Te­ra­pia Hor­tí­co­la pa­ra equi­li­brar­se en me­dio de tan­to ce­men­to nto

Aun­que se prac­ti­ca des­de ha­ce años, la te­ra­pia hor­tí­co­la va ga­nan­do es­pa­cio de la mano del au­men­to de los des­equi­li­brios emo­cio­na­les de la vi­da ac­tual. Pe­ro tam­bién, gra­cias a una in­fan­cia que cre­ce en­tre ce­men­to y má­qui­na pro­du­cien­do adul­tos me­nos se­gu­ro

Mia - - SUMARIO - Por Nancy Bu­llo­ri­ni

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes han cons­ta­ta­do que las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con las plan­tas ele­van la au­to­es­ti­ma, me­jo­ran los es­ta­dos de­pre­si­vos, fa­vo­re­cen la re­la­ja­ción y la sa­tis­fac­ción per­so­nal, me­jo­ran al­gu­nas fun­cio­nes fí­si­cas mo­to­ras co­mo la des­tre­za ma­nual, la fle­xi­bi­li­dad o el equi­li­brio y tam­bién al­gu­nas in­te­lec­tua­les co­mo la con­cen­tra­ción, la me­mo­ria y la mo­ti­va­ción. En­tre las dis­tin­tas prác­ti­cas que mu­chos pro­fe­sio­na­les vie­nen uti­li­zan­do –ha­cien­do hin­ca­pié en la idea de que el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za da co­mo re­sul­ta­do ar­mo­nía y sa­lud–, la te­ra­pia hor­tí­co­la es una dis­ci­pli­na que ha avan­za­do mu­cho y con res­pues­tas muy po­si­ti­vas en el tra­ta­mien­to de dis­tin­tas afec­cio­nes. Los be­ne­fi­cios te­ra­péu­ti­cos de­ri­va­dos del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, en reali­dad, ya eran co­no­ci­dos y apli­ca­dos por los pue­blos ori­gi­na­rios des­de tiem­pos an­ces­tra­les, al­go tan sen­ci­llo co­mo sa­ber que cuan­do las per­so­nas cui­dan de sus flo­res, se con- vier­ten en par­te de ellas, en un ser fun­di­do con la na­tu­ra­le­za que lo ro­dea.

En­cuen­tros en­tre plan­tas

Con­for­ma­da por un equi­po de pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas áreas, des­de 2009, la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Te­ra­pia Hor­tí­co­la ha ido ex­pe­ri­men­tan­do es­ta prác­ti­ca con to­do ti­po de po­bla­cio­nes. An­drea Su­ca­ri, su pre­si­den­ta y di­rec­to­ra pe­da­gó­gi­ca de la es­cue­la que for­ma te­ra­peu­tas hor­tí­co­las, ex­pli­ca que “tra­ba­jar co­ti­dia­na­men­te en un jar­dín agre­ga al pa­cien­te un co­no­ci­mien­to que inevi­ta­ble­men­te mo­di­fi­ca­rá la per­cep­ción que és­te ten­ga so­bre la reali­dad, la com­pren­sión so­bre ella. Por con­si­guien­te, es­to pro­du­ci­rá un cam­bio en

su con­duc­ta que lo ayu­da­rá a crear víncu­los nue­vos con las per­so­nas que lo ro­dean”.

Pa­cien­tes en reha­bi­li­ta­ción por adic­cio­nes, adul­tos ma­yo­res en ge­riá­tri­cos, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des y ni­ños pe­que­ños, to­dos ellos son re­ci­bi­dos en en­cuen­tros gru­pa­les pa­ra el ejer­ci­cio de la jar­di­ne­ría. Se vuel­can a una se­rie de ta­reas, an­tes di­se­ña­das por los te­ra­peu­tas hor­tí­co­las, a par­tir del co­no­ci­mien­to que és­tos ad­quie­ren de las per­so­nas que par­ti­ci­pan de la ex­pe­rien­cia.

