Pe­lo co­lor en ca­sa

Lo nue­vo pa­ra que te que­de co­mo de pe­lu­que­ría

Mia - - PORTADA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Cuan­do te­ne­mos que re­cor­tar gas­tos, las mu­je­res em­pe­za­mos por la pe­lu­que­ría, so­bre to­do la co­lo­ra­ción que, aun­que ne­ce­sa­ria, se pue­de ha­cer de ma­ne­ra casera. “Las mu­je­res que asis­ten al sa­lón es­tán bus­can­do re­ga­lar­se un mo­men­to es­pe­cial pa­ra po­ner el fo­co en su es­té­ti­ca per­so­nal. Con­tra­ria­men­te, cuan­do se com­pran la co­lo­ra­ción pa­ra ha­cér­se­las ellas mis­mas en sus ca­sas, lo que bus­can es só­lo el re­sul­ta­do, o sea, ta­par ca­nas o em­pa­re­jar la ga­ma”, co­men­ta Ulises Steg­ma­yer, Di­rec­tor Ar­tís­ti­co y RR. PP. de la División Pro­duc­tos Pro­fe­sio­na­les de L`Oréal.

¡No se las cul­pa! La tin­tu­ra de uso ma­si­vo y do­més­ti­co es más sim­ple (y más efec­ti­va) de lo que so­lía ser. Las úl­ti­mas fór­mu­las son más sen­ci­llas de apli­car, lle­van me­nos tiem­po, y tie­nen me­no­res ni­ve­les de los da­ñi­nos pe­ró­xi­do y amo­nía­co. Co­mo si to­do es­to fue­ra po­co, traen unos nue­vos acon­di­cio­na­do­res que res­tau­ran las he­bras y las cu­tí­cu­las lue­go del pro­ce­so de co­lo­ra­ción. Ade­más, es­tos nue­vos pro­duc­tos traen, den­tro de sus ca­jas, ins­truc­cio­nes cla­ras, y así mis­mo se han me­jo­ra­do los cen­tros de ayu­da te­le­fó­ni­ca al con­su­mi­dor de las com­pa­ñías.

Sin em­bar­go, Mar­ce­la Brut­ti, ma­na­ger del We­lla Beauty Art Stu­dio, rea­li­za al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas a la ho­ra de la au­to­apli­ca­ción en ca­sa: “Cuan­do se mez­cla la co­lo­ra­ción del po­mo con el ac­ti­va­dor es im­pres­cin­di­ble res­pe­tar las can­ti­da­des y nun­ca uti­li­zar re­ci­pien­tes, mez­cla­do­res ni bro­ches me­tá­li­cos, ya que pue­den al­te­rar los re­sul­ta­dos”. La ex­per­ta ase­gu­ra que pa­ra la apli­ca­ción se ne­ce­si­ta di­vi­dir la ca­be­za en una zo­na fron­tal y una zo­na de cús­pi­de a nu­ca. “Las sub­di­vi­sio­nes que va­ya rea­li­zan­do tie­ne que ser sec­cio­nes de ca­be­llo fi­nas y rea­li­zar un buen de­pó­si­to de pro­duc­to y so­lo so­bre el cre­ci­mien­to”, aler­ta. Ade­más, es fun­da­men­tal res­pe­tar los tiem­pos de apli­ca­ción y con­ti­nuar con un buen en­jua­gue y la­va­do pa­ra que no que­de nin­gún re­si­duo en el ca­be­llo ni en el cue­ro ca­be­llu­do.

Así, con un po­co de ex­pe­rien­cia, las fór­mu­las pa­ra ha­cer­se en ca­sa te otor­gan un co­lor y un bri­llo ra­dian­te, y de­jan tu pe­lo in­creí­ble­men­te sa­lu­da­ble. ¿Per­ma­nen­tes o se­mi-per­ma­nen­tes?

“Las co­lo­ra­cio­nes que tie­nen amo­nía­co, o de­ri­va­dos de es­te, son aque­llas que se de­no­mi­nan per­ma­nen­tes,

tie­nen la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar gran­des trans­for­ma­cio­nes en el ca­be­llo, co­mo acla­rar, os­cu­re­cer, cu­brir ca­nas”, ex­pli­ca Brut­ti. Por su par­te, aque­llas co­lo­ra­cio­nes que no con­tie­nen amo­nía­co en su formula se de­no­mi­nan co­lo­ra­cio­nes tono so­bre tono o se­mi-per­ma­nen­tes, y “pue­den rea­li­zar de­pó­si­tos de pig­men­to por fue­ra y por den­tro de la cu­tí­cu­la del ca­be­llo, rea­li­zan­do su­ti­les cam­bios de co­lor en el ca­be­llo”, di­ce la ex­per­ta.

