A mal tiem­po, bue­na cu­cha

Ba­jan las tem­pe­ra­tu­ras y los cui­da­dos y el abri­go son cla­ves pa­ra pa­sar el in­vierno

Mia - - MASCOTAS - Ase­so­ró: Ma­ria­na Fen­nen, mé­di­ca ve­te­ri­na­ria, La­bo­ra­to­rio Lab­yes, www.lab­yes.com.ar

En el ca­so de los fe­li­nos, cui­dar­los del frío es muy im­por­tan­te ya que su há­bi­tat na­tu­ral es tro­pi­cal y, por eso, sue­len pa­de­cer de res­fríos con fre­cuen­cia. En cam­bio, con los pe­rros, de­pen­de mu­cho del lar­go del pe­lo, de he­cho, si los pe­lás, es ne­ce­sa­rio que los abri­gues.

Fac­to­res co­mo la edad, ra­za o pe­la­je in­flui­rán mu­cho en las precauciones que to­mes. Cuan­do son ma­yo­res y co­mien­zan los pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res (ar­tro­sis), con el frío los hue­sos les due­len más. Es con­ve­nien­te, en­ton­ces, que re­fuer­ces su tra­ta­mien­to pa­ra do­lo­res ar­ti­cu­la­res con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos y re­cor­dá que al­gu­nas ra­zas tie­nen más pre­dis­po­si­ción a su­frir es­tos pro­ble­mas; en con­se­cuen­cia, el frío agra­va­rá los sín­to­mas.

Los pe­rros de ra­za son más sus­cep­ti­bles al frío que los mes­ti­zos. Un pe­rro si­be­riano se­gu­ra­men­te no ne­ce­si­ta­rá un abri­go, pe­ro sí aque­llas ra­zas de ta­ma­ño pe­que­ño y pe­lo cor­to y fino, co­mo el sal­chi­cha o el chihuahua. An­te es­to, mu­chos due­ños de mas­co­tas se pre­gun­tan si es bueno po­ner­les "ro­pi­ta" de to­das las te­las y ma­te­ria­les. En reali­dad, lo ideal es usar­las só­lo cuan­do pa­ra sa­lir re­gre­san. de ca­sa En y qui­tár­se­las esos ca­sos, e sos, as las te­las sin­té­ti­cas e im­permea­bles son las más ade­cua­das.

Con res­pec­to a la cu­cha, una ca­mi­ta mu­lli­da les brin­da­rá con­fort por­que les evi­ta­rá la du­re­za del pi­so, pe­ro ade­más cum­pli­rá con la fun­ción de ais­la­mien­to si la tem­pe­ra­tu­ra es muy ba­ja y el pi­so es­tá muy frío. Por otra par­te, ayu­da­rá a dis­mi­nuir los do­lo­res en pe­rros con ar­tro­sis. Re­cuer­den que es cla­ve la­var la fun­da pe­rió­di­ca­men­te y que la te­la de sá­ba­na es ideal pa­ra con­tro­lar los áca­ros que ge­ne­ran aler­gias.

En in­vierno, un am­bien­te de­ma­sia­do ca­le­fac­cio­na­do pue­de re­sul­tar in­con­ve­nien­te pa­ra pe­rros de frío, co­mo si­be­ria­nos, ma­la­mu­tes, San Ber­nar­do o bo­ye­ros de Ber­na. Si te­ne­mos ca­le­fac­ción muy fuer­te y un pe­rro de pe­lo cor­to, es con­ve­nien­te abri­gar­lo al sa­lir y des­abri­gar­lo al re­gre­sar.

Con res­pec­to a los ga­tos, és­tos dis­fru­ta­rán de un mu­lli­do al­moha­dón cer­ca de la es­tu­fa pe­ro ¡cui­da­do!, se que­dan tan­to tiem­po que pue­den cha­mus­car­se.

El ca­lor de la ca­le­fac­ción o de las es­tu­fas crea un ám­bi­to pro­pi­cio pa­ra las pul­gas; por con­si­guien­te, ase­gu­ra­te de que tu pe­rro y tu ga­to con­ti­núen con los tra­ta­mien­to­sa pre­ven­ti­vos an­ti­pu­pul­gas, con pi­pe­tas de apli­ca-ción men­sual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.