Pri­me­ro, el te­ra­peu­ta bus­ca­rá in­for-

ma­ción cla­ve pa­ra sa­ber por dón­de co­men­zar; por ejem­plo, qué he­chos en la his­to­ria del par­ti­ci­pan­te ha­rán un puen­te en­tre la na­tu­ra­le­za y su his­to­ria. Al­go ge­nuino, na­tu­ral, en sus sen­ti­mien­tos o en su his­to­ria. Ese he­cho se­rá el pi­vo­te que lo ayu­de a com­pren­der que la vi­da pa­sa por otro lu­gar di­fe­ren­te del cual se en­cuen­tra. Las per­so­nas que con­cu­rren a los ta­lle­res co­mien­zan a re­co­no­cer que la na­tu­ra­le­za los oxi­ge­na, ali­men­ta, vis­te, les da re­me­dios y los en­ri­que­ce con sus co­lo­res, aro­mas y pai­sa­jes. Es­to tan ele­men­tal co­mien­za a ser va­lo­ra­do a tra­vés de ta­lle­res sen­so­ria­les, ta­reas de re­ci­cla­do, ta­lle­res de sa­lud co­mu­ni­ta­ria, ali­men­ta­ción y res­pi­ra­ción. Mu­chos de­jan de fu­mar y co­mien­zan a co­mer más sano. Las per­so­nas tran­si­tan un pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to, re­co­no­ci­mien­to y res­pon­sa­bi­li­dad con­si­go mis­mas y con el am­bien­te que las ro­dea. Lo­gran re­du­cir el es­trés y las de­pre­sio­nes, y mu­chos mo­di­fi­can in­clu­so su si­tua­ción la­bo­ral ha­cia con­di­cio­nes más sa­lu­da­bles.

Los en­cuen­tros son gru­pa­les, de una o dos ho­ras de du­ra­ción ca­da se­ma­na. Las ta­reas que rea­li­zan son di­ver­sas. Por ejem­plo, en el ini­cio, ca­da gru­po ten­drá la ta­rea de di­se­ñar y rea­li­zar un jar­dín en co­mún, lue­go, su­per­vi­sa­rán los jar­di­nes de las ca­sas o del ba­rrio de los par­ti­ci­pan­tes. De es­ta ma­ne­ra, se los pre­pa­ra pa­ra que la jar­di­ne­ría sea una sa­li­da la­bo­ral. De­ben cui­dar de al­gún par­que pú­bli­co y rea­li­zan huer­tas co­mu­ni­ta­rias, per­so­na­les, en ins­ti­tu­cio­nes y en par­ques.

Pe­ro la ta­rea no con­clu­ye con la prác­ti­ca de la jar­di­ne­ría: quie­nes par­ti­ci­pan de es­tos gru­pos te­ra­péu­ti­cos po­co a po­co irán apren­dien­do so­bre có­mo co­mer­cia­li­zar o re­par­tir la co­se­cha y có­mo es­ta­ble­cer mé­to­dos de true­que con otros gru­pos o co­mu­ni­da­des. Tam­bién ha­cen pa­seos, vi­si­tas guia­das y apren­den a cons­truir in­ver­na­de­ros don­de pro­du­cir plan­tas or­na­men­ta­les y abo­ne­ras pa­ra re­ci­clar la ba­su­ra. Los par­ti­ci­pan­tes tam­bién tie­nen ta­lle­res de clases teó­ri­cas, don­de in­ter­cam­bian ga­jos, es­que­jes, se­mi­llas y re­ci­ben in­for­ma­ción so­bre ellas. A lo lar­go del tiem­po, son in­cen­ti­va­dos a ge­ne­rar sus pro­pios in­tere­ses. El te­ra­peu­ta hor­tí­co­la los acom­pa­ña en es­te an­dar, trans­mi­tien­do co­no­ci­mien­tos, ayu­dan­do a desa­rro­llar los sen­ti­dos y co­nec­tán­do­los con los sen­ti­mien­tos. La crea­ti­vi­dad y el queha­cer co­ti­diano pre­ven­drán la en­fer­me­dad.

