Ber­nar­do con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - SUMARIO -

¿Co­mo ha­go pa­ra so­bre­po­ner­me a la pér­di­da de un ser que­ri­do?

Mar­cos No hay un tiem­po es­ta­ble­ci­do par a el due­lo, ya que va a de­pen­der del víncu­lo que tu­vi­mos con la per so­na que ya no es­tá. Sa­be­mos que es di­fe­ren­te per­der a un ser que­ri­do que ama­mos con to­do nues­tro co­ra­zón, que a al­guien con quien no tu­vi­mos un la­zo afec­ti­vo tan in­ten­so. Tam­bién, va a de­pen­der del ti­po de pér­di­da, no es lo mis­mo per­der a los pa­dres ya an­cia­nos o en un pro­ce­so de en­fer­me­dad, que la pér­di­da re­pen­ti­na por un ac­ci­den­te, una muer­te trau­má­ti­ca, o per­der un hi­jo. Lo im­por­tan­te es re­cor­dar que el do­lor hay que gas­tar­lo, el do­lor tie­ne un ci­clo, se pre­gun­ta­rán:¿ cuán­to du­ra? Eso no lo sa­be­mos, pe­ro te­ne­mos que es­tar tran­qui­los que el tiem­po cu­ra. De­be­mos pen­sar en ren­dir­le un ho­me­na­je a la per­so­na que ha par­ti­do, pen­sar en có­mo po­dría­mos hon­rar su me­mo­ria. Esa per­so­na que no es­tá en cuer­po, siem­pre va a es­tar den­tro de nues­tro co­ra­zón. No me per­dono mis erro­res, creo que me exi­jo de­ma­sia­do ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra no cas­ti­gar­me tan­to?

Lucila Las cua­tro ac­ti­tu­des sa­nas pa­ra tra­tar con nues­tros erro­res son: Seg­men­tar­los: no con­si­de­rar que algo dé­bil en vos im­pli­ca que sos así o in­va­li­da lo bueno. No con­fun­dir la par­te con el to­do. Mar­car lo es­pe­cí­fi­co que no sa­bés. 2.Sa­ber que hay co­sas que no sa­bes por­que “no in­ver­tis tiem­po”, es de­cir, no te in­tere­sás en ellas. Cuan­do un mal­tra­ta­dor o un bur­la­dor te di­ce: “que ton­ta, no sa­bes na­da de fút­bol”,po- des con­tes­tar­le:" no sé por­que no es un área de mi in­te­rés". 3.Re­co­no­cer tus err ores: así po­drás sub­sa­nar­los ,bus­can­do gen­te que sea bue­na en eso en que vos no te sen­tís se­gu­ra.Es de­cir, re­co­no­cer­los te per­mi­te g es­tio­nar­los inteligentemente. Siem­pre hay al­guien que ama ha­cer lo que vos odias y hay gen­te que es bri­llan­te don­de vos te sen­tís me­dio­cre.No te­nés que sa­ber ha­cer to­do bien sino co­no­cer a quie­nes sí lo ha­cen en de­ter­mi­na­das áreas y de­le­gar. 4.Cre­cer: ca­da error te tie­ne que lle var a re­co­no­cer­lo y a apren­der.Las vic­to­rias son pa­ra ce­le­brar­las y los erro­res pa­ra co­rre­gir­los y me­jo­rar po­co a po­co y ca­da día. Ese apren­di­za­je a par­tir de los erro­res te per­mi­te evo­lu­cio­nar y es un pro­ce­so que du­ra to­da la vi­da. Es­toy atra­ve­san­do una eta­pa muy di­fí­cil: me des­pi­die­ron del tra­ba­jo, me va mal en la fa­cu, sien­to que per­dí la fuer­za pa­ra le­van­tar­me ¿Po­dré re­cu­pe­rar la con­fian­za en mí y vol­ver a co­men­zar?

Bren­da Uno pue­de caer­se de la ci­ma pe­ro no per­der el ca­mino que una vez lo lle­vo has­ta allí por­que ya lo co­no­ció y lo ha re­co­rri­do. El se­cre­to es se­pa­rar lo que sos de lo que ha­cés; eso te per­mi­te usar la he­rra­mien­ta y no que ella te use a vos. La fa­ma, el po­der, nos dis­tin­guen de la mul­ti­tud, es­ta­mos di­fe­ren­cia­dos, te­ne­mos nom­bre.Por otro la­do, esa mul­ti­tud nos da su mi­ra­da, su afec­to y es­tas dos cir­cuns­tan­cias nos pue - den lle­var a que con­fun­da­mos la per­so­na con la he­rra­mien­ta. Va­le­mos por quie­nes so­mos y no por lo que ha­ce­mos .Se­guí ade­lan­te que to­do va a me­jo­rar, no ba­jes los bra­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.