Bo­cas hi­dra­ta­das y per­fec­tas in­clu­so con el ter­mó­me­tro bajo ce­ro

Vo­lu­men, ter­su­ra, si­me­tría, jun­to con un con­torno liso y se­do­so son al­gu­nos de los pa­rá­me­tros es­té­ti­cos que se im­po­nen a la ho­ra de con­quis­tar una bo­ca per­fec­ta. Los pro­ble­mas más co­mu­nes y las so­lu­cio­nes en pa­la­bras de es­pe­cia­lis­tas

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Ha­blan, be­san, co­men, be­ben, son­ríen, ex­pre­san, los la­bios son pro­ta­go­nis­tas in­dis­cu­ti­dos de nues­tra co­ti­dia­nei­dad. Y co­mo si es­to fue­ra po­co, unos la­bios sua­ves y vo­lu­mi­no­sos son si­nó­ni­mo de sen­sua­li­dad. Por eso, es fun­da­men­tal otor­gar­les los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que se con­ser­ven hi­dra­ta­dos y nu­tri­dos. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio co­no­cer sus ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les y sa­ber có­mo cui­dar­los y pro­te­ger­los de los fac­to­res ex­ter­nos, y al mis­mo tiem­po, cuá­les son los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos que nos per­mi­ten em­be­lle­cer­los, apor­tar­les más vo­lu­men y fle­xi­bi­li­dad. Cui­da­dos es­pe­cí cos

La re­gión pe­ri­bu­cal es una zo­na que de­mar­ca el pa­so del tiem­po cuan­do pier­de su re­gu­la­ri­dad, se des­di­bu­ja y afi­na, mar­can­do mu­cho más las arru­gas. “Es por ello que los la­bios y su con­torno re­quie­ren es­pe­cial cui­da­do, de­bi­do a que su es­truc­tu­ra es más fi­na y de­li­ca­da. Es in­dis­pen­sa­ble man­te­ner una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos, ya que en es­te área hay dis­mi­nu­ción de las cé­lu­las pro­tec­to­ras, y evi­tar la ra­dia­ción so­lar pa­ra que no se afec­ten las cé­lu­las su­per­fi­cia­les”, acon­se­ja la Dra. Mó­ni­ca Maio­lino, der­ma­tó­lo­ga, miem­bro de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Der­ma­to­lo­gía y mé­di­ca ase­so­ra de Der­ma­glós.Su apli­ca­ción de­be rea­li­zar­se sua­ve­men­te sin fro­tar, pa­ra es­ti­mu­lar el au­men­to de la irri­ga­ción san­guí­nea. “Lo ideal es rea­li­zar pu­li­dos sua­ves una vez por sema- na, pa­ra arras­trar las cé­lu­las muer­tas, y usar ma­qui­lla­jes der­ma­to­ló­gi­ca­men­te tes­tea­dos, hi­poa­ler­gé­ni­cos y es­pe­cí­fi­cos pa­ra la zo­na”, co­men­ta la Dra. Maio­lino.

Ade­más, de­ben tra­tar de evi­tar­se to­dos los me­ca­nis­mos que pro­vo­quen la con­trac­ción reite­ra­da, ta­les co­mo fu­mar, to­mar ma­te, usar sor­be­tes, ya que eso mar­ca­rá mu­cho más las arru­gas en for­ma pre­ma­tu­ra. Pro­ble­mas ha­bi­tua­les

Exis­ten per­so­nas que se muer­den o arran­can tro­ci­tos de piel de los la­bios. “Es­te há­bi­to es muy no­ci­vo y es ne­ce­sa­rio evi­tar­lo, ya que afi­na la piel

de la zo­na, la agrie­ta y la vuel­ve más sus­cep­ti­ble a las in­fec­cio­nes, por­que cual­quier mi­cro­trau­ma­tis­mo de la piel, pue­de ser la puer­ta de en­tra­da de al

gún agen­te in­fec­cio­so”, co­men­ta la mé­di­ca der­ma­tó­lo­ga Lau­ra Mi­jels­hon.

