STA­MA­TEAS.

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - SUMARIO -

Bernardo con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Me se­pa­ré ha­ce po­co y me sien­to so­la y fra­ca­sa­da por­que to­do lo que pro­yec­té se fue con mi pa­re­ja. ¿Qué pue­do ha­cer? San­dra De­sa­rro­llá una men­ta­li­dad ga­na­dor a y to­do lo bueno co - men­za­rá a bus­car­te.Una per­so­na con men­ta­li­dad ga­na­do­ra di­ce: "Es­to va a ser un éxi­to." "Hoy me va a ir ge­nial." "Se­gu­ro me fe­li­ci­tan." Nun­ca es­pe­res que los de­más te ha­gan fe­liz.No bus­ca­mos for­mar pa­re­ja pa­ra ser fe­li­ces sino, por­que so­mos fe­li­ces con no­so­tros mis­mos, bus­ca­mos al otro pa­ra com­par­tir tan­ta fe­li­ci­dad.No son las co­sas ni los otros lo que nos ha­cen fe­li­ces, sino nues­tra ale­gría, nues­tra es­pe­ran­za de to­do aque­llo que es­ta­mos pro­yec­tan­do al­can­zar. Reali­zo di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des: estudio, tra­ba­jo, ha­go de­por­tes, y úl­ti­ma­men­te no pue­do cum­plir con to­das, me sien­to can­sa­do ¿Se­rá es­trés o es­ta­ré so­bre­car­ga­do?

Ge­rar­do No con­fun­das la par­te con el to­do. Na­die es bueno en to­do. Afir­ma­te en lo que seas bueno y re­vi­sa lo que te ha­ga sen­tir mal, siem­pre po­drás cam­biar lo que es­tá mal. No con­fun­das po­pu­la­ri­dad con fe­li­ci­dad.La po­pu­la­ri­dad con­sis­te en agra­dar a los otros, ser re­co­no­ci­do, res­pe­ta­do por los de­más. Pe­ro ser po­pu­lar no ga­ran­ti­za ser fe­liz.La fe­li­ci­dad es agra­dar­te a vos mis­mo.Sos la pri­me­ra per­so­na a quien te­nés que im­pre­sio­nar.

Ha­ce po­co fa­lle­ció mi ma­dri­na, era un ser muy es­pe­cial pa­ra mí. Sé fue de gol­pe y no pue­do de­jar de llo­rar ca­da vez que pien­so en ella.

Ca­mi­la El do­lor es co­mo una tar­je­ta es­cri­ta en am­bos la­dos; de un la­do di­ce: “te amo, quie­ro es­tar con­ti­go” y del otro: “su­fri­ré cuan­do no es­tés”. El do­lor nos re­cuer­da que ama­mos a esa per­so­na que hoy no es­tá y ge­ne­ra una re­la­ción nue­va con quien par­tió, por­que aho­ra no es­tá más “afue­ra”. Te­nés que ex­plo­rar esa nue­va re­la­ción den­tro tu­yo con la per­so­na ama­da que par­tió. De­bes tra­tar­te ama­ble­men­te, sin re­pro­ches ni cul­pas y per­mi­ti­te atra­ve­sar el do­lor. Des­de que mi ma­ri­do me de­jó sien­to que na­die más va a que­rer­me. Ten­go mie­do de enamo­rar­me y vol­ver a su­frir ¿Qué me acon­se­ja?

Gui­ller­mi­na To­dos pa­sa­mos por el "do­lor" de ha­ber ama­do a una per­so­na que hoy no es­tá, sea por pér di­da, se­pa­ra­ción, muerte, etc. Si pu­die­ras de­ci­dir por al­gu­na de es­tas 2 op­cio­nes: Op­ción 1: nun­ca más, en to­da la vi­da, te­ner do­lor pe­ro tam­po­co po­der amar. Op­ción 2: po­der amar to­da la vi­da con el ries­go a sen­tir do­lor. ¿Cuál ele­gi­rías? Se­gu­ra­men­te que la se­gun­da op­ción. Por eso ca­da vez que sien­tas do­lor, re­cor­dá que due­le, sí, pe­ro que tam­bién fue el ries­go que co­rrías por­que ele­gis­te amar. El amor le da sen­ti­do a la vi­da. Si­ga­mos co­rrien­do riesgos. Las res­pues­tas de Bernardo Sta­ma­teas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.