Tra­ta­mien­tos con te­ra­pia oral

Efi­caz lue­go de una ci­ru­gía, la te­ra­pia flo­ral tam­bién ayu­da a me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo de los ani­ma­les

Mia - - SUMARIO - Pa­ra con­sul­tas: Dr. Jorge Mu­ñoz, Caracas 595, Ca­ba, 4634 0304 - www.ho­meo­vet.com.ar

La me­di­ci­na alo­pá­ti­ca (lo que en­ten­de­mos por me­di­ci­na con­ven­cio­nal) pres­ta po­ca aten­ción a las emo­cio­nes de los ani­ma­les y mu­chos per­so­nas no se atre­ven a pre­gun­tar so­bre al­gu­nos sín­to­mas de sus mas­co­tas por­que pien­san que no van a ser es­cu­cha­dos.

Los ani­ma­les reac­cio­nan de for­ma ex­tra­or­di­na­ria­men­te rá­pi­da a las Flo­res de Bach, tan­to más rá­pi­do cuan­to más jó­ve­nes y me­nos me­di­ca­dos es­tén. Ac­tual­men­te, pe­rros y ga­tos con­vi­ven más es­tre­cha­men­te con sus due­ños y es­ta cer­ca­nía tan in­ten­sa ha­ce que los ani­ma­les cap­ten los es­ta­dos aními­cos de sus due­ños y los su­fran ellos mis­mos.

Ve­mos ani­ma­les de­pri­mi­dos con due­ños que su­fren de­pre­sión, ani­ma­les agre­si­vos con due­ños de ca­rác­ter di­fí­cil, ani­ma­les ner­vio­sos con due­ños que su­fren de an­sie­dad o es­trés. Aún así no siem­pre to­dos los ani­ma­les reac­cio­nan igual a lo que ocu­rre a su al­re­de­dor. Mu­chas ve­ces su es­ta­do de áni­mo es in­de­pen­dien­te del de su due­ño y res­pon­de a al­gún sus­to, ac­ci­den­te, pe­lea o frus­tra­ción. Co­mo los hu­ma­nos, ex­pe­ri­men­tan pá­ni­co, ce­los, irri­ta­bi­li­dad, de­pre­sión y otras emo­cio­nes que pue­den no ser to­ma­das en cuen­ta por el ve­te­ri­na­rio. En es­tos ca­sos, la te­ra­pia con Flo­res de Bach ofre­ce una gran ayu­da. A la ho­ra de tra­tar pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to, pue­den re­em­pla­zar el uso de psi­co­fár­ma­cos (an­ti­de­pre­si­vos o an­sio­lí­ti­cos) y, por en­de, evi­tar sus efec­tos se­cun­da­rios.

Cuan­do el ve­te­ri­na­rio apli­ca en su con­sul­ta es­te mé­to­do al­ter­na­ti­vo, en pri­mer lu­gar de­be rea­li­zar un exa­men fí­si­co y, si es ne­ce­sa­rio, pla­cas y eco­gra­fías. Al mis­mo tiem­po, pre­gun­ta­rá so­bre el ca­rác­ter del ani­mal, es­ta­do aními­co, en­torno en el que vi­ve, re­la­ción con la fa­mi­lia, si los sín­to­mas apa­re­cie­ron des­pués de al­gún su­ce­so de­ter­mi­na­do y ten­drá en cuen­ta su his­to­rial mé­di­co.

Los sín­to­mas fí­si­cos o psí­qui­cos mu­chas ve­ces apa­re­cen des­pués de una mu­dan­za, una ci­ru­gía, una pe­lea o la lle­ga­da de un be­bé.

Cuán­do uti­li­zar esen­cias flo­ra­les y cuán­do es im­pres­cin­di­ble re­cu­rrir a la me­di­ci­na alo­pá­ti­ca es algo im­por­tan­te a dis­cer­nir. La ci­ru­gía sal­va mu­chas vi­das pe­ro no siem­pre es ne­ce­sa­ria; así co­mo el uso abu­si­vo de an­ti­bió­ti­cos, an­ti­in­fla­ma­to­rios y cor­ti­coi­des. Las ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas su­po­nen un trau­ma fí­si­co y psí­qui­co pa­ra cual­quier ani­mal; en es­tos ca­sos, las FlF­lo­res dde Bach son de mu­cha uti­li­dad an­tes, du­ran­te y des­pués de la in­ter­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.