El po­der es­tá den­tro nues­tro

Mia - - SUMARIO - Por Rhon­da Byr­ne

To­do tie­ne una fre­cuen­cia, ¡to­do! Ca­da pa­la­bra, so­ni­do, co­lor, ár­bol, ani­mal, plan­ta, mi­ne­ral y ob­je­to ma­te­rial tie­ne una fre­cuen­cia. Ca­da ti­po de ali­men­to y lí­qui­do tie­ne una fre­cuen­cia. Ca­da lu­gar, ciu­dad y país tie­ne su fre­cuen­cia. Los ele­men­tos, ai­re, fue­go, tie­rra y agua, tie­nen sus fre­cuen­cias. La sa­lud, la en­fer­me­dad, la abun­dan­cia de di­ne­ro o su fal­ta, el éxi­to y el fra­ca­so, to­do tie­ne su fre­cuen­cia. Ca­da acon­te­ci­mien­to, si­tua­ción y cir­cuns­tan­cia tie­ne su fre­cuen­cia. Has­ta tu nom­bre la tie­ne. ¡Pe­ro el au­tén­ti­co nom­bre de tu fre­cuen­cia son tus sen­ti­mien­tos! Y lo que sen­tís, atrae a tu vi­da to­do lo que se en­cuen­tra en una fre­cuen­cia si­mi­lar a la tu­ya.

Cuan­do sos fe­liz y man­te­néss esa fe­li­ci­dad, só­lo lle­gan a tuu vi­da per­so­nas, cir­cuns­tan­cias y acon­te­ci­mien­tos fe­li­ces. Si es­tás es­tre­sa­do y si­gues es-tre­sa­do, só­lo pue­de lle­gar a tu vi­da más es­trés a tra­vés dee las per­so­nas, cir­cuns­tan­cias y acon­te­ci­mien­tos. Ha­brás ob­ser­va­do es­to cuan­do vas co­rrien­do por­que lle­gas tar­de. Ir con pri­sas es un sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo y cuan­do vas con pri-sa y tie­nes mie­do de lle­gar tar­de, de, vas a atraer to­dos los obs-obs­tácu­los y re­tra­sos a tu ca­mino. Es la ley de la atrac­ción en ac­ción en tu vi­da.

¿Ves lo im­por­tan­te que es sen­tir­te bien an­tes de em­pe­zar el día? Si no de­di­cás unos mo­men­tos a sen­tir­te bien, no po­dés re­ci­bir las co­sas bue­nas del día. Y cuan­do han lle­ga­do las co­sas ne­ga­ti­vas, cam­biar­las es más di­fí­cil, ¡por­que cuan­do las te­nés de­lan­te, real­men­te te las creés! Es mu­cho más fá­cil de­di­car unos mo­men­tos a sen­tir­te bien pa­ra que és­tas no se pre­sen­ten.

En la vi­da po­dés cam­biar­lo to­do, cam­bian­do tu es­ta­do de áni­mo, pe­ro ¿no te pa­re­ce me­jor idea ha­cer que lle­guen co­sas bue­nas a tu vi­da des­de el prin­ci­pio? ¡La vi­da es má­gi­ca! Lo que su­ce­de en un día de tu vi­da es más má­gi­co que cual­quier pe­lí­cu­la fan­tás­ti­ca, pe­ro te­nés que mi­rar lo que es­tá su­ce­dien­do con la mis­ma con­cen­tra­ción con la que mi­rás una pe­lí­cu­la. Si es­tás vien­do una pe­lí­cu­la y te dis­traés con una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca o te dor­mís, te per­dés lo que su­ce­dió. Lo mis­mo pa­sa con la pe­lí­cu­la de tu vi­da, que se

es­tá pro­yec­tan­do cons­tan­te­men­te en la pan­ta­lla de tu día a día. Si vas por ahí ador­mi­la­do y no es­tás aten­to, ¡te per­dés los men­sa­jes y sin­cro­ni­ci­da­des que siem­pre se es­tán co­mu­ni­can­do con vos, guián­do­te y di­ri­gien­do tu vi­da!

La vi­da te es­tá res­pon­dien­do. La vi­da se es­tá co­mu­ni­can­do con vos. No hay ac­ci­den­tes o coin­ci­den­cias: to­das las co­sas tie­nen una fre­cuen­cia y, cuan­do algo lle­ga a tu vi­da, sig­ni­fi­ca que es­tá en tu mis­ma fre­cuen­cia. To­do lo que ves­se­ñal, co­lor, per­so­na u ob­je­to-, to­do lo que es­cu­chás, to­das las cir­cuns­tan­cias y acon­te­ci­mien­tos es­tán en tu fre­cuen­cia.

SSiem­pre es­tás re­ci­bien­do me­men­sa­jes y res­pues­tas, ¡y los hahas es­ta­do re­ci­bien­do du­ran­te­te to­da tu vi­da!

Cuan­do es­cu­chás algo, auaun­que sean pa­la­bras suelt tas de una con­ver­sa­ción am que man­tie­nen dos per­so­nas qu­que no co­no­cés pe­ro que eses­tán a mi la­do, si esas pa­la­la­bras lle­ga­ron has­ta vos, es por­que tie­nen al­gún sen­ti­do en tu vi­da. Sus pa­la­bras son un men­sa­je, son im­por­tan­tes y te es­tán ddan­do al­gu­na in­for­ma­ción so­bre tu vi­da. Si cuan­do es­toy via­jan­do,vi veo un cartel y leo las pa­la­bras, esas pa­la­bras tie­nen al­gún sen­ti­do pa­ra mí, hay un men­sa­je pa­ra mí y son im­por­tan­tes pa­ra mí. Son im­por­tan­tes por­que es­toy en su mis­ma fre­cuen­cia. Si yo es­tu­vie­ra en otra fre­cuen­cia, no ha­bría vis­to el cartel ni oí­do la con­ver­sa­ción.

To­das y ca­da una de las co­sas que me ro­dean me es­tán ha­blan­do, me es­tán trans­mi­tien­do cons­tan­te­men­te men­sa­jes y res­pues­tas. Si me doy cuen­ta de que las per­so­nas que me ro­dean no son tan fe­li­ces o no es­tán tan son­rien­tes co­mo an­tes, sé que mi fre­cuen­cia ha ba­ja­do e in­me­dia­ta­men­te me pon­go a pen­sar en to­das las co­sas que me gus­tan has­ta que me sien­to más fe­liz.

Del li­bro “El Po­der”, de Rhon­da Byr­ne. Urano: www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.