Pai­sa­jes sin es­trés

La na­tu­ra­le­za re­pre­sen­ta el equi­li­brio. El ver­de es, de­fi­ni­ti­va­men­te, el co­lor de la es­pe­ran­za. Por eso mu­cha gen­te bus­ca y ne­ce­si­ta ro­dear­se de es­tos es­pa­cios. Un lap­so des­ti­na­do a con­vi­vir con es­tos lu­ga­res ver­des pro­vo­ca una sen­sa­ción in­me­dia­ta de bie­nes­tar. El ejem­plo más cer­cano lo te­ne­mos cuan­do, al vol­ver de unas apa­ci­bles vacaciones en la na­tu­ra­le­za, to­dos coin­ci­di­mos en que qui­sie­ra­mos que­dar­nos a vi­vir en ese re­man­so de ar­mo­nía que aca­ba­mos de de­jar. El con­tac­to con los co­lo­res, la tie­rra mo­ja­da y el olor de las raí­ces pro­du­cen un pla­cer inex­pli­ca­ble que ayu­da a en­fren­tar los pro­ble­mas de la vi­da mis­ma. Só­lo con ar­mar una huer­ta o vi­ve­ro en un pe­que­ño bal­cón y en­tre ma­ce­tas, ayu­da­mos a equi­li­brar los ni­ve­les de es­trés por­que las plan­tas no só­lo de­co­ran, son tam­bién una com­pa­ñía, un pa­sa­tiem­po, un re­fu­gio y una la­bor te­ra­péu­ti­ca.

Allí don­de los ni­ve­les de es­trés y an­gus­tia se en­cuen­tran muy pre­sen­tes –el ejem­plo más ro­tun­do es el de los hos­pi- ta­les– los paisajistas, de­co­ra­do­res y ar­qui­tec­tos re­co­mien­dan la cons­truc­ción de es­pa­cios ver­des. Otro ám­bi­to don­de se han co­men­za­do a cons­truir am­bien­tes na­tu­ra­les, por sus efec­tos po­si­ti­vos, son la ofi­ci­na y fá­bri­ca. Cuan­do las per­so­nas tra­ba­jan ro­dea­das de plan­tas, la ta­rea se rea­li­za en un am­bien­te me­nos pro­pi­cio al es­trés. El ver­de atrae cal­ma, ar­mo­nía y sua­vi­za los am­bien­tes. Por otro la­do, en­tre la plan­ta y quien se de­di­ca a cui­dar­la se pro­du­ce una re­la­ción pla­cen­te­ra.

Ni­ños con dé cit de na­tu­ra­le­za

“La ma­yo­ría de los ni­ños van al co­le­gio en mi­cro, jue­gan en ca­sa y con la compu­tado­ra. Sus pa­dres los ati­bo­rran de ac­ti­vi­da­des, preo­cu­pa­dos por un su­pues­to fu­tu­ro. No jue­gan li­bre­men­te en el par­que por no man­char­se y sue­len te­ner me­nos ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción y más di­fi­cu­la­des pa­ra re­sol­ver pro­ble

mas en gru­po”, ex­pli­ca Ste­lla Chet­to, psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta hor­tí­co­la.

La na­tu­ra­le­za pa­ra los ni­ños es una ex­ce­len­te me­di­ci­na y un au­la de apren­di­za­je, ase­gu­ran los ex­per­tos. En el con­tac­to con ella, me­jo­ran su sa­lud, su ca­pa­ci­dad de aten­ción, su desa­rro­llo mo­tor y cog­ni­ti­vo, ad­quie­ren au­to­no­mía, se­gu­ri­dad y va­lo­res. Sin em­bar­go, mu­chos de ellos cre­cen sin sa­lir de un en­torno ur­bano y su con­tac­to con las plan­tas y los ani­ma­les es mí­ni­mo. Tan­to es así, que al­gu­nos pe­dia­tras, edu­ca­do­res y psi­có­lo­gos ya ha­blan del sín­dro­me o tras­torno por dé­fi­cit de na­tu­ra­le­za, un mal que afec­ta a los ni­ños que vi­ven ale­ja­dos del con­tac­to con en­tor­nos na­tu­ra­les y que se ma­ni­fies­ta en for­ma de obe­si­dad, es­trés, trastornos de apren­di­za­je, hi­per­ac­ti­vi­dad, fa­ti­ga crónica o de­pre­sión, en­tre otros sín­to­mas.

