Por­que son nues­tros vie­jos

Mia - - SUMARIO - El equi­po de Mia

Las que ya he­mos per­di­do a nues­tros pa­pás y las que es­tán tran­si­tan­do la di­fí­cil eta­pa de su ve­jez, sa­be­mos de las in­nu­me­ra­bles di cul­ta­des con las que, in­de­fec­ti­ble­men­te, he­mos de tro­pe­zar en el du­ro apren­di­za­je de pa­sar de hi­jas a ma­dres de nues­tros pa­dres. Y siem­pre pa­sa, cuan­do nos da­mos cuen­ta que so­las no po­de­mos, es­ta­mos fren­te a la gran en­cru­ci­ja­da: ¿ có­mo dar­les el cui­da­do ne­ce­sa­rio sin qui­tar­les dig­ni­dad? Por eso, por­que que­re­mos que se va­yan de la me­jor ma­ne­ra, por­que que­re­mos que el mi­mo du­re has­ta el úl­ti­mo día, proponemos abor­dar el te­ma apor­tan­do otras so­lu­cio­nes a las ya co­no­ci­das. Así des­cu­bri­mos que hay pro­fe­sio­na­les en­tre­na­dos pa­ra cui­dar­los en su do­mi­ci­lio, ave­ri­gua­mos dón­de se for­man y les con­ta­mos to­do, con di­rec­cio­nes y te­lé­fo­nos. Sim­ple­men­te, por­que ellos fue­ron los pri­me­ros que nos en­se­ña­ron a que­rer y res­pe­tar a los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.