LA SE­MA­NA MA­YA

Mia - - HORÓSCOPO - Por Ga­briel Rug­gie­ro, El Bru­ji­to Ma­ya

ON­DA ENCANTADA del DRA­GÓN. Soy el re­na­ci­mien­to. Ini­cio. Soy ali­men­to. El fue­go in­te­rior. Soy en­tu­sias­mo. Soy prin­ci­pio y n. Soy mi­to­ló­gi­co e irreal. Soy

el Dra­gón. Cuen­ta la le­yen­da que los dragones son los se­res más an­ti­guos del mun­do. To­das las mi­to­lo­gías de la hu­ma­ni­dad tie­nen re­se­ñas de los dragones: los chi­nos los in­clu­ye­ron co­mo un signo en su horóscopo; las cul­tu­ras nór­di­cas, los cel­tas, tie­nen re­la­tos de cas­ti­llos y prin­ce­sas se­cues­tra­das por dragones. Pa­ra los ma­yas Quet­zatl­coalt era su Gran Dios, la ser­pien­te em­plu­ma­da, co­mo un Dra­gón To­do­po­de­ro­so. Los dragones po­seían su pro­pia len­gua, sus es­ca­mas son de un metal im­pe­ne­tra­ble y su co­la era un ar­ma mor­tal. Los dragones po­seían un alien­to amí­ge­ro y ga­rras po­de­ro­sas ter­mi­na­das en lo­sas pe­zu­ñas. Con­tra­ria­men­te a las creen­cias po­pu­la­res, los dragones no eran mal­va­dos, si eran se­res so­li­ta­rios, pe­ro te­nían su pro­pia éti­ca y có­di­gos, y eran por na­tu­ra­le­za no­bles, pro­te­gien­do a los hu­ma­nos que al­ber­ga­ban pu­re­za en su co­ra­zón y cas­ti­gan­do a los pi­ra­tas y ban­di­dos. En nues­tra vi­da dia­ria el tiem­po del Dra­gón mar­ca co­mien­zos, ini­cia­ti­vas, el re­na­cer de las pro­pias ce­ni­zas, no ren­dir­se, re­cu­pe­rar­se de los gol­pes de la vi­da y vol­ver a em­pe­zar.

Co­rreo As­tro­ló­gi­co

Be­ba, del 11 de mar­zo, de Neu­quén. Tu nom­bre ma­ya es No­che So­lar azul. Vie­ne un buen tiem­po, pro­pi­cio pa­ra for­ma­li­zar en la pa­re­ja. En los ne­go­cios te con­vie­ne es­pe­rar a que se den me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra rea­li­zar cambios.

Carolina, 4 de agos­to. Tu nom­bre ma­ya es Se­mi­lla Cris­tal Ama­ri­lla. Leo es­tá de gran­des fes­te­jos con la lle­ga­da de Jú­pi­ter al signo. Pla­ni­ca­ción. Apro­ve­chá, es­te es tu mo­men­to.

Eva, 24 de di­ciem­bre. Tu nom­bre ma­ya es Lu­na Rít­mi­ca Ro­ja. Des­de lo sen­ti­men­tal es bueno que te des un tiem­po pa­ra asi­mi­lar el due­lo. An­tes de co­men­zar una nue­va re­la­ción, ce­rra la an­te­rior. Res­pe­tá tu co­ra­zón.

Po­dés es­cri­bir­me a co­rreo­mia@per l.com Asun­to: HOROSCOPO, y per­so­nal­men­te es­ta­ré con­tes­tan­do ca­da una de sus pre­gun­tas (si lo deseás, po­dés usar seu­dó­ni­mo pa­ra que te res­pon­da). Gra­cias por to­dos sus co­rreos. Que ten­gan una her­mo­sa se­ma­na: In Lack Ech, Yo Soy otro Tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.