Atre­ver­se e a ele­gir un hom­bre más jo­ven

Mia - - SUMARIO - por Va­le­ria Scha­pi­ra*

Es ca­da vez más fre­cuen­te que se cons­ti­tu­yan pa­re­jas de eda­des dis­pa­res y, en ge­ne­ral, na­die se sor­pren­de cuan­do ve a un hom­bre ma­yor con una mu­jer mu­cho más jo­ven, ¿pe­ro cuan­do es a la in­ver­sa?. Cuan­do el hom­bre es mu­cho me­nor que la mu­jer, la mi­ra­da so­cial pue­de ser con­de­na­to­ria. Las más crue­les al juz­gar a sus pa­res y, so­bre to­do a sí mis­mas, sue­len ser las pro­pias mu­je­res.

Cuan­do ellas eli­gen a un hom­bre me­nor sue­len ha­cer­lo por al­gu­na o por la su­ma de es­tas ra­zo­nes: Por­que son se­xual­men­te más ac­ti­vos Por­que son me­nos es­truc­tu­ra­dos Por­que es­tán me­nos pen­dien­tes del “qué di­rán”

Y es­tos son los obs­tácu­los que de­ber tra­tar de sor­tear exi­to­sa­men­te:

Di­fe­ren­cias fí­si-cas: sal­vo que el hom-bre sea muy aniña­do,, unos po­cos años dee di­fe­ren­cia no sue­len no­tar­se a sim­ple vis­ta..

Di­fe­ren­cias in­te­lec­tua­les: que unaa per­so­na sea me­nor no quie­re de­cir que sea me­nos ins­trui­da, o me­nos abier­ta a ad­quir co­no­ci­mien­tos. Es pro­ba­ble que ten­ga me­nos ex­pe­rien­cia pe­ro lo pue­de equi­li­bra con in­te­li­gen­cia y ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je.

Mie­do al “qué di­rán”: mu­chas mu­je­res te­men al jui­cio o bur­la, por lo ge­ne­ral por par­te de sus pa­res. Si tie­nen hi­jos, a la mi­ra­da de los mis­mos.

En los hom­bres, tam­bién pue­de re­so­nar de ma­ne­ra ne­ga­ti­va al­gún jui­cio fa­mi­liar o las ironías de los ami-

gos. Sin em­bar­go, una mu­jer de ma­yor edad pue­de ofre­cer:

Ex­pe­rien­cia vi­tal: lo ideal es que ella no to­me el lu­gar de “ma­dre”, por ejem­plo. Pe­ro la vi­sión de una per­so­na con ex­pe­rien­cia su­ma, desafía y nu­tre.

Ex­pe­rien­cia se­xual: una mu­jer ma­yor sue­le co­no­cer muy bien su cuer­po, sus zo­nas de pla­cer y ello su­ma­rá, sin du­das, al dis­fru­te de la pa­re­ja.

Po­si­cio­na­mien­to pro­fe­sio­nal: las mu­je­res de más edad no sue­len te­ner la de­ses­pe­ra­ción de las más jó­ve­nes por des­co­llar pro­fe­sio­nal­men­te. Se­gu­ra­men­te, se tra­te de una eta­pa que ya han atra­ve­sa­do años atrás.

Se­gu­ri­dad en sí mis­ma: si ha tra­ba­ja­do sus ta­búes, in­se­gu­ri­da­des, etc., se­gu­ra­men­te ha ad­qui­ri­do­do una va­lio­sa au­to­toes­ti­ma.

En las pa­re­jas de­des­pa­re­jas sue­le ha­ber una com­pli­ci­da­di es­pe­cial. El hhe­cho de que la mi­ra­da so­cial se po­se so­bre ellas, mu­chas ve­ces sir­ve pa­ra pro­bar la fuer­za del víncu­lo y re­for­zar­lo. O ha­cer que se rom­pa, cla­ro,en el ca­so que no po­sea la su­fi­cien­te for­ta­le­za.

CCuan­dod hhay amor, lla dif­di­fe­ren­ciai de edad no de­be­ría ser un te­ma. Al ini­ciar una re­la­ción na­die sa­be có­mo se desen­vol­ve­rá la mis­ma. La vi­da es una y hay que dar­se la opor­tu­ni­dad de ser fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.