En­tra­da triun­fal

Mia - - JARDINERÍA - Fuen­te: Co­lors­hop, www.co­lors­hop.com.ar

La de­co­ra­ción del ho­gar sue­le per­der de vis­ta a las puer­tas. Ha­bi­tual­men­te, en ca­sas y de­par­ta­men­tos, és­tas se pin­tan de co­lor blan­co o ma­de­ra co­mo so­lu­ción clá­si­ca, pe­ro de esa ma­ne­ra se pier­de su pre­sen­cia y que­dan en úl­ti­mo plano. Re­no­var­las con un to­que ori­gi­nal e in­cor­po­rar los to­nos de las puer­tas en ar­mo­nía con los co­lo­res del res­to del am­bien­te es un pro­ce­so in­tere­san­te y di­ver­ti­do y re­cuer­den que el co­lor ayu­da a de­ter­mi­nar el es­ta­do de áni­mo de la ha­bi­ta­ción y de las per­so­nas que la ocu­pan.

Pa­ra no des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de de­co­rar el fren­te de las ca­sas, se acon­se­ja con­si­de­rar el co­lor de la puer­ta co­mo un eco del co­lor de los mue­bles o accesorios de­co­ra­ti­vos (al­moha­do­nes, al­fom­bras) y crear un equi­li­brio. Otro en­fo­que es ver la de­co­ra­ción de la puer­ta co­mo úni­ca, don­de se in­tro­du­ce un co-

lor que no es­tá in­clui­do en el res­to de la ha­bi­ta­ción, pe­ro es­tá igual­men­te en con­so­nan­cia.

Cuan­do ve­mos ca­sas con puer­tas bri­llan­tes, el sig­ni­fi­ca­do sue­le que­dar fue­ra de nues­tro al­can­ce cons­cien­te; sin em­bar­go, su efec­to per­ma­ne­ce mu­cho des­pués de que nos va­mos del lu­gar. Cuan­do ele­gi­mos co­lo­res, cues­tio­nes so­bre sus to­na­li­da­des y sig­ni­fi­ca­dos pue­den ayu­dar­nos mu­cho.

Una puer­ta ro­ja sig­ni­fi­ca pro­tec­ción di­vi­na, suer­te y buen es­ta­tus fi­nan­cie­ro. En Chi­na, por ejem­plo, es lo mis­mo que una al­fom­bra de bien­ve­ni­da. En la an­ti­gua Amé­ri­ca co­lo­nial, una puer­ta ro­ja era sím­bo­lo de un re­fu­gio se­gu­ro. Y en Es­co­cia, la gen­te pin­ta sus puer­tas de ro­jo pa­ra in­di­car que pa­ga­ron una hi­po­te­ca.

Con res­pec­to al azul, el Feng Shui chino le da una de­sig­na­ción de cal­ma, tran­qui­li­dad y pros­pe­ri­dad, mien­tras que pa­ra la Bi­blia, es un co­lor ce­les­tial. Por otro la­do, se lo con­si­de­ra el co­lor de la leal­tad.

El vio­le­ta es uni­ver­sal­men­te co­no­ci­do co­mo el co­lor más es­pi­ri­tual y ver­sá­til, por lo que pin­tar una puer­ta de ese co­lor in­di­ca­rá que los due­ños de ca­sa tie­nen la men­te abier­ta y es­tán co­nec­ta­dos con su la­do más ener­gé­ti­co.

El ver­de re­fie­re a un lu­gar sin preo­cu­pa­cio­nes y pleno de dis­fru­te. En Chi­na, una puer­ta ver­de sim­bo­li­za el ci­clo de la vi­da y el cre­ci­mien­to. Es­te co­lor tie­ne un efec­to cal­man­te y los te­ra­peu­tas lo usan pa­ra re­du­cir el es­trés. Trans­mi­te se­gu­ri­dad, pros­pe­ri­dad y áni­mo. Es el có­di­go de co­lor in­ter­na­cio­nal pa­ra la se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.