Pro­pie­da­des del ama­ran­to

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

El ama­ran­to (tam­bién co­no­ci­do co­mo huautli) es un pseu­do­ce­real con al­to va­lor nu­tri­cio­nal que se cul­ti­va en Amé­ri­ca des­de ha­ce mi­les de años. Tan­to in­cas, az­te­cas y ma­yas lo cul­ti­va­ban y con­su­mían co­mo ba­se de su die­ta, in­clu­so és­tos úl­ti­mos la con­si­de­ra­ban una plan­ta sa­gra­da.

Del ama­ran­to se apro­ve­chan tan­to las se­mi­llas co­mo las ho­jas. Ade­más, al no po­seer glu­ten es to­tal­men­te ap­to pa­ra ce­lia­cos o per­so­nas que quie­ran evi­tar el glu­ten.

Las ho­jas con­tie­nen Vi­ta­mi­nas A, B1, B2, B3 y C, mi­ne­ra­les co­mo el cal­cio, el mag­ne­sio, el fós­fo­ro y el hie­rro, y fi­bra que ayu­da a pre­ve­nir el es­tre­ñi­mien­to. Son una ex­ce­len­te fuen­te de an­ti­oxi­dan­tes.

La se­mi­lla del ama­ran­to po­see gran con­cen­tra­ción de pro­teí­nas ve­ge­ta­les y son ri­cas tan­to en gra­sas be­ne­fi­cio­sas co­mo en be­ta-si­tos­te­rol, es­cua­leno y lu­na­sin, sus­tan­cias con gran po­der an­ti­can­ce­rí­geno. Tan­to las ho­jas co­mo los gra­nos tie­nen efec­to diu­ré­ti­co y ca­pa­ci­dad pa­ra regular la hi­per­ten­sión, cui­dar el hí­ga­do, regular los ni­ve­les de azú­car en san­gre, com­ba­tir la des­nu­tri­ción, la dia­rrea y nos pro­por­cio­nan ener­gía.

El ama­ran­to es un ali­men­to muy com­ple­to es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra eta­pas de gran re­que­ri­mien­to de nu­trien­tes, co­mo du­ran­te el cre­ci­mien­to, el em­ba­ra­zo y lac­tan­cia y per­so­nas con gran exi­gen­cia fí­si­ca.

Las ho­jas y ta­llos se co­ci­nan co­mo cual­quier otra ver­du­ra de hoja, pu­dién­do­se aña­dir a en­sa­la­das, gui­sos, pu­rés, ba­ti­dos ver­des, tor­ti­llas, etc. Con las se­mi­llas se pue­de pre­pa­rar una nu­tri­ti­va le­che ve­ge­tal, tam­bién se pue­den aña­dir a so­pas, gui­sos, pa­ra re­lle­nos, pa­pi­llas, se pue­den com­bi­nar con ce­rea­les, le­gum­bres, o sim­ple­men­te sus­ti­tuir los ce­rea­les de las re­ce­tas. Pa­ra ha­cer la le­che, re­mo­jar 2 cu­cha­ra­das de ama­ran­to en grano al me­nos dos ho­ras, her­vir con 1 1/ 2 ta­za de agua ca­lien­te du­ran­te unos mi­nu­tos, co­lar con un lien­zo y en­dul­zar. Es­ta le­che es uti­li­za­da en los paí­ses an­di­nos pa­ra ali­men­tar a los be­bés. No re­sul­ta aler­gé­ni­ca, sien­do muy al­ca­li­na y pro­tei­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.