­te na­da de lo que ocu­rre cuan­do es­tán jun­tos).

Es­tar al tan­to, so­bre to­do si el chi­co es me­nor de 10 años, de qué ti­po de re­la­ción man­tie­ne con el otro pro­ge­ni­tor y su fa­mi­lia, có­mo se sien­te tra­ta­do y con quién o quié­nes se sue­le re­la­cio­nar o a qué si­tios sue­len lle­var­lo.

In­ten­tar ob­te­ner in­for­ma­ción res­pec­to a los fa­mi­lia­res del otro pro­ge­ni­tor (nom­bres, paí­ses de re­si­den­cia, da­tos del do­mi­ci­lio, pro­fe­sio­nes, etc.), so­bre­to­do si vi­ven en otro país y se

sos­pe­cha que el pro­ge­ni­tor pue­de des­pla­zar­se allí con el me­nor, in­clu­so en plan de vacaciones.

In­ten­tar con­se­guir y guar­dar en lu­gar se­gu­ro la si­guien­te do­cu­men­ta­ción:

DEL ME­NOR:

Una des­crip­ción com­ple­ta (co­lor de pe­lo, ojos, es­ta­tu­ra, pe­so, uso de anteojos, piercing, ci­ca­tri­ces, or­to­don­cia, etc.). DNI y pa­sa­por­te, si los tu­vie­ra. Fo­to­gra­fía ac­tual (con­ser­var la fe­cha en que fue to­ma­da). Cer­ti ca­do de na­ci­mien­to. Cer­ti ca­do de em­pa­dro­na­mien­to. Una bue­na me­di­da es te­ner una mues­tra de ADN, so­bre to­do en ca­so de be­bés o ni­ños de

DEL PO­SI­BLE SE­CUES­TRA­DOR:

Una des­crip­ción com­ple­ta. Fo­to­gra­fía ac­tual Fo­to­co­pia del DNI o pa­sa­por­te. Cer­ti ca­do de ma­tri­mo­nio o co­pia de la sen­ten­cia ju­di­cial de se­pa­ra­ción/di­vor­cio tra­du­ci­da al idio­ma del país don­de sos­pe­che que pue­de ser lle­va­do el me­nor. Po­ner en co­no­ci­mien­to del en­torno más cer­cano del me­nor el mie­do o sos­pe­cha de sus­trac­ción (di­rec­ción de la guar­de­ría o co­le­gio, per­so­nas de ser­vi­cio de la ca­sa, tra­ba­ja­dor so­cial, pe­dia­tra, etc.), con el ob­je­to de que pue­dan per­ma­ne­cer vi­gi­lan­tes. Si se tie­nen sos­pe­chas cla­ras, con el apo­yo de un abo­ga­do, so­li­ci­tar an­te el Juz­ga­do las me­di­das cau­te­la­res ne­ce­sa­rias al am­pa­ro del Có­di­go Ci­vil. Si el juez va­lo­ra la exis­ten­cia de un ries­go de sus­trac­ción pa­ren­tal, po­drá dic­tar me­di­das con­tra ese pro­ge­ni­tor co­mo la prohi­bi­ción de sa­li­da del te­rri­to­rio na­cio­nal, sal­vo au­to­ri­za­ción ju­di­cial pre­via, con el li­bra­mien­to de los co­rres­pon­dien­tes o cios a las au­to­ri­da­des de adua­nas pa­ra el cie­rre de fron­te­ras; la prohi­bi­ción de ex­pe­di­ción de pa­sa­por­te al me­nor o en­tre­ga al juez del mis­mo si ya se hu­bie­se ex­pe­di­do (cuan­do el Juez or­de­na que no se ex­pi­da o que se en­tre­gue un pa­sa­por­te, au­to­má­ti­ca­men­te lo no­ti ca­rá a la po­li­cía pa­ra evi­tar que se emi­ta otro); so­me­ti­mien­to a au­to­ri­za­ción ju­di­cial pre­via de cual­quier cam­bio de do­mi­ci­lio del me­nor; es­ta­ble­cer que el ré­gi­men de vi­si­tas se reali­ce en un pun­to de en­cuen­tro fa­mi­liar y pue­dan ser su­per­vi­sa­das por un equi­po de pro­fe­sio­na­les. Si el adul­to sos­pe­cha­do tie­ne na­cio­na­li­dad ex­tran­je­ra y fuer­tes víncu­los con su país de ori­gen, se pue­de es­ta­ble­cer un ré­gi­men de vi­si­tas a dis­fru­tar obli­ga­to­ria­men­te en el país de re­si­den­cia del me­nor, sin po­si­bi­li­dad de tras­la­do al ex­tran­je­ro. Es­ta me­di­da tie­ne más sen­ti­do aún si el país del sos­pe­cho­so no es par­te de la Con­ve­nio de la Ha­ya del 25 de oc­tu­bre de 1980 so­bre as­pec­tos ci­vi­les de la sus­trac­ción de me­no­res. Exi­gir­les a los chi­cos /a (so­bre to­do en­tre eda­des de 10 a 14 años) que lle­ven siem­pre con­si­go un mó­vil y un car­ga­dor por si tu­vie­ran que uti­li­zar­lo en ca­so de en­con­trar­se en una si­tua­ción de emer­gen­cia, con los te­lé­fo­nos gra­ba­dos con el pre jo pa­ra lla­mar des­de el ex­tran­je­ro, y al­gún fa­mi­liar de re­fe­ren­cia.

cor­ta edad: pue­den ser­vir unos ca­be­llos arran­ca­dos de raíz y guar­da­dos en una pe­que­ña bol­sa de plás­ti­co se­lla­da o el ce­pi­llo de dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.