El ver­da­de­ro po­der que cu­ra

Mia - - SUMARIO - Por Rhon­da Byr­ne

Qué sig­ni­fi­ca es­tar sano? Tal vez pien­ses que es­tar sano sig­ni­fi­ca no es­tar en­fer­mo, pe­ro es­tar sano es mu­cho más que eso. Si te sen­tís bien, nor­mal o no sen­tís na­da es­pe­cial, no es­tás sano.

Es­tar sano es sen­tir­se co­mo se sien­ten los ni­ños pe­que­ños que ex­plo­tan de ener­gía to­dos los días. Sus cuer­pos son li­ge­ros y fle­xi­bles, se mue­ven sin es­fuer­zo. Sus pies son co­mo plu­mas. Tie­nen la men­te cla­ra, son fe­li­ces, no tie­nen es­trés ni preo­cu­pa­cio­nes. Duer­men pro­fun­da­men­te y en paz to­das las no­ches y,

cuan­do se le­van­tan, es­tán to­tal­men­te re­no­va­dos, co­mo o si tu­vie­ran un cuer­po nue­vo. . Sien­ten pa­sión y en­tu­sias­mo o por ca­da nue­vo día. Mi­rá a los s ni­ños y ve­rás lo que sig­ni­fi­ca a es­tar sano. ¡Así es co­mo te e sen­tías y así es co­mo to­da­vía a de­be­rías sen­tir­te!

¡Po­dés sen­tir­te siem­pre así sí por­que la sa­lud ili­mi­ta­da es­tá á siem­pre a tu dis­po­si­ción a traa­vés de la fuer­za del amor! Nunn ca se te nie­ga na­da ni por un se­gun­do. To­do lo que deseás es tu­yo eso in­clu­ye sa­lud sin lí­mi­tes. ¡Pe­ro te­nés que abrir la puer­ta pa­ra re­ci­bir­la!

Lo que pen­sás en tu co­ra­zón es lo que con­si­de­rás cier­to. Las creen­cias no son más que pen­sa­mien­tos re­pe­ti­dos con fuer­tes emo­cio­nes aso­cia­das a ellos: “Me res­frío con fa­ci­li­dad”, “Ten­go un es­tó­ma­go de­li­ca­do”, “Me cues­ta adel­ga­zar”, “Soy alér­gi­co a es­to”, “El ca­fé me man­tie­ne despierto”. To­das es­tas son creen­cias, no he­chos. Una creen­cia es cuan­do to­mas­te una de­ci­sión, cuan­do ya dis­te el ve­re­dic­to, ce­rras­te la puer­ta, ti­ras­te la lla­ve y no hay lu­gar pa­ra la ne­go­cia­ción. Pe­ro to­do lo que creas y sien­tas co­mo cier­to, se­rá cier­to pa­ra ti, tan­to si tus creen­cias te ayu­dan co­mo si te per­ju­di­can. Cual­quie­ra que sea la creen­cia que trans­mi­tas, la ley de la atrac­ción di­ce que vol­ve­rá a ti.

Mu­chas per­so­nas tie­nen más pen­sa­mien­tos de mie­do res­pec­to a la sa­lud que pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos. No es de ex­tra­ñar, de­bi­do a la aten­ción que se pres­ta en el mun­do a las en­fer­me­da­des y a que to­dos los días es­ta­mos ex­pues­tos a esa preo­cu­pa­ción. A pe­sar de to­dos los avan­ces de la me­di­ci­na, las en­fer­me­da­des au­men­tan por­que ca­da vez las te­me­mos más.

¿Te­nés más sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos res­pec­to a la sa­lud que sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos? ¿Creés más en una sa­lud du­ra­de­ra que en que, tar­de o tem­prano, con­trae­rás una en­fer­me­dad? Si creés que tu cuer­po se de­te­rio­ra­rá con la edad y que la en­fer­me­dad es inevi­ta­ble, es­tás trans­mi­tien­do esa creen­cia y la ley de la atrac­ción ten­drá que de­vol­vér­te­la en cir­cuns­tan­cias y en tu es­ta­do de sa­lud ge­ne­ral y fí­si­co. El efec­to pla­ce­bo en la me­di­ci­na es la prue­ba del po­der de las creen­cias. A un gru­po de pa­cien­tes se le da el tra­ta­mi­mien­to o las pas­ti­llas reales y aal otro se le da un pla­ce­bo- una pas­ti­lla de azú­car o un fal­so tra­ta­mien­to-, pe­ro a nin­guno se le di­ce cuál es el que cu­ra­rá sus sín­to­mas o enen­fer­me­dad. Sin em­bar­go, el gru­po del pla­ce­bo sue­le ex­pe­ri­men­tar no­ta­bles me­jo­rías y la re­duc­ción o des­apa­ri­ción de los sín­to­mas. Los sor­pren­den­tes re­sul­tad­dos del efec­to pla­ce­bo de­mues­tran- re­gu­lar­men­te el po­der de las creen­cias so­bre­bre nues­tro cuer­po. Lo que das ha­bi­tual­men­te a tu cuer­po con tus creen­cias o fuer­tes sen­ti­mien­tos es lo que re­ci­bís.

Ca­da sen­ti­mien­to im­preg­na ca­da una de tus cé­lu­las y ór­ga­nos. Cuan­do te­nés sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos, es­tás trans­mi­tien­do amor y re­ci­bís to­da la fuer­za de la sa­lud a tra­vés de tu cuer­po a un rit­mo sor­pren­den­te. Cuan­do te­nés sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos, la ten­sión ha­ce que tus ner­vios y cé­lu­las se con­trai­gan, cam­bia tu pro­duc­ción vi­tal de sus­tan­cias quí­mi­cas cor­po­ra­les, se con­traen tus va­sos san­guí­neos, tu res­pi­ra­ción se vuel­ve su­per­fi­cial; to­do ello re­du­ce la fuer­za de la sa­lud en los ór­ga­nos y en to­do tu cuer­po. La en­fer­me­dad es sim­ple­men­te el re­sul­ta­do de un cuer­po que ha­ce mu­cho tiem­po que no es­tá a gus­to de­bi­do a sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos co­mo el es­trés, la preo­cu­pa­ción y el mie­do.

Del li­bro “El Po­der”, de Rhon­da Byr­ne.

Urano: www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.