TER­CE­RA EDAD.

So­lu­cio­nes a los con ic­tos

Mia - - SUMARIO - Por Nancy Bu­llo­ri­ni

El cui­da­do de los abue­los. Asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria

No hay na­da que im­pi­da el do­lor fren­te a la en­fer­me­dad o de­te­rio­ro de los pa­dres, pe­ro aho­ra sí hay po­si­bi­li­da­des de aten­der­los en su ca­sa sin po­ner en ries­go la pro­pia vi­da. Có­mo y dón­de se for­man y con­tra­tan los asis­ten­tes do­mi­ci­lia­rios

En el mun­do en­te­ro, la po­bla­ción de adul­tos ma­yo­res cre­ce en for­ma con­si­de­ra­ble y des­de ha­ce tiem­po se ha­bla de “so­cie­da­des vie­jas”; es de­cir, po­bla­cio­nes cu­yos in­te­gran­tes su­pe­ran los 65 años; co­mo en el ca­so de mu­chos paí­ses eu­ro­peos. Con una ba­ja ta­sa de na­ta­li­dad y una lar­ga es­pe­ran­za de vi­da, Es­pa­ña, con 7,5 mi­llo­nes de ma­yo­res (16 % de la po­bla­ción) ocu­pa el cuar­to lu­gar de los paí­ses más en­ve­je­ci­dos del pla­ne­ta, só­lo su­pe­ra­do por Ja­pón, que en­ca­be­za la lis­ta con un 20 % de po­bla­ción ma­yor, Ita­lia y Ale­ma­nia. Pa­ra 2050, Na­cio­nes Uni­das va­ti­ci­na que Es­pa­ña se­rá el se­gun­do país con ma­yor po­bla­ción de adul­tos ma­yo­res, con un 33 %, mien­tras que el país ni­pón se man­ten­drá a la ca­be­za con un 37 %. Por su par­te, Ar­gen­ti­na es el país con ma­yor po­bla­ción de adul­tos ma­yo­res de La­ti­noa­mé­ri­ca y, a su vez, la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res es el dis­tri­to más en­ve­je­ci­do. En el país, la po­bla­ción ma­yor de 60 años as­cien­de a un 13,44 %, y en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, a un 21,95 %.

Si bien es­te en­ve­je­ci­mien­to vie­ne de la mano de una me­jor ca­li­dad de vi­da que ex­tien­de en el tiem­po la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des le­ves a in­va­li­dan­tes, tam­bién se da en una sociedad don­de hi­jos y pa­dres an­cia­nos ya no vi­ven ni jun­tos ni cer­ca y la aten­ción y cui­da­do se con­vier­te en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Dar res­pues­ta a la so­le­dad de los pa­dres ma­yo­res o aten­der las con­se­cuen­cias de pro­ble­mas mo­tri­ces, ACV o en­fer­me­da­des men­ta­les te­nía, has­ta ha­ce un tiem­po, só­lo dos op­cio­nes: la in­ter­na­ción ge­riá­tri­ca o la bús­que­da de per­so­nal no ca­li­fi­ca­do pa­ra es­tas ta­reas.

Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta si­tua­ción, co­men­za­ron a sur­gir en el país em­pre­sas de ser­vi­cios y ca­rre­ras de for­ma­ción de asis­ten­tes a do­mi­ci­lio que per­mi­ten aten­der los ca­sos en los que la bue­na vo­lun­tad de la fa­mi­lia no al­can­za an­te cier­tas pa­to­lo­gías que re­quie­ren par­ti­cu­lar­men­te de una aten­ción pro­fe­sio­nal.