La elec­ción del pro­duc­to a uti­li­zar de­pen­de del re­sul­ta­do fi­nal que ca­da uno bus­que. Brut­ti ejem­pli­fi­ca: “si quie­ro acla­rar mi ca­be­llo, ten­go ca­nas y quie­ro su co­ber­tu­ra to­tal o quie­ro dar­le al ca­be­llo un tono mar­ca­do y de­fi­ni­do ne­ce­si­to uti­li­zar una co­lo­ra­ción per­ma­nen­te. En ca­so que desee un co­lor pa­re­ci­do al mío o más os­cu­ro, na­tu­ral o que no me ge­ne­re de­pen­den­cia en el re­to­que lo me­jor es uti­li­zar una co­lo­ra­ción se­mi- per­ma­nen­te o tono so­bre tono”. En el ca­so que ha­ya ca­nas se ne­ce­si­ta sa­ber que con es­te ti­po de co­lo­ra­cio­nes se lo­gra una to­na­li­za­ción del ca­be­llo blan­co y el re­sul­ta­do fi­nal se fun­de con el res­to.

En­con­trá tu tono ideal

La abru­ma­do­ra ofer­ta de dis­tin­tos to­nos y ma­ti­ces que hay en la gón­do­la de la per­fu­me­ría pue­de ma­rear­te y des­orien­tar­te. Te con­ta­mos có­mo aco­tar las op­cio­nes: Pri­me­ro, ele­gí un tono que con­ten­ga tres ma­ti­ces de tu co­lor na­tu­ral. Lue­go, de­já que tu piel te lle­ve a la op­ción más fa­vo­re­ce­do­ra (frío, cá­li­do o neu­tro).

Piel cla­ra. Si te­nés mu­cho ro­sa­do en tu ros­tro, tu co­lor de pe­lo de­be­ría ayu­dar­te a mi­ni­mi­zar cual­quier ro­jez en tu piel en lu­gar de des­ta­car­la más. Ele­gí co­lo­res fríos con el tér­mino ce­ni­za en sus no­men­cla­tu­ras.

Piel oli­va. Las mu­je­res con piel oli­va tie­nen so­bre to­nos ver­do­sos. Los co­lo­res de ca­be­llo fríos o ce­ni­zas pue­den apa­gar los ras­gos o ha­cer­te ver un po­co pá­li­da. Ele­gí to­nos cá­li­dos con el tér­mino do­ra­do en su pac­ka­ging.

Piel os­cu­ra. Las de piel más os­cu­ra tien­den a te­ner so­bre to­nos ce­ni­zas, por eso lo co­lo­res cá­li­dos con el tér­mino do­ra­do en sus nom­bres son los que más las fa­vo­re­cen. Op­tá por los co­lo­res más os­cu­ros den­tro de la pa­le­ta de la fa­mi­lia de los cas­ta­ños. Si se op­ta por una ga­ma muy cla­ra, no im­por­ta cuán cá­li­do sea el tono, el co­lor de pe­lo va a lu­cir de­ma­sia­do ar­ti­fi­cial.

So­lu­cio­ná erro­res co­mu­nes

¡Errar es hu­mano y ser pre­ci­sa con el co­lor es (ca­si) di­vino! Lis­ta­mos los 3 erro­res más co­mu­nes de la pe­lu en ca­sa y có­mo re­pa­rar­los:

*Me­cho­nes blan­cos: si tus re­fle­jos que­da­ron prác­ti­ca­men­te al­bi­nos, po­dés dar­le la ca­li­dez que les fal­ta usan­do una tin­tu­ra per­ma­nen­te o se­mi per­ma­nen­te en un tono do­ra­do.

*Ten­den­cia al ro­ji­zo: los ca­be­llos cas­ta­ños os­cu­ros que tra­tan de con­ver­tir­se en do­ra­dos mu­chas ve­ces que­dan de co­lor co­bre. Es­to su­ce­de por­que el pe­lo ma­rrón ge­ne­ral­men­te tie­ne so­bre to­nos ro­ji­zos, que apa­re­cen una vez que el pe­lo ha si­do de­co­lo­ra­do. Pa­ra eli­mi­nar el ro­jo, reapli­cá la mis­ma ga­ma pe­ro en un tono más ce­ni­za.

*De­ma­sia­do os­cu­ro: ¿Que­rías lo­grar un ma­rrón cho­co­la­te pe­ro te que­dó ne­gro? La­va­te con al­gún cham­pú neu­tro dos o tres ve­ces. Va a ayu­dar a ba­jar­le la in­ten­si­dad al co­lor.

