que son ve­neno

Mia - - SOCIEDAD -

Un gru­po de cien­tí­fi­cos de Suiza pu­bli­có un lis­ta­do de 175 com­po­nen­tes quí­mi­cos con pro­pie­da­des pe­li­gro­sas co­no­ci­das que se es­tán uti­li­zan­do de for­ma le­gal en el pro­ce­so de fa­bri­ca­ción del en­va­sa­do ali­men­ta­rio. Es de­cir, sus­tan­cias co­mo los fta­la­tos (que se aña­den a los plás­ti­cos pa­ra do­tar­los de fle­xi­bi­li­dad) es­tán pre­sen­tes, por ejem­plo, en las la­tas de con­ser­va. Así lo de­nun­cia un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Food Ad­di­ti­ves and Con­ta­mi­nants.

Los fta­la­tos son so­lo uno de esos 175 com­po­nen­tes que ge­ne­ran preo­cu­pa­ción, al igual que los pa­ra­be­nos (usa­dos pa­ra am­pliar la ca­du­ci­dad de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos), las ben­zo­fe­no­nas (in­clui­das en los fil­tros ul­tra­vio­le­ta) o el bis­fe­nol A (pa­ra la fa­bri­ca­ción de plás­ti­co). To­dos es­tos son dis­rup­to­res en­do­cri­nos ca­pa­ces de al­te­rar el sis­te­ma hor­mo­nal hu­mano y afec­tar a la sa­lud.

El año pa­sa­do, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) aler­ta­ba so­bre el au­men­to de la ex­po­si­ción a la que es­ta­mos so­me­ti­dos, por su pre­sen­cia en pes­ti­ci­das, pro­duc­tos de cui­da­do per­so­nal y cosmético, elec­tró­ni­ca, así co­mo adi­ti­vos o con­ta­mi­nan­tes en los ali­men­tos, y el ries­go que po­dría con­lle­var so­bre la sa­lud de la po­bla­ción.

La li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca ha­bla de un in­cre­men­to pro­ble­mas de fer­ti­li­dad, mal­for­ma­cio­nes ge­ni­ta­les, al­te­ra­cio­nes ti­roi­deas en ni­ños, trastornos del sis­te­ma in­mu­ne, na­ci­mien­tos pre­ma­tu­ros, cán­cer de ma­ma, ova­rios, prós­ta­ta o tes­tícu­lo, obe­si­dad, dia­be­tes o trastornos del desa­rro­llo in­te­lec­tual y dé­fi­cit de aten­ción, en­tre otros pro­ble­mas.

Aun­que las do­sis que se iden­ti­fi­can en es­ta in­ves­ti­ga­ción de las 175 sus­tan­cias quí­mi­cas, di­cen los au­to­res, "son muy ba­jas, su to­xi­ci­dad pue­de ver­se in­cre­men­ta­da por la pre­sen­cia de otros com­po­nen­tes tó­xi­cos", afir­ma Ja­ne Munc­ke, una de las in­ves­ti­ga­do­ras fir­man­tes del tra­ba­jo.

Los dis­rup­to­res en­do­cri­nos no son los úni­cos en­con­tra­dos en­tre los 175 quí­mi­cos que ge­ne­ran preo­cu­pa­ción, aun­que sí su­po­nen una ma­yo­ría. Los in­ves­ti­ga­do­res han de­tec­ta­do otros com­po­nen­tes can­ce­rí­ge­nos, mu­ta­gé­ni­cos y tó­xi­cos pa­ra la re­pro­duc­ción. De to­dos, 21 hha­bían si­do re­co­no­ci­dos por su Muy Al­ta Preo­cu­pa­ción (SVHC) por la Agen­cia Eu­ro­pea de Sus­tan­cias Quí­mi­cas. Es­ta de­fi­ni­ción, ar­gu­men­tan los cien­tí­fi­cos sui­zos, im­pli­ca que "de­be­rán sser con­tro­la­dos ade­cua­da­men­te y pro­gre­si­va­men­te sus­ti­tui­das por al­ter­na­ti­vas me­nos pe­li­gro­sas".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.