Las an­ti botineras

Ellos pue­den ser fa­mo­sos y has­ta dio­ses de un Olim­po ines­pe­ra­do, pe­ro ellas se man­tie­nen de­trás, sin pe­leas, gri­tos ni de­man­das. To­dos co­no­cen a Elia­na Guer­cio pe­ro ¿quién es Ma­ría Fer­nan­da Mo­re­llo? Por­qué son co­mo son las es­po­sas de los ído­los que eli­gie

Mia - - SUMARIO - Por Nancy Bu­llo­ri­ni

Pa­só el Mun­dial de Fút­bol de Bra­sil pe­ro hay nom­bres que si­guen so­nan­do: Mas­che­rano y su ga­rra, Di Ma­ría, Ro­me­ro con­ver­ti­do en hé­roe, Mes­si, el Kun Agüe­ro. En me­dio del tsu­na­mi in­for­ma­ti­vo, ellas tam­bién se co­la­ron y ge­ne­ra­ron co­men­ta­rios (al­gu­nos subidos de mal gus­to) y ru­mo­res: Evan­ge­li­na An­der­son, Elia­na Guer­cio, Ya­ni­na Scre­pan­te (¡ho­rri­ble! su con­fe­sión so­bre la abs­ti­nen­cia de se­xo), Ka­ri­na la Prin­ce­si­ta.

Del otro la­do de lo que des­de ha­ce ya tiem­po, se dio en lla­mar el fe­nó­meno “botineras”, hay mu­je­res, es­po­sas y no­vias de los as­tros más des­ta­ca­dos del de­por­te ar­gen­tino que han ele­gi­do sim­ple­men­te eso: acom­pa­ñar, amar y sos­te­ner. De ellas, no re­sue­nan ni sus nom­bres: Jor­ge­li­na Car­do­so, Ma­ría Fer­nan­da Mo­re­llo, Eu­ge­nia Luy­sar­do, An­to­ne­lla Roc­cuz­zo (tal vez un po­co) y has­ta po­cos res­pon­de­rían con se­gu­ri­dad que Ma­ria­ne­la Oro­ño es la es­po­sa de Ema­nuel Gi­nó­bi­li. Ellos, dio­ses en­cum­bra­dos en los pan­teo­nes de la glo­ria. Ellas, na­da ¿Tie­ne eso un pre­cio?

Es­tas mu­je­res evi­tan los ma­reos de los flas­hes y a di­fe­ren­cia de las Wan­das o de las Nan­nis, ha­cen mu­tis por el fo­ro. De­tes­tan el pri­mer plano y ¡guay! si a al­guien se le ocu­rre de­cir­les “botineras”.

Na­da más que una es­po­sa

“Leer que Wan­da Na­ra es­tá or­gu­llo­sa de de­cir que es bo­ti­ne­ra, só­lo de­mues­tra que con­si­guió lo que siem­pre

bus­có, sin­ce­ra­men­te esa chi­ca...”, di­ce con fas­ti­dio Jor­ge­li­na Car­do­so, la mu­jer del An­gel Di Ma­ría. El fut­bo­lis­ta de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na y Car­do­so lle­van ya tres años de ca­sa­dos y ha­ce un año y tres me­ses na­ció de ese amor Mía, su úni­ca hi­ja, por quien tan­to lu­cha­ron jun­tos, lue­go de que la pe­que­ña na­cie­ra de par­to pre­ma­tu­ro. Jor­ge­li­na sos­tie­ne que “bo­ti­ne­ra es la que bus­ca ju­ga­do­res só­lo pa­ra sal­var­se eco­nó-

mi­ca­men­te y an­tes de que es­te 'boom' exis­tie­ra era­mos só­lo es­po­sas”. Mu­jer de ar­mas to­mar y sin pe­los en la len­gua, no du­da en de­jar cla­rí­si­mo su enojo si al­guien, tal vez, se le ocu­rre ca­li­fi­car­la con ese mo­te. “Soy la es­po­sa, la se­ño­ra de An­gel Di Ma­ría, na­da más”. Y na­da me­nos.

