¿ Por qué due­len los pe­chos?

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Sub­di­rec­tor de Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co lo­gía de Fun­da­ción Hos­pi­ta­la­ria

La mas­tal­gia cí­cli­ca o do­lor ma­ma­rio es la afec­ción más fre­cuen­te y se pre­sen­ta ha­bi­tual­men­te en­tre los 7 a 10 días pre­vios a la mens­trua­ción. Co­mien­za en el cua­dran­te sú­pe­ro ex­terno de la ma­ma y, ge­ne­ral­men­te, es bi­la­te­ral. El do­lor pue­de ser pun­zan­te e irra­diar­se a la axi­la o el bra­zo acom­pa­ña­do de ten­sión ma­ma­ria que ce­de es­pon­tá­nea­men­te al co­men­zar la mens­trua­ción. Es ha­bi­tual que es­té acom­pa­ña­do de no­du­la­ri­dad, so­bre to­do en los cua­dran­tes sú­pe­ro ex­ter­nos de la ma­ma y es lo que co­mún­men­te se co­no­ce co­mo dis­pla­sia ma­ma­ria.

Hay au­to­res que con­si­de­ran que la mas­tal­gia cí­cli­ca, la no­du­la­ri­dad ma­ma­ria pre­mens­trual y los cambios fi­bro­quís­ti­cos de la ma­ma de­be­rían con­si­de­rar­se nor­ma­les ya que se­rían cambios fi­sio­ló­gi­cos en res­pues­ta a es­tí­mu­los hor­mo­na­les, sien­do una en­ti­dad be­nig­na.

Es­ta mas­tal­gia des­apa­re­ce du­ran­te y des­pués de la mens­trua­ción, jus­ta­men­te por el jue­go hor­mo­nal que lle­va a la dis­mi­nu­ción del ede­ma.

Tam­bién pue­de ha­ber do­lo­res en la ma­ma que clí­ni­ca­men­te se ma­ni­fies­tan co­mo sen­sa­ción de mo­les­tia, es­ti­ra­mien­to, do­lor pul­sá­til o ar­dor más pun­tual e irra­dia­do fre­cuen­te­men­te al bra­zo y que apa­re­cen en cual­quier mo­men­to. Son las lla­ma­das mas­tal­gias ací­cli­cas -pues no tie­nen re­la­ción con el ci­clo mens­trual-, y que pue­den ser cons­tan­tes o in­ter­mi­ten­tes. Es­te ti­po de do­lor pue­de apa­re­cer en mu­je­res du­ran­te la edad fér­til o en la post­me­no­pau­sia. En jó­ve­nes se da ha­bi­tual­men­te del la­do de­re­cho y se lo re­la­cio­na con do­lo­res múscu­lo-es­que­lé­ti­cos de ori­gen ocu­pa­cio­nal (ofi­cios do­més­ti­cos, car­gar ma­le­ti­nes, bol­sos, ni­ños, etc.). Du­ran­te la pe­ri y post­me­no­pau­sia se da con ha­bi­tua­li­dad del la­do iz­quier­do de­bi­do a que usan el bra­zo de­re­cho de ma­ne­ra ru­ti­na­ria re­la­cio­nán­do­se con la atro­fia com­pa­ra­ti­va del bra­zo iz­quier­do por el me­nor uso. Tam­bién pue­de ha­ber cau­sas ma­ma­rias de ese do­lor fi­sio­ló­gi­co en em­ba­ra­zo y puer­pe­rio; pa­to­ló­gi­cos co­mo cua­dros in­fla­ma­to­rios in­fec­cio­sos de la ma­ma y que ob­via­men­te cur­san con do­lor.

Exis­ten mas­tal­gias de cau­sa ex­tra­ma­ma­ria (fre­cuen­tes en ma­yo­res de 40 años) o do­lo­res lla­ma­dos re­fe­ri­dos (de zo­nas cer­ca­nas a la ma­ma) co­mo, por ejem­plo, en el ca­so de do­lo­res mus­cu­la­res, ar­ti­cu­la­res o pro­ve­nien­tes de zo­na car­día­ca, pul­mo­nar o gas­tro­in­tes­ti­nal o el Sín­dro­me de Tiet­ze, que es la in­fla­ma­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes de las cos­ti­llas con el es­ter­nón de cau­sa des­co­no­ci­da, aun­que po­dría ser por es­trés. Si bien son si­tua­cio­nes ha­bi­tual­men­te be­nig­nas, se re­co­mien­da la con­sul­ta con el pro­fe­sio­nal por­que no siem­pre la pa­to­lo­gía ma­lig­na se pre­sen­ta de la mis­ma ma­ne­ra y por­que si el sín­to­ma es mo­les­to es pa­si­ble de tra­ta­mien­to. Por úl­ti­mo, es el mé­di­co la per­so­na idó­nea pa­ra eva­luar y dis­cer­nir si se re­quie­re un es­tu­dio más pro­fun­do pa­ra diag­nós­ti­co cer­te­ro.

Por el Dr. Ser­gio J. Pai­kovsky*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.