Qué com­prar pa­ra no gas­tar de más

Ya es­tán acá, lle­ga­ron tem­prano con la in­ten­ción de for­ta­le­cer las ven­tas y nues­tra eco­no­mía. Pa­ra no en­lo­que­cer fren­te a tan­ta ofer­ta, una es­pe­cia­lis­ta en ima­gen nos ex­pli­ca có­mo apro­ve­char las me­jo­res li­qui­da­cio­nes de la tem­po­ra­da y qué con­vie­ne com­prar

Mia - - SUMARIO - Por Adria­na Mou­ján

So­mos mu­je­res y ja­más po­dre­mos re­sis­tir­nos fren­te a un le­tre­ro que di­ga: “sa­le” o “li­qui­da­ción” y ni ha­blar del efec­to vi­sual que nos pro­du­ce: “50% OFF”.

Lo que no ter­mi­na­mos de en­ten­der es por qué co­mien­zan tan tem­prano. A que les pa­só lo mis­mo que a mí mien­tras mi­ra­ban vi­drie­ras y de gol­pe se en­con­tra­ron con im­por­tan­tes des­cuen­tos en ro­pa de in­vierno (tem­po­ra­da que lle­va un mes ape­nas)... y se pre­gun­ta­ron: “¿yaaa? si to­da­vía no nos pu­si­mos el ta­pa­do grue­so, ni sa­ca­mos el ga­mu­lán del pla­card”.

Por eso con­sul­ta­mos con Claudia Lom­bar­di, es­pe­cia­lis­ta en Ima­gen & Co­mu­ni­ca­ción, que nos di­jo: “Las li­qui­da­cio­nes co­mien­zan an­tes por­que es ne­ce­sa­rio reac­ti­var las ven­tas y tam­bién por­que exis­te el te­mor, de par­te de los co­mer­cian­tes, de re­po­ner mer­ca­de­ría te­nien­do la in­cer­ti­dum­bre de no lle­gar a ven­der a un pre­cio nor­mal. Yo creo que es im­por­tan­te ir a com­prar cuan­do re­cién co­mien­zan las ofer­tas y no es­pe­cu­lar con que ba­ja­rán mu­cho más de pre­cio, por­que aho- ra te­ne­mos po­si­bi­li­dad de ele­gir y no es cues­tión que, por com­prar ba­ra­to, nos lle­ve­mos una pren­da que no nos que­da bien o, peor, que ja­más va­mos a usar. La idea es po­der te­ner ac­ce­so a va­rie­dad y ca­li­dad, a un pre­cio que sea be­ne­fi­cio­so pa­ra nues­tro bol­si­llo, di­ver­tir­se com­pran­do y re­no­var el guar­da­rro­pa apro­ve­chan­do la ofer­ta en for­ma

in­te­li­gen­te”.

Com­pro o no com­pro

Ya nos de­ci­di­mos. Ve­ri­fi­ca­mos que las tar­je­tas de cré­di­to y de dé­bi­to es­tén en su si­tio, agre­ga­mos un po­co más de efec­ti­vo (por si la ven­ta es so­lo cash), ce­rra­mos la car­te­ra, y sa­li­mos en bus­ca de ¡las gran­des opor­tu­ni­da­des de tem­po­ra­da! Des­pués de re­co­rrer dos cua­dras y no po­der pa­rar de mi­rar to­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos, los car­te­li­tos que acu­san 30, 40 y has­ta 50% de des­cuen­to, nos pre­gun­ta­mos: “¿qué com­pro?”.

“La idea no es re­lle­nar el pla­card con co­sas que nun­ca va­mos a usar, sim­ple­men­te por­que es­ta­ban súper

ba­ra­tas”, di­ce Lom­bar­di y nos pa­sa una guía prác­ti­ca de lo que NUN­CA te­ne­mos que ha­cer:

-Com­prar por com­prar. Ar­mar una lis­ta con las pren­das que real­men­te ne­ce­si­ta­mos con de­ta­lles de cor­te, tex­tu­ra y co­lor. Pa­ra no de­jar­le lu­gar a las ten­ta­cio­nes, no­ti­ta en mano, cual com­pra del súper, ya po­de­mos ir a la bús­que­da sin per­der el fo­co.