Exis­ten otras pa­to­lo­gías que, aun­que sean muy co­mu­nes, con­vie­ne man­te­ner­las bajo con­trol y co­no­cer el tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da una:

Bo­que­ras: tam­bién lla­ma­das quei­li­tis co­mi­su­ral, son una in­fec­ción agu­da o crónica de las mu­co­sas de las co­mi­su­ras de los la­bios. Sue­len pre­sen­tar­se por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, pe­ro son muy fre­cuen­tes cuan­do exis­te fal­ta de hie­rro, vi­ta­mi­na B y áci­do fó­li­co. Al­gu­nas ve­ces pue­den pre­sen­tar­se co­mo in­di­cio de un mal fun­cio­na­mien­to di­ges­ti­vo. Se tra­ta con la apli­ca­ción de tó­pi­cos en for­ma lo­cal, tam­bién tra­ta­mien­tos ora­les.

Her­pes la­bial: es una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa de la piel muy fre­cuen­te a ni­vel mun­dial. Los sín­to­mas ca­rac­te­rís­ti­cos son ve­sí­cu­las in­fla­ma­das y do­lo­ro­sas en la zo­na de los la­bios. Só­lo se de­ben ali­viar los sín­to­mas y evi­tar el san­gra­do de las cos­tras con al­gún pro­tec­tor la­bial.

Am­po­llas en los la­bios: al­gu­nas per­so­nas con­fun­den las am­po­llas con las af­tas. La di­fe­ren­cia es su ubi­ca­ción. Un af­ta sue­le sa­lir den­tro de la bo­ca, mien­tras que la am­po­lla es ro­ja y sa­le fue­ra de la bo­ca o la na­riz. De­ben lim­piar­se con fre­cuen­cia con una ga­sa, ja­bón y agua ti­bia, pa­ra que se cu­ren más rá­pi­do. El hie­lo ayu­da a ali­viar el do­lor ini­cial. Por su par­te, los pro­duc­tos con va­se­li­na con­tri­bu­yen a eli­mi­nar la irri­ta­ción.

Ac­ti­vos pro be­lle­za

La cien­cia no de­ja de avan­zar y ca­da vez las fór­mu­las con­tie­nen in­gre­dien­tes ac­ti­vos que pro­me­ten me­jo­res re­sul­ta­dos en me­nos tiem­po y los com­bi­nan de tal ma­ne­ra que la pe­ne­tra­ción tó­pi­ca (por piel) sea la má­xi­ma. La Dra. Maio­lino acon­se­ja que an­tes de com­prar un cosmético pa­ra el área pe­ri­bu­cal se che­quee que al me­nos cua­tro de los in­gre­dien­tes de es­tas­ta nó­mi­na es­tén pre­sen­tes en la fór­mu­la: órmula:

Ce­ra­mi­das: apor­tan­por­tan emo­lien­cia, es­ti­mu­lann la renovación ce­lu­lar y noo al­te­ran la fun­ción de ba­rre­ra.

Acei­te de pal­ta: otor- or­ga gran sua­vi­dad.

Gli­ce­ri­na: es hu­mec­tan­te y an­ti-en­ve­je­ci­mien­to.

Urea: cuen­ta con la ca­pa­ci­dad de im­pe­dir la pér­di­da de agua a tra­vés de la piel.

Elas­ti­na: me­jo­ra la hu­me­dad y es re­es­truc­tu­ran­te.

Co­lá­geno: nu­tre, pro­por­cio­na re­sis­ten­cia y con­fie­re elas­ti­ci­dad a los te­ji­dos.

Si­li­co­nas: aís­la de las agre­sio­nes del me­dio am­bien­te.

Man­te­ca de ka­ri­té: es sua­vi­zan­te, re­pa­ra­do­ra y an­ti grie­tas.

