El ver­da­de­ro po­der es el amor

Mia - - SUMARIO - Por Rhon­da Byr­ne Del li­bro “El Po­der”, de Rhon­da Byr­ne. Urano: www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

La vi­da es sen­ci­lla. Só­lo tie­ne dos com­po­nen­tes: las co­sas po­si­ti­vas y las co­sas ne­ga­ti­vas. Ca­da as­pec­to de tu vi­da, tan­to si se tra­ta de tu sa­lud, di­ne­ro, re­la­cio­nes o tra­ba­jo, co­mo de tu fe­li­ci­dad es po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo pa­ra ti.

O te­nés mu­cho di­ne­ro o te fal­ta di­ne­ro. Irra­diás sa­lud o te fal­ta sa­lud. Tus re­la­cio­nes son sa­tis­fac­to­rias o son di­fí­ci­les. Tu tra­ba­jo es fas­ci­nan­te y te­nés éxi­to o te re­sul­ta in­sa­tis­fac­to­rio y no triun­fas. Es­tás ple­tó­ri­co de fe­li­ci­dad o ca­si siem­pre es­tás mal. Te­nés años buenos o años ma­los, bue­nas temporadas o ma­las temporadas, días buenos o días ma­los.

Si en tu vi­da hay más co­sas ne­ga­ti­vas que po­si­ti­vas, es que al­go va muy mal y vos lo sa­bes. Ves a otras per­so­nas que son fe­li­ces, quee se sien­ten rea­li­za­das, cu­yas vi­das es­tán re­ple­tas de gran­des co­sas y al­go te di­ce que vos tam­bién te me­re­céss lo mis­mo. Y te­nés ra­zón; ver­da­de­ra-men­te te me­re­cés una vi­da col­ma­da de co­sas bue­nas. La ma­yo­ría de lass per­so­nas que tie­nen gran­des vi­das no son muy cons­cien­tes de lo que hi­cie­ron pa­ra con­se­guir­lo Pe­ro hi­cie­ron al­go. Uti­li­za­ron el po­der que es la cau­sa de to­das las co­sas bue­nas de la vi­da…

To­das las per­so­nas que tie­nen gran­des vi­das, to­das sin ex­cep­ción, han uti­li­za­do el amor pa­ra con­se­guir­lo. ¡El po­der pa­ra con­se­guir to­das las co­sas bue­nas y po­si­ti­vas en la vi­da es el amor! To­das las gran­des re­li­gio­nes, los gran­des pen­sa­do­res, fi­ló­so­fos, pro­fe­tas y lí­de­res han ha­bla­do y es­cri­to so­bre el amor des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos. Pe­ro la ma­yo­ría no he­mos com­pren­di­do sus sa­bias pa­la­bras. Aun­que sus en­se­ñan­zas fue­ran di­ri­gi­das es­pe­cí­fi­ca­men­te a las per­so­nas de su tiem­po, su ver­dad y men­sa­je úni­cos pa­ra el mun­do si­guen sien­do el mis­mo hoy en día: amá, por­que cuan­do amás es­tás uti­li­zan­do el po­der más gran­de del uni­ver­so.

El ti­po de amor del que nos ha­blan los gran­des pen­sa­do­res y re­den­to­res del mun­do es muy di­fe­ren­te de lo que la ma­yo­ría de las per­so­nas en­ten­de­mos co­mo amor. Es mu­cho más que amar a tu fa­mi­lia, ami­gos y co­sas fa­vo­ri­tas, por­que el amor no es só­lo un sen­ti­mien­to: el amor es una fuer­za po­si­ti­va. El amor no es dé­bil, frá­gil o blan­do. ¡El amor es la fuer­za po­si­ti­va de la vi­da! El amor es la cau­sa de to­do lo bueno y po­si­ti­vo. No hay cien fuer­zas po­si­ti­vas di­fe­ren­tes en la vi­da; só­lo hay una.

Las gran­des fuer­zas de la na­tu­ra­le­za, co­mo la gra­ve­dad y el elec­tro­mag­ne­tis­mo, son in­vi­si­bles pa­ra nues­tros sen­ti­dos, pe­ro su po­der es irre­fu­ta­ble. Asi­mis­mo, la fuer­za del amor es in­vi­si­ble, pe­ro, de he­cho, su po­der es mu­cho ma­yor que cual­quie­ra de las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za. La prue­ba de su po­der es­tá en to­das par­tes: sin amor no hay vi­da.

Pen­sa­lo un mo­men­to: ¿qué se­ría del­de mun­do sin amor? En pri­mer lu­gar, ni si­quie­ra exis­ti­rías; sin amor no habrías na­ci­do. Ni ha­bría na­ci­do nin­gún miem­bro de tu fa­mi­lia, ni tus ama­mi­gos. En reali­dad, no ha­bría se­res hu­ma­nos en el pla­ne­ta. Si hoy ce­sa­ra la fuer­za del amor, to­da la es­pe­cie hu­ma­na se iría re­du­cien­do has­ta su to­tal ex­tin­ción.

To­do in­ven­to, des­cu­bri­mien­to y crea­ción hu­ma­na se ha pro­du­ci­do gra­cias al amor de un co­ra­zón hu­mano. Mi­rá a tu al­re­de­dor aho­ra mis­mo. To­do lo que ves es una crea­ción hu­ma­na que no se­ría po­si­ble sin amor. To­do lo que que­rés ser­ser, haha­cer o te­ner pro­ce­de del amor. Sin amor no te mo­ve­rías. No exis­ti­ría la fuer­za po­si­ti­va que te in­ci­ta a le­van­tar­te por la ma­ña­na pa­ra tra­ba­jar, ju­gar, bai­lar, ha­blar, apren­der, es­cu­char mú­si­ca o ha­cer cual­quier co­sa. Es la fuer­za po­si­ti­va del amor la que te ins­pi­ra a mo­ver­te y te des­pier­ta el de­seo de ser, ha­cer o te­ner cual­quier co­sa. La fuer­za po­si­ti­va del amor pue­de crear cual­quier co­sa bue­na, au­men­tar lo po­si­ti­vo y cam­biar cual­quier as­pec­to ne­ga­ti­vo de tu vi­da. Te­nés po­der so­bre tu sa­lud, ri­que­za, ca­rre­ra, re­la­cio­nes y to­das las áreas de tu vi­da. ¡Y ese po­der- el amor- es­tá aden­tro tu­yo!

Pe­ro si te­nés el po­der so­bre tu vi­da y ese po­der es­tá aden­tro tu­yo, ¿por qué tu vi­da no es in­creí­ble? ¿Por qué no son es­plén­di­das to­das las fa­ce­tas de tu exis­ten­cia? ¿Por qué no has po­di­do ha­cer to­do lo que que­rías ha­cer? ¿Por qué no es­tás ple­tó­ri­co de fe­li­ci­dad to­dos los días? La res­pues­ta es: por­que po­dés ele­gir. Po­dés ele­gir en­tre amar y uti­li­zar la fuer­za po­si­ti­va, o no ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.