La ener­gía en el dor­mi­to­rio in­fan­til

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Uno de los ob­je­ti­vos del Feng Shui en el dor­mi­to­rio in­fan­til es lo­grar una ener­gía sa­lu­da­ble y un equi­li­brio ade­cua­do del Yin-Yang. De es­te mo­do, los chi­cos vi­vi­rán en un en­torno ar­mo­nio­so que pro­pi­cie el cre­ci­mien­to sa­lu­da­ble, tan­to en el plano fí­si­co, in­te­lec­tual co­mo emo­cio­nal.

Recomendaciones ge­ne­ra­les

Regular las ener­gías Yin y Yang En prin­ci­pio, el Yin y el Yang de­be­rían es­tar equi­li­bra­dos en un 50 y 50%, pe­ro de­pen­dien­do del la ac­ti­vi­dad que se desa­rro­lle en el am­bien­te, de­be­re­mos mo­du­lar es­tas pro­por­cio­nes, ten­dien­do un po­co más ha­cia una ener­gía u otra. Las ac­ti­vi­da­des Yin, co­mo des­can­sar, re­quie­ren un Chi que in­duz­ca a la re­la­ja­ción, en cam­bio, las Yang, co­mo las lú­di­cas, re­quie­ren en el en­torno unn Chi que pro­pi­cie el di­na­mis­mo.

Los fac­to­res que ayu­dan a me­dir y regular el Yin-Yang de un lu­gar son los co­lo­res pre­do­mi­nan­tes, la ilu­mi-ina­ción, la pro­por­ción en­tre los es­pa­cio­si lllle­nos y llos va­cíos,í lla for­ma en que cir­cu­la la ener­gía, la tem­pe­ra­tu­ra, en­tre otros.

Yin: re­pre­sen­ta­do en los co­lo­res cla­ros y se­re­nos, co­mo el ver­de agua, el ce­les­te, el bei­ge o el ro­sa­do pas­tel. Ayu­dan a que los ni­ños se tran­qui­li­cen y con­ci­lien el sue­ño. Sin em­bar­go, en ex­ce­so, pue­den en­fer­mar a un ni­ño, por ejem­plo, cuan­do en la ha­bi­ta­ción hay hu­me­dad, fal­ta de luz so­lar y de bue­na ven­ti­la­ción, co­lo­res tris­tes y des­gas­ta­dos. Es­te des­ba­lan­ce no­ci­vo trae pro­ble­mas aními­cos (de­pre­sión, apa­tía, ais­la­mien­to) y res­pi­ra­to­rios, en­tre otros.

Yang: re­pre­sen­ta­do por los co­lo­res in­ten­sos, co­mo el na­ran­ja, el amarillo o el ro­jo bri­llan­tes. Un am­bien­te con un ex­ce­so de es­ta ener­gía fa­vo­re­ce los trastornos en la con­duc­ta por­que se ac­ti­va el ner­vio­sis­mo y la hi­per­ac­ti­vi­dad. Los ni­ños po­drían te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra des­can­sar, con­cen­trar­se en el es­tu­dio, en­tre otras.

Por lo tan­to, es im­por­tan­te que las ha­bi­ta­cio­nes per­mi­tan regular las ener­gías. El sec­tor de des­can­so de­be te­ner co­lo­res cá­li­dos y sua­ves, con un ve­la­dor pa­ra la lec­tu­ra y una luz di­fu­sa en el cie­lo­rra­so. El sec­tor de jue­gos, de­be te­ner to­nos más Yang en su de­co­ra­ción.

Siem­pre hay que tra­tar que las ha­bi­ta­cio­nes es­tén bien ven­ti­la­das, de­jar que el sol in­gre­se en al­gún mo­men­to del día, evi­tan­do las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas, es de­cir, que no sean ni muy ca­lu­ro­sas ni muy frías. El uso de cor­ti­na­dos re­sul­ta útil por­que ayu­da a regular la luz y la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal. Re­cuer­den que un ex­ce­so de luz con ilu­mi­na­ción cla­ra de tu­bos tam­bién des­ar­mo­ni­za.

Un con­se­jo que nun­ca fa­lla es usar los co­lo­res cla­ros en las gran­des su­per­fi­cies co­mo las pa­re­des y re­ser­var los apor­tes Yang a los cor­ti­na­dos, lám­pa­ras o acol­cha­dos. Co­lo­car en la ha­bi­ta­ción fo­to­gra­fías de com­pa­ñe­ros y fa­mi­lia en ac­ti­tud ale­gre es muy pro­pi­cio. Tam­bién ex­hi­bir pre­mios o ju­gue­tes siem­pre que se con­ser­ve el or­den den­tro de la ha­bi­ta­ción pa­ra no obs­truir la bue­na cir­cu­la­ción de la ener­gía. Dor­mir ha­cia una orien­ta­ción co­rrec­ta

EEs ne­ce­sa­rio sa­car el nú­me­ro Kua con la fe­cha de na­ci­mien­to de los ni­ñ­ni­ños pa­ra co­lo­car la ca­be­ce­ra de la ca­ma orien­ta­da ha­cia una de sus dir­di­rec­cio­nes fa­vo­ra­bles. Es­ta me­di­da es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te a par­tir­tir de los 7 años y a lo lar­go de to­da la edad es­co­lar. Zo­nas geo­pa­tó­ge­nas

Las zo­nas geo­pa­tó­ge­nas des­eqe­qui­li­bran el cam­po elec­tro­magn­né­ti­co de las per­so­nas que pa­san mu­chas ho­ras ex­pues­tas a ellas. Se de­tect­tan con ell uso dde va­ri­lla­sill dde ra­dies­te­sia. Si un ni­ño duer­me en un sec­tor afec­ta­do por cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos no­ci­vos, es­to po­dría traer­le pro­ble­mas de sa­lud y de com­por­ta­mien­to. En es­tos ca­sos, hay que co­rrer la ca­ma de lu­gar. Pa­ra bus­car una bue­na ubi­ca­ción de la ca­ma, se de­be­ría te­ner en cuen­ta las si­guien­tes recomendaciones ge­ne­ra­les:

Los es­pe­jos en las ha­bi­ta­cio­nes po­ten­cian las ener­gías geo­pá­ti­cas.

No co­lo­car la ca­ma de­ba­jo o lin­dan­te a un ba­ño, si es­tá en esa ubi­ca­ción, ale­jar la ca­ma del inodo­ro o del bi­det, es­pe­cial­men­te la ca­be­ce­ra.

No co­lo­car la ca­ma arri­ba o lin­dan­te del ar­te­fac­to cocina (horno y hor­na­llas) ya que irra­dia ener­gía Yang muy in­ten­sa.

En lo po­si­ble, no uti­li­zar sá­ba­nas o man­tas que con­ten­gan acrí­li­co o ny­lon ya que es­tos ma­te­ria­les re­tie­nen ener­gía y es­tá­ti­ca.

Evi­tar que los ni­ños duer­man de­ba­jo de vi­gas, si no hay otra op­ción, col­gar de ellas un cris­tal fa­ce­ta­do pa­ra dis­per­sar el Sha Chi.

*Di­rec­to­ra del Centro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.