Con­se­jos pa­ra prin­ci­pian­tes

*Siem­pre te­né en cuen­ta tu co­lor

na­tu­ral. Só­lo por­que el co­lor de la ca­ja mues­tre un ru­bio per­fec­to no sig­ni­fi­ca que lo vas a con­se­guir aun­que ten­gas el pe­lo ne­gro. Lee las ins­truc­cio­nes cui­da­do­sa­men­te pa­ra de­ter­mi­nar cuál es el re­sul­ta­do que po­dés ob­te­ner ba­sa­do en tu co­lor ini­cial.

*Em­pe­zá con un tono más cla­ro del que que­rés te­ner. El co­lor que in­di­ca la ca­ja no es exac­ta­men­te el mis­mo que

te va a que­dar. “Eli­gien­do un tono más cla­ro al prin­ci­pio va a ase­gu­rar­te de que el co­lor no te que­de más os­cu­ro de lo que real­men­te bus­ca­bas”, co­men­ta Sil­via Gre­la, Res­pon­sa­ble de For­ma­ción Téc­ni­ca de L´Oreal Argentina.

*Nun­ca te sal­tees el test. “Es im­por­tan­te rea­li­zar una prue­ba de sen­si­bi­li­dad 48 ho­ras an­tes de la apli­ca­ción, ya que al­gu­nas mu­je­res tie­nen el cue­ro ca­be­llu­do muy sen­si­ble”, re­co­mien­da la es­ti­lis­ta Cristina Le­gui­za­món, del sa­lón que lle­va su nom­bre. Pa­ra eso se co­lo­ca un po­co de co­lo­ra­ción en el an­te­bra­zo o de­trás de las ore­jas, se de­ja ac­tuar 15 o 20 mi­nu­tos y de no apa­re­cer un en­ro­je­ci­mien­to mar­ca o pi­ca­zón in­ten­sa, se pue­de rea­li­zar la tin­tu­ra en el ca­be­llo.

*La cien­cia del la­va­do. No tie­ne sen­ti­do la­var el ca­be­llo an­tes de rea­li­zar la co­lo­ra­ción. Es me­jor de­jar pa­sar un par de días des­de el úl­ti­mo la­va­do, ya que los emo­lien­tes na­tu­ra­les que se­gre­ga el or­ga­nis­mo del ca­be­llo ac­tuan de pro­tec­ción. Exis­ten pro­duc­tos pre co­lo­ra­ción que equi­li­bran el pH, de­jan­do el mis­mo pa­re­jo de raíz a pun­tas pa­ra una me­jor ab­sor­ción de los pig­men­tos sin da­ñar la fi­bra.

*Só­lo raí­ces. Co­mo el ca­be­llo cre­ce apro­xi­ma­da­men­te 1 cm por mes, lue­go de la pri­me­ra co­lo­ra­ción, só­lo ten­drás que re­to­car las raí­ces y 5 mi­nu­tos an­tes del en­jua­gue, po­dés ex­ten­der has­ta las pun­tas pa­ra real­zar y dar bri­llo al pe­lo.

No de­jes de bri­llar

El bri­llo de­pen­de de la sa­lud de ca­da una de las cu­tí­cu­las de la he­bra, la ca­pa ex­ter­na pro­tec­to­ra. La cu­tí­cu­la de­be per­ma­ne­cer li­sa en ca­pas, co­mo las te­jas de un te­cho. Cuan­do la cu­tí­cu­la es­tá li­sa, la luz se re­frac­ta uni­for­me­men­te, y el pe­lo se ve súper bri­llo­so. Una cu­tí­cu­la fuer­te tam­bién man­tie­ne el cortex (la par­te pi­ga­men­ta­da del pe­lo) sano. El ca­lor de los se­ca­do­res, plan­chi­tas o bu­clea­do­ras y los tra­ta­mien­tos quí­mi­cos y tin­tu­ras des­tru­yen los bor­des de las cu­tí­cu­las, crean­do opa­ci­dad.

No obs­tan­te, “hoy en día las co­lo­ra­cio­nes son muy cos­mé­ti­cas, en su ma­yo­ría con­tie­nen com­po­nen­tes de al­to po­der re­pa­ra­dor y pro­tec­tor (an­ti age) pa­ra la fi­bra ca­pi­lar, por ello, los efec­tos ad­ver­sos, de­pen­den más de la ma­la elec­ción de los pro­duc­tos a pre­pa­rar, co­mo oxi­dan­tes de ma­yor po­ten­cia de lo que ese ca­be­llo o co­lor re­quie­re, ex­ce­sos de acla­ra­dos con de­co­lo­ran­tes, etc.”, ex­pli­ca el es­ti­lis­ta

Bruno Sa­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.