Mu­je­res em­pren­de­do­ras

El po­si­cio­na­mien­to fe­me­nino al fren­te de em­pre­sas ha cam­bia­do cier­tas re­glas de jue­go en el mer­ca­do mun­dial. Los apor­tes po­si­ti­vos y los mitos que aun hay que de­rri­bar, en la opi­nión de dos in­ves­ti­ga­do­ras ar­gen­ti­nas

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Avon Cam­pa­ña Glo­bal pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca “Vos ha­cés to­do más lin­do”

Se­gún el in­for­me Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor (GEM) 2013 , prin­ci­pal observador de la ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra en el mun­do, las nue­vas em­pre­sas lle­va­das a ca­bo por mu­je­res re­pre­sen­tan ya 1/3 de la eco­no­mía for­mal y el rol es ma­yor en las in­for­ma­les. En Amé­ri­ca La­ti­na, un al­to por­cen­ta­je de los em­pren­de­do­res por ne­ce­si­dad son mu­je­res, ya que son las que to­man la res­pon­sa­bi­li­dad de con­se­guir o man­te­ner los in­gre­sos fa­mi­lia­res.

Es­te es­tu­dio des­ta­ca que, en el mun­do, 126 mi­llo­nes de mu­je­res ini­cian y tie­nen un em­pren­di­mien­to pro­pio y 98 mi­llo­nes tie­nen ne­go­cios es­ta­ble­ci­dos ha­ce más de tres años y me­dio. Es­to sig­ni­fi­ca que hay 224 mi­llo­nes de mu­je­res que im­pac­tan en la eco­no­mía mun­dial y, por lo tan­to, apro­xi­ma­da­men­te el 37 % de las em­pre­sas en el mun­do per­te­ne­ce­rán a mu­je­res . Ac­tual­men­te, el 52 % de los nue­vos em­pren­de­do­res son mu­je­res.

La in­ves­ti­ga­ción tam­bién re­ve­ló que las mu­je­res tie­nen un gran es­pí­ri­tu em­pren­de­dor mo­ti­va­das por el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar sus pro­pios in­gre­sos, sus­ten­tar a sus fa­mi­lias, ob­te­ner in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y en­ri­que­cer sus vi­das pro­fe­sio­na­les. En la Ar­gen­ti­na, la ma­yor can­ti­dad de em­pren­de­do­res tie­ne en­tre 25 y 44 años y el 62% de la po­bla­ción adul­ta cree que tie­ne ca­pa­ci­da- des pa­ra em­pren­der. Ade­más, el 42%, con­si­de­ra que hay bue­nas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio pa­ra em­pren­der.

Ci­fras alen­ta­do­ras

Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne un mar­co in­me­jo­ra­ble pa­ra que mi­les de mu­je­res ini­cien una ac­ti­vi­dad in­de­pen­dien­te: más del 60 % de los nue­vos tra­ba­jos crea­dos en Bra­sil se le ofre­cen a las mu­je­res y en Co­lom­bia, ellas re­pre­sen­tan más del 60 % de la fuer­za la­bo­ral. En cuan­to a Ar­gen­ti­na, la PEA (Po­bla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Ac­ti­va) es­tá con­for­ma­da en un 50 % por mu­je­res y es la ta­sa más al­ta de Amé­ri­ca La­ti­na.

Las úl­ti­mas en­cues­tas de­ter­mi­nan que las la­ti­noa­me­ri­ca­nas –a di­fe­ren­cia de mu­je­res de otros paí­ses del mun­do- se sien­ten mu­cho más li­bres pa­ra cons­truir su iden­ti­dad y trans­for­mar su vi­da a su ma­ne­ra. Ade­más, es­tán cons­tan­te­men­te in­ten­tan­do desa­rro­llar­se y po­ten­ciar sus ha­bi­li­da­des de to­das las for­mas po­si­bles. Pa­ra la mu­jer la­ti­noa­me­ri­ca­na de hoy, ser cohe­ren­tes y ho­nes­tas con­si­go mis­mas es la lla­ve prin­ci­pal de ac­ce­so al éxi­to que les per­mi­te po­ten­ciar­se al má­xi­mo co­mo per­so­nas.

Mi­ra­da de mu­jer

Se­gún Sil­via To­rres Carbonell, di­rec­to­ra del Pro­yec­to de In­ves­ti­ga­ción GEM

en Ar­gen­ti­na, “se ob­ser­va una sig­ni­fi­ca­ti­va co­rre­la­ción en­tre la con­fian­za de la mu­jer en que po­see los co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des y ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra em­pren­der y sus pro­ba­bi­li­da­des de co­men­zar un nue­vo ne­go­cio. Así tam­bién hay una co­rre­la­ción ne­ga­ti­va en­tre el mie­do a fra­ca­sar y la pro­ba­bi­li­dad de em­pren­der”.

Carbonell ase­gu­ra que co­mo re­sul­ta­do de in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en­tre mu­je­res exi­to­sas, per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te, se iden­ti­fi­ca­ron cier­tos va­lo­res fe­me­ni­nos que se han ge­ne­ra­do en el ám­bi­to pri­va­do y do­més­ti­co:

Ma­yor aten­ción al pro­ce­so en lu­gar de con­cen­trar­se so­la­men­te en los re­sul­ta­dos fi­na­les.

