Mo­men­to de abo­nar y fer­ti­li­zar la tie­rra

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Ma­ría Mart­ha Piz­zi, www.con­sa­bo­raho­gar.com.ar

Cuan­do a una plan­ta le agre­ga­mos fer­ti­li­zan­te, co­mien­za a ver­se más sa­lu­da­ble: da nue­vas ho­jas, cre­ce y pro­du­ce bro­tes. Pe­ro, co­mo to­do, fer­ti­li­zar tie­ne su jus­ta me­di­da. Pa­ra que sea efec­ti­vo el fer­ti­li­zan­te, hay que ha­cer­lo en el mo­men­to co­rrec­to.

En pri­mer lu­gar, te­ne­mos que sa­ber que hay una di­fe­ren­cia pe­que­ña en­tre las plan­tas de in­te­rio­res y las de ex­te­rio­res. Las pri­me­ras sue­len es­tar en ma­ce­ta y eso ha­ce que el sus­tra­to se la­ve más rá­pi­do. Del mis­mo mo­do, en es­tos con­te­ne­do­res, la tie­rra tien­de a en­du­re­cer­se más rá­pi­do, por eso hay que re­mo­ver­la pe­rió­di­ca­men­te pa­ra que es­té ai­rea­da. En am­bos es­ce­na­rios, lo me­jor es uti­li­zar fer­ti­li­zan­tes or­gá­ni­cos, co­mo el hu­mus de lom­briz o el com­post. Es­tos ayu­dan a que la tie­rra no se com­pac­te y son asi­mi­la­dos me­jor por la plan­ta. Ade­más, usan­do ele­men­tos na­tu­ra­les me­jo­ra­mos tam­bién el sue­lo, que es la ba­se de aque­llo que de­sea­mos cui­dar.

Tam­bién hay fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, de li­be­ra­ción len­ta. Tie­nen a su fa­vor que son prác­ti­cos pe­ro su con­tra es que si se usan en de­ma­sía, pro­vo­can una acu­mu­la­ción de sa­les en el sue­lo que ter­mi­na ju­gan­do en

Or­gá­ni­cos o quí­mi­cos, co­no­cer có­mo uti­li­zar­los y cuán­do es la lla­ve pa­ra que tus plan­tas luz­can sa­lu­da­bles

con­tra. Con los or­gá­ni­cos, á es­te ries­go no exis­te. Pa­ra las plan­tas que ne­ce­si­tan suelos más áci­dos (las de in­te­rior, aza­leas o he­le­chos), se pue­de apli­car re­sa­ca, que es na­tu­ral. Con los or­gá­ni­cos, hay que te­ner en cuen­ta que son de efec­to a lar­go pla­zo, aun­que la pri­me­ra me­jo­ría se no­ta de in­me­dia­to. Es­to ha­ce que se lo si­ga usan­do, sin con­si­de­rar que con­ti­núa fun­cio­nan­do la pri­me­ra apli­ca­ción, per­ju­di­can­do así el sue­lo y las plan­tas.

La me­jor épo­ca es cuan­do va ter­mi­nan­do el in­vierno. No es bueno fer­ti­li­zar con tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas. Si ha­ce ca­lor, pro­vo­ca­re­mos que la plan­ta co­mien­ce a dar bro­tes, flo­res y ho­jas que ne­ce­si­ta­rán mu­cha agua y si no la ob­tie­nen, se se­ca­rán. En­ton­ces, ha­brá gas­ta­do ener­gía en vano. En in­vierno, con el frío, las plan­tas en­tran en re­po­so y no con­vie­ne po­ner­las a pro­du­cir a un rit­mo que no es el na­tu­ral. Las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas sig­ni­fi­can cui­da­do y man­te­ni­mien­to. Pa­ra las plan­tas que es­tán en ma­ce­ta, ri­ge es­ta mis­ma re­gla. Pe­ro si és­tas die­ran se­ña­les de de­cai­mien­to (ho­jas ama­ri­llen­tas), en­ton­ces ha­brá que fer­ti­li­zar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.