Es­tos de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to se ven obli­ga­dos, por su tra­ba­jo, a tras­la­dar­se de país en país sin re­si­den­cia per­ma­nen­te. “A ve­ces es­tas mu­je­res que­dan re­le­ga­das a un se­gun­do plano –ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Bea­triz Gol

dberg–. Li­mi­ta­das a se­guir a sus ma­ri­dos. Eso no es bueno. Es im­por­tan­te tam­bién que ellas desa­rro­llen una vi­da pro­pia y no que­den opa­ca­das de­trás de la fa­ma del ma­ri­do. A ve­ces, su­ce­de que es el mis­mo hom­bre al que no le gus­ta que su mu­jer se des­ta­que. A Maxi Ló­pez, las apa­ri­cio­nes de su ex mu­jer, Wan­da Na­ra, en los me­dios no le agra­da­ba mu­cho. Pe­ro eso su­ce­de con mu­chos. A los po­lí­ti­cos tam­bién les pa­sa, son muy nar­ci­sis­tas y no quie­ren que la mu­jer les opa­que la ca­rre­rra”.

Mi vi­da con él

El “bo­ti­ne­ris­mo”, ca­li­fi­ca­ti­vo mi­só­gino si los hay, lle­gó has­ta lí­mi­tes in­de­sea­bles: el dia­rio ca­ta­lán Sport en­tre­ga el Ba­lón Ro­sa de Oro, a la mu­jer más lin­da que es­té en pa­re­ja con un ju­ga­dor de fút­bol. Mu­chas que­dan fue­ra de com­pe­ti­ción.

“La mu­jer de Mas­che­rano o de Mes­si tie­nen otra ca­rac­te­rís­ti­ca -ex­pli­ca la li

cen­cia­da Gold­berg-, son más sen­ci­llas y co­men­za­ron a no­viar con sus es­po­sos des­de muy jo­ven­ci­tas, des­de an­tes de la fa­ma, y am­bos vie­nen de un ori­gen y una his­to­ria co­mún”

Có­mo se sos­tie­nen es­tas pa­re­jas en el tiem­po es un gran in­te­rro­gan­te: “Por su­pues­to, to­do de­pen­de­rá del de­seo que ca­da una ten­ga en su vi­da. Ellas, aquí y aho­ra, desean con­ser­var ese per­fil bajo y son tran­qui­la­men­te fe­li­ces acom­pa­ñan­do a su pa­re­ja. Ade­más, tie­nen hi­jos chi­cos y hay que cui­dar­los, es­tán cons­tru­yen­do un ho­gar y su de­seo es­tá pues­to ahí”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga y des­ta­ca la im­por­tan­cia de los con­tra­tos pa­ra que fun­cio­ne una pa­re­ja: “Cuan­do se ar­ma una pa­re­ja, se es­ta­ble­ce un con­tra­to y es im­por­tan­te que con el pa­so de tiem­po se vuel­va a re­con­tra­tar. Es de­cir, de­jar en cla­ro qué es lo que una es­pe­ra de esa re­la­ción y del otro. Mu­chos ma­tri­mo­nios de de­por­tis­tas fa­mo­sos ter­mi­nan en fuer­tes desacuer­dos. y to­do por­que la mu­jer que ha­bían es­co­gi­do aca­ba­ba sien­do muy di­fe­ren­te a lo que era al prin­ci­pio”.

Des­pués del par­ti­do con­tra Ho­lan­da, la fi­gu­ri­ta más bus­ca­da por los me­dios fue la mu­jer de Ja­vier Mas­che­rano. Cuan­do la pren­sa lle­gó a San Lo­ren­zo, su ciu­dad na­tal, Ma­ría Fer­nan­da, sim­ple­men­te es­ta­ba dur­mien­do la sies­ta. Cuan­do se le pre­gun­ta por sus pro­yec­tos per­so­na­les, cuen­ta que siem­pre qui­so es­tu­diar ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, pe­ro que no pu­do cuan

do se ca­só. “Nun­ca es tar­de, di­ce, lo voy a ha­cer” .

Ser “la mu­jer de” tam­bién pue­de ser un de­seo vá­li­do, pe­ro tie­ne sus con­se­cuen­cias, bue­nas o ma­las. A los 30 años, es­tas mu­je­res es­tán en la cresta de la ola, si tu­vie­ran un pro­yec­to pro­pio se­ría muy di­fi­cil pa­ra ellas se­guir a sus ma­ri­dos que via­jan to­do el tiem­po. Al­gu­nas acep­tan pos­ter­gar su vi­da por­que es la úni­ca ma­ne­ra de es­tar cer­ca de ellos y con­tro­lar­los un po­co.

