FENG SHUI.

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

De qué plan­tas sa­car la me­jor ener­gía

Pa­ra el Feng Shui, la in­clu­sión de plan­tas sa­lu­da­bles en el há­bi­tat nos ins­pi­ra no só­lo a ser más res­pe­tuo­sos con nues­tro en­torno, sino tam­bién a que la ca­sa lo­gre una re­la­ción más cer­ca­na con la na­tu­ra­le­za. Co­mo son se­res vi­vos, es­tán re­la­cio­na­das con el ele­men­to ma­de­ra, por eso, ubi­ca­das en los lu­ga­res ade­cua­dos apor­tan cre­ci­mien­to.

Hoy sa­be­mos reac­cio­nan de ma­ne­ras di­ver­sas a los di­fe­ren­tes es­tí­mu­los y tra­tos de sus cui­da­do­res, ade­más de ser sen­si­bles a fac­to­res am­bien­ta­les co­mo luz y tem­pe­ra­tu­ra. El bo­tá­ni­co Lu­te­ro Bur­bank (EE. UU, 1849-1926) fue un pio­ne­ro en el es­tu­dio de las plan­tas y ase­gu­ra­ba que ellas se sien­ten muy fe­li­ces de ser úti­les. Mu­chas per­so­nas po­seen una co­mu­ni­ca­ción es­pe­cial con sus plan­tas y se sien­ten co­rres­pon­di­das en los cui­da­dos amo­ro­sos que les brin­dan al ob­te­ner a cam­bio ejem­pla­res be­lloss y vi­go­ro­sos.

En Feng Shui, al­gu­nass plan­tas se usan co­mo cu­ras pa­ra pro­ble­mas ener­gé­ti­cos pun­tua­les.s Por ejem­plo, las ca­ñas de bam­bú en agua ubi­ca­das en­tre la pi­le­ta de la cocina y el horno ayu­dan en la ar­mo­nía de la pa­re­ja y la pro­duc­ti­vi­dad del ho­gar. Los baños si­tua­dos en el centro de la ca­sa pue­den cu­rar­se con plan­tas pa­ra evi­tar las pér­di­das de di­ne­ro y de opor­tu­ni­da­des. Ca­da es­pe­cie emi­te una ener­gía par­ti­cu­lar. Al­gu­nas son re­gu­la­do­ras de tó­xi­cos, otras, es­pe­cia­lis­tas en ac­ti­var la ener­gía Yang, pe­ro to­das, en con­di­cio­nes óp­ti­mas, apor­tan ar­mo­nía. In­te­rior

Las más re­co­men­da­das son las que tie­nen ho­jas re­don­das o no po­seen pun­tas ni es­pi­nas.

Po­tus: a pe­sar de te­ner ma­la fa­ma, pa­ra el Feng Shui es muy bue­na por­que es pro­lí­fe­ra y en el lu­gar don­de se la co­lo­que ayu­da al cre­ci­mien­to.

Dief­fen­ba­chia: es ener­gé­ti­ca­men­te muy fuer­te, por eso, se re­co­mien­da co­lo­car­la en el Nor­te del li­ving pa­ra tras­cen­der obs­tácu­los.

Spa­ti­fi­llium: tie­ne la vir­tud de flo­re­cer en el in­te­rior, ac­ti- van­do el chi del am­bien­te. Es muy fuer­te y pue­de so­bre­vi­vir al frío o al ca­lor. Su gran adap­ta­bi­li­dad la ha­ce ideal pa­ra ofi­ci­nas y, en lu­ga­res don­de hay ai­re acon­di­cio­na­do o ca­lor por lo­sa ra­dian­te, an­dan muy bien.

Pe­pe­ro­nia: al igual que otras su­cu­len­tas, po­see pro­pie­da­des an­ti-ra­dia­ción y es pro­pi­cia en el área del di­ne­ro (No­res­te del li­ving), del re­co­no­ci­mien­to (Nor­te del li­ving), de la fa­mi­lia (Es­te del li­ving) y en el co­me­dor. Ex­te­rior Las plan­tas son muy pro­pi­cias en los bal­co­nes y jar­di­nesn o ade­lan­te de la puer­ta de en­tra­da.e Ac­túan co­mo fil­tros pro­tec­to­res de Sha Chi o ener­gía da­ñi­na. Hay que usar tan­to or­na­men­ta­le­so co­mo fru­ta­les, me­di­ci­na­lesm y aro­má­ti­cas. Las me­di­ci­na­les y las que usa­mos en la cocina, co­mo el oré­gano, el pe­re­jil, la hier­ba bue­na, la al­baha­ca y otras, tie­nen una vi­bra­ción sa­na­do­ra.

La ru­da no pue­de fal­tar en bal­co­nes o ac­ce­so de la ca­sa. Los chi­nos le ad­ju­di­can ca­rac­te­rís­ti­cas pro­tec­to­ras muy be­né­fi­cas.. An­ti­gua­men­te, la usa­ban pa­ra con­tra­rres­ta­re la­las fie­bres pa­lú­di­cas y los ma­los pen­sa­mien­tos. Es de co­no­ci­mien­to po­pu­lar que cuan­do las co­sas no mar­chan bien, la ru­da lo­gra trans­mu­tar las ener­gías ne­ga­ti­vas en po­si­ti­vas, ya se tra­te de las de nues­tras ca­sas, de las per­so­nas cer­ca­nas o de nues­tra pro­pia men­te. Los cel­tas tam­bién la usa­ban con es­tos pro­pó­si­tos.

Los cac­tus con pin­ches, bor­dean­do el ex­te­rior de la vi­vien­da, ayu­dan a des­viar las ener­gías ne­ga­ti­vas.

Los la­zos de amor po­seen un Chi muy Yang que ac­túa co­mo fil­tro con­tra fle­chas en­ve­ne­na­das y alien­tos ma­lé­fi­cos del ex­te­rior.

Las plan­tas con flo­res,ac­ti­van con su co­lo­ri­do el Chi ex­te­rior, mu­chas atraen a los pá­ja­ros y otros ani­ma­li­tos be­né­fi­cos, por ejem­plo, la sal­via in­vo­lu­cra­ta es la pre­fe­ri­da del co­li­brí, un ave de muy buen au­gu­rio.

*Di­rec­to­ra del Centro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.