Feng Shui

Rin­co­nes con ma­la ener­gía

Mia - - PORTADA -

Ojos que no ven, co­ra­zón que no sien­te”, di­ce el re­frán. Mu­chas ve­ces ol­vi­da­mos cuán­ta in­fluen­cia pue­de te­ner so­bre nues­tras vi­das aque­llo que no es­tá a la vis­ta o no es tan­gi­ble. Tam­bién pa­ra el Feng Shui, nues­tra ca­sa pue­de lu­cir ar­mo­nio­sa, or­de­na­da y bien de­co­ra­da pe­ro cuan­do mi­ra­mos ba­jo la al­fom­bra, nos en­con­tra­mos con sor­pre­sas.

Así es que ar­ma­rios, he­la­de­ras, bau­le­ras, rin­co­nes, ca­jo­nes, só­ta­nos de­ben te­ner su ener­gía tan equi­lie­qui­li­bra­da y sa­lu­da­ble co­mo el res­to de los es­pa­cios vi­si­bles. De lo con­tra­rio, y aun­que no nos sea evi­den­te, se con­vier­ten en ge­ne­ra­do­res de Sha Chi (ener­gía no­ci­va) que con­ta­mi­na los am­bien­tes, per­tur­ba nues­tro in­cons­cien­te y de­bi­li­ta nues­tra vi­ta­li­dad.

La acu­mu­la­ción de ob­je­tos en desuso, da­ña­dos u ol­vi­da­dos en los es­pa­cios ocul­tos tie­ne un sim­bo­lis­mo muy fuer­te pa­ra el Feng Shui y pue­de ser in­ter­pre­ta­da co­mo pos­ter­ga­ción, ape­go al pa­sa­do, te-mor al cam­bio, blo­queos pa­raa avan­zar en la vi­da.

Ade­más, cuan­do se tie­nee ten­den­cia a acu­mu­lar, se es­táá con­si­de­ran­do la po­si­bi­li­dadd de fal­ta o de ca­ren­cia, im­pli­caa creer que mañana nos fal­ta­ránn re­cur­sos. Con es­ta pos­tu­ra, en-nvia­mos dos men­sa­jes ne­ga­ti­vo­sos al ce­re­bro y al en­torno: no con-nfia­mos en el fu­tu­ro y cree­mo­sos no me­re­cer lo nue­vo y me­jor y así nos afe­rra­mos a lo que ya es ob­so­le­to.

Por eso, nos sen­ti­mos tan li­via­nos y tan lim­pios cuan­do or­de­na­mos un pla­card o una es­tan­te­ría. He­mos qui­ta­do lo que ya no sirve pa­ra dar es­pa­cio a lo aus­pi­cio­so, he­mos or­de­na­do nues­tros pen­sa­mien­tos y pro­yec­tos.

Un buen lu­gar pa­ra co­men­zar es la co­ci­na, sím­bo­lo de la nu­tri­ción y de la pro­duc­ti­vi­dad. Aquí hay que che­quear que no ha­ya ali­men­tos ven­ci­dos, mal ce­rra­dos ni en mal es­ta­do y que los ar­ma­rios con­ser­ven el or­den y la pul­cri­tud pro­pios de una co­ci­na. La he­la­de­ra es otro es­pa­cio que de­be con­ser­var la hi­gie­ne y el or­den, no es bueno te­ner­la va­cía por­que es­to trans­mi­te un men­sa­je de ca­ren­cia. Pa­ra los chi­nos, te­ner la he­la­de­ra con ali- men­tos es un men­sa­je de abun­dan­cia

Es im­por­tan­te tam­bién ven­ti­lar se­ma­nal­men­te bau­le­ras, só­ta­nos y pla­ca­res, re­vi­sar que no ha­ya hu­me­da­des ni ma­los olo­res en su in­te­rior. Al me­nos dos ve­ces al año es con­ve­nien­te or­de­nar pa­ra se­pa­rar aque­llo que ya no ne­ce­si­ta­mos y ha­cer es­pa­cio pa­ra que la ener­gía re­no­va­da cir­cu­le. Los só­ta­nos, ga­ra­jes o bau­le­ras atas­ca­dos de ele­men­tos nos in­di­can que se es­tá muy ama­rra­do al pa­sa­do, que hay mu­chos pa­tro­nes que no po­de­mos sol­tar y no nos perm­per­mi­ten avan­zar

LleL­le­ga el turno de echar un vis­ta­zo de­ba­jo de la ca­ma: ¿hay za­pa­to­pa­tos, me­dias, li­bros? Ur­gen­te a qu­qui­tar­los de allí o guar­dar­los dent­den­tro de ca­jas or­ga­ni­za­do­ras con rue­das. La ener­gía de­be circ­cir­cu­lar de­ba­jo de nues­tro lu­gar de des­can­so, de lo con­tra­rio, pue­pue­de ser no­ci­vo pa­ra nues­tra sa­lu­sa­lud. so­bre to­do los za­pa­tos: trae­trae­mos la ener­gía de la ca­lle y éés­ta que­da de­ba­jo nues­tro tod­to­da la no­che.

EEn el ca­so de dor­mi­to­rios de ni­ñ­ni­ños, se de­ben evi­tar ju­gue­tes de me­tal que son con­duc­to­res de ener­gía, pe­lu­ches en las cu­cu­nas o es­tan­tes car­ga­dos de elle­llos que ha­bi­tual­men­te jun­ta­tan áca­ros que son cau­san­tes de aler­gias y bron­co es­pasm­mos.

Aten­ción al ca­jón de la mesi si­ta de luz: es ho­ra de guar­dar ala­llí nues­tro li­bro fa­vo­ri­to y un pe­per­fu­me fres­co que nos pre­dis­pon­ga­dis­pon­ga a un des­can­so pla­cen­te­ro.pl

Las fac­tu­ras im­pa­gas en la me­si­ta de luz son un sím­bo­lo de preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te sin re­sol­ver. De­be ha­ber un lu­gar pa­ra ellas co­mo pa­ra ca­da co­sa en la ca­sa, pa­ra que la ener­gía flu­ya co­rrec­ta­men­te y no se es­tan­que.

por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.