-Com­prar ex­clu­si­va­men­te mo­da. Bus­car pren­das bá­si­cas y atem­po­ra­les. Es­to ga­ran­ti­za años de uso ade­más de po­der ar­mar in­fi­ni­tas com­bi­na­cio­nes. Al­gu­nos in­fal­ta­bles son el clá­si­co ves­ti­do ne­gro, una camisa blan­ca, un pan­ta­lón de ves­tir, un bla­zer, un jean y una cha­que­ta de cue­ro.

-Com­prar de­ma­sia

do ba­ra­to. Cuan­do algo tie­ne un pre­cio sor­pren­den­te… al­gu­na tram­pa es­con­de. Lo va­mos a no­tar en po­co tiem­po, cuan­do se for­me pee­ling en la te­la, en­con­tre­mos las cos­tu­ras tor­ci­das o se achi­que en el la­va­do. La idea es apro­ve­char los pre­cios de oca­sión en pren­das de ca­li­dad.

Ten­gá­mos­la cla­ra

No to­do jue­ga en nues­tra con­tra (aun­que co­mo au­ten­ti­cas fé­mi­nas ten­de­mos a creer que sí) y, uti­li­zan­do nues­tro cri­te­rio de bue­nas ecó­no­mas (en es­to so­mos las me­jo­res), po­de­mos sa­car­le el ju­go a tan di­cho­so acon­te­ci­mien­to.

Una vez más le pre­gun­ta­mos a nues­tra ase­so­ra de ima­gen y ella nos ti­ra más tips pa­ra ha­cer las me­jo­res com­pras:

An­tes de sa­lir, re­vi­se­mos nues­tro guar­da­rro­pa pa­ra te­ner cla­ro qué pren­das nos ha­cen fal­ta.

Ele­gir co­rrec­ta­men­te el cor­te de pren­da. Es im­por­tan­te sa­ber qué es lo que más nos be­ne­fi­cia.

Com­prar pren­das pa­ra se­guir usan­do fue­ra de tem­po­ra­da. Re­cor­dar que ya no hay una lí­nea di­vi­so­ria tan mar­ca­da en­tre ca­da es­ta­ción. Se pue­de usar una blu­sa de se­da ve­ra­nie­ga con un sa­co de la­na, o un ves­ti­do de ve­rano con me­dias y bo­tas lar­gas y ca­len­ti­tas.

Los ac­ce­so­rios son los que nos ter­mi­nan de ce­rrar el look e im­pri­men un es­ti­lo de­fi­ni­do. Al­gu­nos, co­mo za­pa­tos y car­te­ras, usual­men­te sa­len ca­ros y és­ta es una muy bue­na épo­ca pa­ra ad­qui­rir­los. No ol­vi­dar los pa­ñue­los y cha­li­nas, ¡dan mil po­si­bi­li­da­des de uso!

Ele­gir pren­das que se pue­dan com­ple­men­tar con la ro­pa que te­ne­mos por­que sino van a que­dar en el guar­da­rro­pa sin uso.

Pro­bar­se, pro­bar­se, pro­bar­se... nun­ca com­prar si no sa­be­mos có­mo nos que­da, aun­que se tra­te de nues­tra mar­ca y co­lor pre­fe­ri­do. No ele­gir in­du­men­ta­ria con una ten­den­cia mar­ca­da por­que se­gu­ra­men­te la tem­po­ra­da que vie­ne no se va a usar. Ideal com­prar co­lo­res bá­si­cos: ne­gro, blan­co, nu­de, bor­dó, azul, gris, ro­jo.

Pres­tar es­pe­cial aten­ción a la ca­li­dad de la pren­da, si no, la ofer­ta no con­vie­ne. Por ejem­plo, fi­jar­nos en la caí­da de la te­la, en las terminaciones de la cos­tu­ra.

En cuan­to a ta­pa­dos, za­pa­tos y car­te­ras, me­jor apro­ve­char las li­qui­da­cio­nes de mar­cas que tie­nen ca­li­dad pre­mium. Son ar­tícu­los que nos du­ra­rán va­rias tem­po­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.