La prác­ti­ca del mind­ful­ness

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por Lic. Ximena Dá­vi­la y Lic. Pau­la Pon­te* * de Staff Mé­di­co

Si bien es una prác­ti­ca mi­le­na­ria, en los años ‘70 Jon Ka­bat Zinn creó, me­dian­te la cien­cia y las tra­di­cio­nes me­di­ta­ti­vas de orien­te, un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co lla­ma­do Pro­gra­ma MBSR (Mind­ful­ness Ba­sed Stress Re­duc­tion) con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a las per­so­nas a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da y su sa­lud. Ka­bat Zinn bus­ca­ba mo­vi­li­zar los pro­pios re­cur­sos in­ter­nos pro­fun­dos pa­ra la au­to­com­pren­sión, el apren­di­za­je, el cre­ci­mien­to y la cu­ra­ción de las per­so­nas, ex­po­nien­do la idea: “la me­di­ci­na del si­glo XXI tie­ne que ser ne­ce­sa­ria­men­te mu­cho más par­ti­ci­pa­ti­va”. El mind­ful­ness, o aten­ción ple­na, tal su tra­duc­ción, lle­ga al te­rreno de la me­di­ci­na y de la psi­co­lo­gía pa­ra ayu­dar a las per­so­nas a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da.

En Ar­gen­ti­na se prac­ti­ca des­de me­dia­do de los ‘90 y con­sis­te en un en­tre­na­mien­to, que si bien se ba­sa en la me­di­ta­ción bu­dis­ta, no bus­ca fi­nes re­li­gio­sos. Al uti­li­zar téc­ni­cas de la me­di­ta­ción vi­pas­sa­na, el hat­ha yo­ga y un com­po­nen­te de psi­coe­du­ca­ción gru­pal, es muy bien re­ci­bi­do y de mu­cha uti­li­dad en el cam­po mé­di­co, psi­co­ló­gi­co y tam­bién em­pre­sa­rial.

Vi­vi­mos en un mun­do en el cual con­ti­nua­men­te es­ta­mos ex­pues­tos a si­tua­cio­nes es­tre­san­tes, por eso lo que brin­da el en­tre­na­mien­to y la prác­ti­ca de mind­ful­ness es la po­si­bi­li­dad de re­la­cio­nar­nos de una ma­ne­ra di­fe­ren­te con es­tos es­tré­so­res y cam­biar la ma­ne­ra de reac­cio­nar fren­te a ellos pu­dien­do res­pon­der con ple­na con­cien­cia y no de for­ma au­to­má­ti­ca. Es de­cir, co­nec­tar­nos con lo que sea que es­té su­ce­dien­do en el mo­men­to pre­sen­te, sin juz­gar, sin ne­gar, sin ape­gar­se, sin que­rer cam­biar na­da. Acep­tar, sim­ple­men­te, las co­sas tal cual son y po­der to­mar ma­yor con­tac­to con nues­tra men­te y su fun­cio­na­mien­to, así co­mo con nues­tros pen­sa­mien­tos, sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes fí­si­cas. A tra­vés de la me­di­ta­ción y la prác­ti­ca de­sa­rro­lla­mos la ca­pa­ci­dad de traer la aten­ción al mo­men­to pre­sen­te. De es­te mo­do apren­de­mos a es­cu­char nues­tros pen­sa­mien­tos sin que­dar­nos atra­pa­dos en ellos.

La per­so­na que prac­ti­ca es­te ti­po de me­di­ta­ción tie­ne la in­ten­ción de lo­grar un ma­yor ni­vel de au­to­co­no­ci­mien­to y en­fo­car­se ca­da vez más en el mo­men­to pre­sen­te vi­vien­do ple­na­men­te ca­da ex­pe­rien­cia a la que se ve ex­pues­to. Es un en­tre­na­mien­to sis­te­má­ti­co de la aten­ción, que se va desa­rro­llan­do a me­di­da que uno se va com­pro­me­tien­do más con la prác­ti­ca. Es­ta co­ne­xión, trae la po­si­bi­li­dad de ha­cer cambios pro­fun­dos en las per­so­nas.

La prác­ti­ca dia­ria de en­tre 20 y 40 mi­nu­tos es fun­da­men­tal, y se pue­den rea­li­zar tan­to prác­ti­cas for­ma­les (me­di­ta­ción, ejer­ci­cios de yo­ga con­cien­te, etc) co­mo in­for­ma­les en don­de cual­quier ac­ti­vi­dad de la vi­da dia­ria se pue­de con­ver­tir en una prác­ti­ca de mind­ful­ness (ca­mi­nar, co­mer, tra­ba­jar con con­cien­cia ple­na).

Los be­ne­fi­cios de es­te en­tre­na­mien­to son: me­jo­ra la pre­sión ar­te­rial y los ni­ve­les de cor­ti­sol (hor­mo­na del es­trés); me­jo­ra nues­tra ma­ne­ra de afron­tar el es­trés, ha­cien­do elec­cio­nes con­cien­tes en res­pues­ta a de­sa­fíos la­bo­ra­les; me­jo­ra el en­torno de tra­ba­jo y las re­la­cio­nes la­bo­ra­les; ma­yor re­gu­la­ción de nues­tras emo­cio­nes; ma­yor acep­ta­ción de uno mis­mo; en­se­ña a man­te­ner el equi­li­brio y el fo­co en si­tua­cio­nes desafian­tes; crea y sos­tie­ne há­bi­tos de tra­ba­jo sa­lu­da­bles; per­mi­te una ma­yor cla­ri­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes; me­jo­ra es­ta­dos de áni­mo de­pre­si­vos y fa­ci­li­ta la pre­ven­ción, el afron­ta­mien­to y la re­cu­pe­ra­ción en de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías mé­di­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.