Ma­yor ten­den­cia a con­si­de­rar có­mo una ac­ción pue­de afec­tar a las per­so­nas in­vo­lu­cra­das y más preo­cu­pa­ción por las ne­ce­si­da­des de és­tas.

Una pre­dis­po­si­ción pa­ra va­ler­se de la ex­pe­rien­cia per­so­nal, de la es­fe­ra pri­va­da, cuan­do se ne­go­cia en el ám­bi­to pu­bli­co.

Una ma­yor acep­ta­ción de la di­ver­si­dad, el ejer­ci­cio na­tu­ral de la de­le­ga­ción.

“En las mu­je­res, el tra­ba­jo es par­te in­te­gral de la vi­da pri­va­da, no es­tá se­pa­ra­do de ella, y es­tá en re­la­ción con los afec­tos, da­do que, en ge­ne­ral, man­tie­ne la mis­ma ac­ti­tud en el ho­gar y en el tra­ba­jo. La ne­ce­si­dad de in­te­grar el ám­bi­to fa­mi­liar y el la­bo­ral, si bien ha­ce más com­ple­ja la vi­da, le da cier­ta ven­ta­ja: no hay más re­me­dio que ser una per­so­na in­te­gra­da, equi­li­bra­da. La op­ción de ser em­pren­de­do­ra per­mi­te mu­chas ve­ces con­ci­liar en for­ma más equi­li­bra­da la vi­da per­so­nal, fa­mi­liar y la­bo­ral”, con­clu­ye la in­ves­ti­ga­do­ra y apor­ta

la si­guien­te re­fle­xión: “La mu­jer em­pren­de­do­ra de­be li­de­rar su em­pren­di­mien­to co­mo mu­jer y no tra­tan­do de imi­tar el es­ti­lo de li­de­raz­go mas­cu­lino, siem­pre en for­ma com­ple­men­ta­ria con el hom­bre y nun­ca en com­pe­ten­cia”.

Se­rás se­gún te per­ci­bas

Ma­ri­lén Sten­gel, di­rec­to­ra so­cia de Sten­gel- Ba­tis­ta, Desa­rro­llo Hu­mano y Fa­ci­li­ta­do­ra Gru­pal, quien ade­más se desem­pe­ña co­mo ca­pa­ci­ta­do­ra en te­mas de gé­ne­ro, li­de­raz­go, co­mu­ni­ca­ción y tra­ba­jo en equi­po, con­si­de­ra que a par­tir de có­mo nos eva­lua­mos no­so­tras mis­mas, ac­tua­re­mos fren­te al mun­do. “El pro­ble­ma que las mu­je­res en­fren­ta­mos a la ho­ra de ac­ce­der o as­cen­der en la es­ca­la or­ga­ni­za­cio­nal tie­ne que ver con los mo­de­los men­ta­les acer­ca de lo que es o de­be­ría ser una mu­jer y, por lo tan­to, lo que pue­de ha­cer y có­mo de­be­ría ha­cer­lo”, ex­pli­ca Sten­gel.

La ex­per­ta en li­de­raz­gos plan­tea los si­guien­tes de­sa­fíos a la ho­ra de em­pren­der una em­pre­sa:

1. Ge­ne­rar con­cien­cia res­pec­to de có­mo los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro em­po­bre­cen la ex­pe­rien­cia de hom­bres y mu­je­res.

2. Va­lo­rar las ca­pa­ci­da­des que las mu­je­res po­de­mos apor­tar al mun­do extra do­més­ti­co y que tie­nen que ver con el diá­lo­go, la ho­ri­zon­ta­li­dad, la ne­go­cia­ción, el res­pe­to por lo di­ver­so, la em­pa­tía, el cui­da­do por el equi­po y no só­lo por los re­sul­ta­dos.

3. Desa­rro­llar una ma­ne­ra fe­me­ni­na de man­dar, con­du­cir equi­pos, lo­grar ob­je­ti­vos sin mas­cu­li­ni­zar­nos.

4. En­se­ñar es­ta mi­ra­da va­lo­ra­ti­va a nues­tras hi­jas, her­ma­nas, ami­gas, co­le­gas, pro­fe­sio­na­les más jó­ve­nes, pa­ra que las que ven­gan sean apre­cia­das por eso “dis­tin­to y com­ple­men­ta­rio” que vie­nen a traer.

"El cre­cien­te po­der eco­nó­mi­co

y la in­fluen­cia de

las em­pre­sas cu­yas

due­ñas son mu­je­res es­tá

de la cambiando el per­fil eco­no­mía glo­bal”

(se­gún In­for­me de Na­cio­nes

Uni­das)

“Las ma­dres son gran­des di­rec­to­ras; las cua­li­da­des que ma­dre una

pue­de lle­var al tra­ba­jo es­tán to­tal­men­te

sub­es­ti­ma­das en la so­cie­dad. Ser

ma­dre me hi­zo me­jor di­rec­to­ra ya que co­men­cé a

pen­sar de ma­ne­ra la­te­ral”. Fio­na Bru­ce, em­pre­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.