Pri­va­dos de ex­pe­rien­cias na­tu­ra­les, es­tos chi­cos pier­den im­por­tan­tes es­pa­cios de desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y emo­cio-

nal, ca­pa­ci­dad de ex­plo­ra­ción, crea­ti­vi­dad, des­tre­za pa­ra la con­vi­ven­cia y pa­ra la re­so­lu­ción de pro­ble­mas. Es­tu­dios de in­ves­ti­ga­ción de­mues­tran que los ni­ños del cam­po en­fer­man me­nos, tie­nen me­jor con­cen­tra­ción y au­to­dis­ci­pli­na, me­jor coor­di­na­ción fí­si­ca, equi­li­brio y agi­li­dad, son más ima­gi­na­ti­vos, tie­nen más ha­bi­li­dad pa­ra di­ver­tir­se y co­la­bo­rar en gru­po, son más ob­ser­va­do­res, mues­tran más ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to y más paz in­te­rior. Los de ciu­dad, en cam­bio, son más te­me­ro­sos, desa­rro­llan más aler­gias, tie­nen más pro­ble­mas de so­bre­pe­so u obe­si­dad,, son más ner­vio­sos e in­se­gu-

ros, se abu­rren más. El con­tac­to con la na­tu­ra­le­za in­ci­de di­rec­ta­men­te en el mo­vi­mien­to y la neu­ro­cien­cia ha de­mos­tra­do que és­te tie­ne re­per­cu­sión en el nú­me­ro de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les y fa­vo­re­ce una or­ga­ni­za­ción ce­re­bral ri­ca y va­ria­da, una ma­yor plas­ti­ci­dad, de mo­do que fa­vo­re­ce el desa­rro­llo in­te­lec­tual y el apren­di­za­je

cog­ni­ti­vo. “Ejer­ci­tar los múscu­los y los sen­ti­dos, plan­tar se­mi­llas son es­tí­mu­los pa­ra el ce­re­bro y las emo­cio­nes, por­que oler una flor pro­vo­ca en el ni­ño sen­sa­cio­nes que, a su vez, sus­ci­tan emo­cio­nes, y esas emo­cio­nes son lue­go im­por­tan­tes pa­ra cons­truir el co­no­ci­mien­to, por­que lo que apren­de­mos a tra­vés de la emo­ción se gra­ba más fá­cil­men­te y es más di­fí­cil de ol­vi­dar”.

Co­rría 1990 cuan­do Ch­ris­ti­ne des­cu­brió la his­to­ria que la ini­cia­ría en su ca­mino le­yen­do un li­bro de jar­di­ne­ría pa­ra

ni­ños. El re­la­to con­ta­ba có­mo un ni­ño au­tis­ta, lla­ma­do Leo, ha­bía lo­gra­do emi­tir sus pri­me­ras pa­la­bras des­pués de un lar­go y ar­duo año de re­ci­bir un tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co con plan­tas. La his­to­ria la con­mo­vió tan­to que, a par­tir de allí, se pu­so a in­ves­ti­gar con ahín­co. Le­yó cuan­to li­bro pa­só por sus ma­nos so­bre el te­ma, asis­tió a cursos, vi­si­tó gen­te que pu­die­ra for­mar­la, or­ga­ni­zó y dio char­las pa­ra trans­mi­tir la im­por­tan­cia que las plan­tas tie­nen so­bre nues­tra vi­da emo­cio­nal y fí­si­ca. “El am­bien­te na­tu­ral cam­bia el com­por­ta­mien­to de la gen­te –afir­ma Ch­ris­ti­ne Raf­fo, di­rec­to­ra de Te­ra­pia Hor­tí­co­la del Gar­den Club Ar­gen­tino y di­se­ña­do­ra pai­sa­jís­ti­ca–. La con­duc­ta de los chi­cos es mu­cho me­nos agre­si­va en las es­cue­las que es­tán ro­dea­das de ver­de que las que es­tán

cer­ca­das por ca­bles”. Rof­fo ase­gu­ra que in­clu­so los epi­so­dios de van­da­lis­mo se re­du­cen con­si­de­ra­ble­men­te en en­tor

nos más na­tu­ra­les. “Los chi­cos que cuan­do sa­len al re­creo, van al par­que y se sien­tan en el cés­ped, de­ba­jo de un ár­bol, se con­tro­lan na­tu­ral­men­te”.