Di­me­ti­co­na: por sus gran­des pro­pie­da­des lu­bri­can­tes es un acon­di­cio­na­dor su­ma­men­te efec­ti­vo.

Acei­te de ma­ca­da­mia: es efi­caz pa­ra pre­ve­nir la pér­di­da de hu­me­dad.

Áci­do hia­lu­ró­ni­co: re­tie­ne gran can­ti­dad de agua, re­ge­ne­ra las fi­bras

que sos­tie­nen los te­ji­dos.

Vi­ta­mi­nas AyE: nu­tren y humectan.

Ro­sa mos­que­ta: por ser ri­ca en áci­dos gra­sos no sa­tu­ra­dos, es­ti­mu­la la ac­ción de los fi­bro­blas­tos otor­gan­do fir­me­za y elas­ti­ci­dad.

Fil­tros so­la­res: con FPS al­to que pro­te­jan de las ra­dia­cio­nes UV-B y UV-A.

Pro­te­ger­los siem­pre

“La fo­to­pro­tec­ción es el ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra el co­rrec­to cui­da­do de los la­bios, mien­tras que la hi­dra­ta

ción ha­rá que se vean lu­mi­no­sos”, ex­pli­ca la Dra. Maio­lino. Por eso, ella re­co­mien­da uti­li­zar pro­tec­to­res la­bia­les con FPS al­to que pro­te­jan la piel de los la­bios de las ra­dia­cio­nes UV-B y UV-A. El uso dia­rio de es­te ti­po de pro­duc­to pro­te­ge­rá los la­bios del re­se­ca­mien­to cau­sa­do por el sol, el frío y el vien­to. Su usu­so regular tam­bién pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel.

“Pa­ra una uti­li­za­ción efe­fec­ti­vo de es­tos pro­duc­tos,tos, hay que te­ner en cuen­ta que de­ben d co­lo­car­se 30 mi­nu­tos­tos an­tes de sa­lir (es­pe­cial­men­te si va­mos a es­tar al ai­re li­bre o du­ran­te las vacaciones) y reapli­car­se tan­tas ve­ces co­mo sea ne­ce­sa­rio”, acon­se­ja la

der­ma­tó­lo­ga.

¡Si­li­co­nas, ja­más!

En la búsqueda de una bo­ca al es­ti­lo An­ge­li­na Jo­lie, mu­chas mu­je­res buscan so­lu­cio­nes que, con el tiem­po, pue­den ge­ne­rar pro­ble­mas de sa­lud se­ve­ros. Por eso, es pri­mor­dial que an­te la elec­ción de cual­quier ti­po de téc­ni­ca, más aún las in­va­si­vas, se eli­jan pro­fe­sio­na­les re­co­no­ci­dos por las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas.

Se­gún el ci­ru­jano plás­ti­co Ri­car­do Hoogs­tra bajo nin­gún con­cep­to se

de­be co­lo­car si­li­co­nas. “Al prin­ci­pio pro­du­cen un re­sul­ta­do ex­tra­or­di­na­rio en lo re­la­cio­na­do a la ate­nua­ción de arru­gas, da­do que ge­ne­ran un efec­to in­fla­ma­to­rio lo­cal por­que cuan­do hay ede­ma las arru­gas de­sa­pa­re­cen. Así, a me­di­da que pa­sa el tiem­po és­tas mi­gran des­de la piel la­bial has­ta la mu­co­sa la­bial y al no po­der des­cen­der más, que­dan re­te­ni­das en la mu­co­sa del la­bio, dan­do un as­pec­to muy an­ti­na­tu­ral. A es­to se le lla­ma bo­ca de pa­to, y pa­ra es­tos ca­sos, la­men­ta­ble­men­te, no hay otra so­lu­ción que ex­tir­par la mu­co­sa la­bial con las si­li­co­nas en su in­te­rior”,

aler­ta el Dr. Hoogs­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.