Ber­nar­do con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

El con­sul­to­rio de Stamateas Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - SUMARIO -

Mi hi­jo ado­les­cen­te, úl­ti­ma­men­te es­tá muy con­tes­ta­dor. An­tes era sú­per com­pa­ñe­ro y pro­li­jo. ¿Es un sín­to­ma nor­mal en un ado­les­cen­te?

Mar­ta Efec­ti­va­men­te, es­ta es una car ac­te­rís­ti­ca tí­pi­ca de la edad que se da por el mie­do de ser hu­mi­lla­do o la f or­ma de ir cons­tru­yen­do su “yo”, su in­de­pen­den­cia.El ado­les­cen­te reac­cio­na a tra­vés de la des­ca­li­fi­ca­ción, de la opo­si­ción, co­mo una for­ma de au­to afir­mar­se.Lo im­por­tan­te es nun­ca“apu­ña­lar” la re­la­ción, to­dos ne­ce­si­ta­mos a nues­tros pa­dres a lo lar­go de to­da la vi­da, por eso te­ne­mos que es­tar pre­sen­tes y man­te­ner siem­pre las vías de co­mu­ni­ca­ción. Los pa­pás te­ne­mos que acom­pa­ñar ese pro­ce­so de gran tur­bu­len­cia, cambios emo­cio­na­les, hor­mo­na­les y so­cia­les, pro­pios de la edad. Cuan­do al­guien bus­ca com­par­tir su vi­da con una per­so­na muy de­pen­dien­te ¿lo ha­ce por una ra­zón en par­ti­cu­lar?

Ali­cia Hay dis­tin­tos ti­pos de res­ca­ta­do­res, an­tes se les lla­ma­ba “ayu­da­dic­tos”, son las per­so­nas que ne­ce­si­tan ayu­dar y és­to es bueno, pe­ro nun­ca te­ne­mos que ha­cer por el otro lo que él pue­de ha­cer por sí mis­mo .En­ton­ces ,si re­mo más que el otro con su pro­ble­ma, co­rro el rie­go de que­dar “en­gan­cha­do”. Si se ayu­da a otra per­so­na en al­go que él pue­de ha­cer so­lo, se le pue­de es­tar trans­mi­tien­do cual­quie­ra de es­tos dos men­sa­jes: Te quie­ro, por eso te ayu­do. No sos ca­paz, por eso te ayu­do. Por­que so­lo no po­dés. Ese men­sa­je ne­ga­ti­vo, a lar­go al­can­ce oca­sio­na quie­bre en la es­ti­ma, por eso uno de­be acom­pa­ñar ,dar una idea, un con­se­jo, pe­ro siem­pre de­jar que que el otro sea el au­tor de los he­chos de su vi­da. Vi­vo con una per­so­na que tie­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas de un ma­ni­pu­la­dor y me sien­to las­ti­ma­da ¿Qué pue­do ha­cer?

Iva­na Lo pri­me­ro es dar­te cuen­ta a tiem­po. Pa­ra dis­tin­guir a una per­so­na con ca­rac­te­rís­ti­cas de ma­ni­pu­la­dor, de­bes sa­ber que usan dis­tin­tos “dis­fra­ces”, es de­cir que en de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos fun­cio­nan de una ma­ner a, en la ca­sa de otr a, en el tra­ba­jo de otra.Por eso te­nés que to­mar­te tiem­po y apren­der a po­ner lí­mi­tes, en ge­ne­ral las per­so­nas ma­ni­pu­la­das son co­de­pen­dien­tes, de­pen­den afec­ti­va­men­te del otro, son evi­ta­ti­vas a las que les cues­ta po­ner lí­mi­tes ,les cues­ta de­cir sí o no y en­ton­ces los ma­ni­pu­la­do­res de­tec­tan es­tas vul­ne­ra­bi­li­da­des. Me gus­ta­ría po­der ser cons­tan­te en mis de­ci­sio­nes, siem­pre las prue­bas o las si­tua­cio­nes me do­ble­gan ¿Có­mo pue­do lo­grar­lo?

Pau­la Hay dos ele­men­tos: de­ci­dir y man­te­ner la de­ci­sión, eso se lla­ma cons­tan­cia, per­se­ve­ran­cia.Hay per­so­nas que to­man la de­ci­sión de em­pe­zar al­go, pe­ro no lo man­tie­nen en el tiem­po. ¿Por qué? por­que el de­seo es dé­bil, por ejem­plo: “el lu­nes co­mien­zo la die­ta…” y el mar­tes ya la de­jan. El de­seo es al­go que te­ne­mos que cui­dar, por que es la in­te­li­gen­cia mo­ti­va­cio­nal, en­ton­ces ali­men­tar ese de­seo ha­ce que las de­ci­sio­nes se man­ten­gan en el tiem­po. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.