Des­de ha­ce más de 20 años, el Gar­den Club Ar­gen­tino, una aso­cia­ción fun­da­da en 1921 y cu­yos pri­me­ros miem­bros fue­ron ori­gi­na­ria­men­te in­gle­ses o ame­ri­ca­nos, di­fun­de el uso de la jar­di­ne­ría co­mo te­ra­pia y se­ña­la ca­sos com­pro­ba­dos de reha­bi­li­ta­ción a tra­vés de sus mé­to­dos. La aso­cia­ción brin­da in­for­ma­ción y ase­so­ra­mien­to es­pe­cia­li­za­do a di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes del país y del ex­tran­je­ro y desa­rro­lla es­ta prác­ti- cca, con re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes, en hos­pi­ta­les, ge­riá­tri­cos, es­cue­las y cen­tros co­mu­nia­rios.

En el Gar­den, los so­cios apor­tan re­cur­sos hu­ma­nos y eco­nó­mi­cos y va­rios viveros les do­nan ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios pa­ra sus ta­lle­res. El Club tra­ba­ja con la co­mu­ni­dad, di­se­ñan­do y man­te­nien­do jar­di­nes, cons­tru­yen­do re­des de con­tac­tos y dan­do char­las en hos­pi­ta­les, uni­ver­si­da­des, ins­ti­tu­tos de reha­bi­li­ta­ción, es­cue­las es­pe­cia­les y ge­riá­tri­cos. Su ob­je­ti­vo es pro­mo­cio­nar las prác­ti­cas de jar­di­ne­ría pa­ra lo­grar la re­cu­pe­ra­ción o me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra per­so­nas de to­das las eda­des y ca­pa­ci­da­des. Tra­ba­jan jun­to con mu­chas ins­ti­tu­cio­nes: Cre-ar­te, de Ba­ri­lo­che, orien­ta­do a ado­les­cen­tes; Co­nin, de Men­do­za, pa­ra la reha­bi­li­ta­ción del sín­dro­me de Down; ho­ga­res de an­cia­nos de Ne­co­chea, Vi­lla De­vo­to, Ba­ri­lo­che y Co­lón; el Ins­ti­tu­to pa­ra Cie­gos en Las Lo­mas; huer­tas es­pe­cia­les en Tan­dil; pro­yec­to Ar­co­ba­leno, en Mar del Pla­ta; Co­le­gio He­llen Ke­ller en Ola­va­rría; Es­cue­la de Sus­ques, en Ju­juy y Cá­ri­tas, en to­do el país. “Es muy im­por­tan­te que se to­me con­cien­cia del va­lor de la jar­di­ne­ría. Es muy efec­ti­va pa­ra el tra­ta­mien­to de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y men­ta­les dis­mi­nui­das. A tra­vés de es­te mé­to­do, mu­chas per­so­nas en­fer­mas han lo­gra­do ex­te­rio­ri­zar por pri­me­ra vez sus sen­ti­mien­tos, so­cia­li­zar y es­ta­ble­cer pro­yec­tos a fu­tu­ro. Lo­gra­ron re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, que no ha­bían con­se­gui­do a tra­vés de te­ra­pias tra­di­cio­na­les. Mé­di­cos, en­fer­me­ras, te­ra­pis­tas ocu­pa­cio­na­les, psi­có­lo­gos, psi­quia­tras y tam­bién maes­tros, en­tre­na­dos pa­ra uti­li­zar es­ta te­ra­pia, han lo­gra­do que sus pa­cien­tes ten­gan una reha­bi­li­ta­ción más rá­pi­da, me­nos do­lo­ro­sa, más en­tre­te­ni­da y mo­ti­van­te”, cie­rra Raf­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.