Gold­berg ase­gu­ra que la elec­ción de es­tas mu­je­res im­pli­ca una vi­da mu­cho más re­la­ja­da, en con­tra­par­ti­da con la exi­gen­cia que otras pa­de­cen. “Hoy, la mu­jer es co­mo una multiprocesadora: tie­ne que aten­der a los chi­cos, ma­ne­jar su em­pre­sa, es­tar bien pa­ra su es­po­so y aman­te. Ser be­lla. Es de­ma­sia­do”.

Otro es­ti­lo

Many y Ma­nu ha­ce 17 años que es­tán jun­tos. Ella te­nía ape­nas 16 cuan­do co­no­ció al más gran­de bas­quet­bo­lis­ta del país y 18 cuan­do par­tió a Ita­lia con el ar­gen­tino con­vo­ca­do a ju­gar en las gran­des li­gas. Ha­ce 12 años que vi­ven en San An­to­nio, Te­xas. Po­co y na­da se sa­be de la vi­da de Ma­ria­ne­la Oro­ño, quien se de­di­ca a full a sus tres hi­jos: los me­lli­zos Dan­te y Ni­co­la, de tres años y Lu­ca, el pe­que­ñín que na­ció ha­ce tres me­ses. “Hay de­por­tis­tas que se que­jan si la mu­jer se ha­ce no­tar de­ma­sia­do, pe­ro si ob­ser­vás, es­tos hom­bres tam­bién son muy nar­ci­sis­tas. Creen que su es­po­sa cam­bió por­que pre­fie­ren no acep­tar que siem­pre su­pie­ron que ella era así. Es el ca­so de Wan­da y Maxi Ló­pez”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta.

Re­ser­va­da co­mo su ma­ri­do, An­to­ne­lla Roc­cuz­zo es el gran amor de Lio­nel Mes­si. Nun­ca le in­tere­só el fút­bol y mu­cho me­nos las cá­ma­ras, aun cuan­do su fi­gu­ra­fi des­pier­ta el in­te­rés, cual si fue­ra una Pri­me­ra Da­ma. La Ne­gra, co­mo la lla­man sus ín­ti­mos, rom­pe el mi­to de la bo­ti­ne­ra. Du­ran­te­ra to­dos es­tos años la pren­sa trtra­tó de ob­te­ner una de­cla­ra­ción dde la jo­ven, pe­ro to­do in­ten­to re­re­sul­tó in­fruc­tuo­so. Cuan­do es­po­po­rá­di­ca­men­te tie­ne al­go pa­ra de­de­cir, lo ha­ce por las re­des so­cia­cia­les. “Hay mu­je­res de fa­mo­sos – ssos­tie­ne la li­cen­cia­da Gold­berg–, co­co­mo la de Ca­nig­gia, que re­ve­lan co­con el tiem­po su amor pro­pio. Es­tán muy pen­dien­tes de su ima­gen, de su­bir fo­tos, de man­dar tuits. No to­le­ran que­dar en un se­gun­do plano. Y si si­guen jun­tos, es por­que han he­cho un nue­vo con­tra­to con su pa­re­ja”.

Pe­ro al­go es­tá cambiando: lo que ha­ce una dé­ca­da en­can­di­la­ba por su gla­mour, hoy sue­na a de­ta­lle de pé­si­mo gus­to. De­ja­ron de di­ver­tir las in­ti­mi­da­des de Luly Za­la­zar

y su no­vio, Re­dra­do. “Has­ta Lous­teau per­dió cre­di­bi­li­dad cuan­do se des­cu­brió su ro­man­ce con Juanita Via­le. Ya el per­fil de los años '90, deportes, po­lí­ti­ca y fa­rán­du­la mez­cla­da, no le cae bien a la gen­te. Las mu­je­res que mues­tran un per­fil más discreto sue­len ser más va­lo­ra­das”, sos­tie­ne Gold­berg.

Sen­ci­llez y hu­mil­dad, po­si­cio­nar­se en un lu­gar fe­me­nino en lu­gar de mas­cu­li­nar­se son pa­ra Many, Ma­ría Fer­nan­da, An­to­ne­lla y Jor­ge­li­na sus pro­pios lo­gros per­so­na­les que en na­da obs­ta­cu­li­zan la po­ten­cia del de­seo que las im­pul­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.