Per­so­nal ca­li­fi­ca­do

La asis­ten­cia do­mi­ci­lia­ria de adul­tos ma­yo­res es una al­ter­na­ti­va a la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción pre­ma­tu­ra y mu­chas ve­ces in­ne­ce­sa­ria. Ya la sociedad co­mien­za a vi­sua­li­zar los be­ne­fi­cios de una asis­ten­cia in­te­gral en el do­mi­ci­lio por­que uno de los ob­je­ti­vos y be­ne­fi­cios de esa mo­da­li­dad es la me­jo­ra sus­tan­cial en la ca­li­dad de vi­da, ge­ne­ran­do que se ra­len­ti­ce el de­te­rio­ro del an­ciano.

Es­tos ser­vi­cios de asis­ten­cia con­si­de­ran a los pa­cien­tes des­de un pun­to de vis­ta biopsicosocial, es de­cir, en­fo­ca­do en la per­so­na y no en la en­fer­me­dad, ex­clu­si­va­men­te. Se con­si­de­ra su sin­gu­la­ri­dad y sus in­tere­ses y, en los ca­sos que es po­si­ble, in­cen­ti­va a que el adul­to ma­yor par­ti­ci­pe en la to­ma de de­ci­sio­nes, es­ti­mu­lan­do la vi­da so­cio­fa­mi­liar y re­crea­ti­va.

Por eso, hoy se pue­den con­tra­tar asis­ten­tes for­ma­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te. La Uni­ver­si­dad Mai­mó­ni­des tie­ne su Es­cue­la de Cien­cias del En­ve­je­ci­mien­to (Hi­dal­go 775, Ca­ba. Con­mu­ta­dor: 4905 1100) di­vi­di­da en cua­tro áreas: Do­cen­cia, Asis­ten­cia, Ac­ti­vi­da­des Co­mu­ni­ta-

rias e In­ves­ti­ga­ción. El área de do­cen­cia desa­rro­lla una ca­rre­ra de gra­do uni­ver­si­ta­rio, la Li­cen­cia­tu­ra de Ge­ron­to­lo­gía, tres ca­rre­ras de post­gra­do uni­ver­si­ta­rio: Ge­ria­tría, di­ri­gi­da a mé­di­cos; Psi­co­ge­ron­to­lo­gía pa­ra pro­fe­sio­na­les in­tere­sa­dos en los as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos y Ge­ron­to­lo­gía So­cial, di­ri­gi­da a pro­fe­sio­na­les in­tere­sa­dos en los as­pec­tos so­cia­les, ade­más de un cur­so de 8 me­ses pa­ra for­mar Asis­ten­tes Ge­ron­to­ló­gi­cos. El área de asis­ten­cia e in­ves­ti­ga­ción rea­li­za la pro­mo­ción de sa­lud, orien­ta­ción fa­mi­liar en si­tua­cio­nes de cri­sis de al­gún fa­mi­liar an­ciano y asis­ten­cia am­bu­la­to­ria a los ma­yo­res que lo re­quie­ran. El área de ac­ti­vi­da­des co­mu­ni­ta­rias tie­ne el Pro­gra­ma In­te­gral So­cio­re­crea­ti­vo y For­ma­ti­vo pa­ra ma­yo­res, con múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des. Fi­nal­men­te, In­ves­ti­ga­ción se en­cuen­tra abo­ca­da al desa­rro­llo de pro­yec­tos so­bre el en­ve­je­ci­mien­to.

La Se­cre­ta­ría de Ni­ñez, Ado­les­cen­cia y Fa­mi­lia (SE­NAF), de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial del Go­bierno de la Na­ción (Tte. Ge­ne­ral Juan Domingo Pe­rón 524, Ca­ba. Tel.: 4331 1134/4338 5800, in­terno 6076. cui­da­do­res@se­naf.gob.ar) man­tie­ne un pro­gra­ma que se pro­po­ne me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los adul­tos ma­yo­res, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad o con pa­to­lo­gías cró­ni­cas o ter­mi­na­les. Pa­ra eso brin­da aten­ción do­mi­ci­lia­ria y ca­pa­ci­ta a miem­bros de la co­mu­ni­dad pa­ra desa­rro­llar ta­reas in­he­ren­tes a la fun­ción del cui­da­dor do­mi­ci­lia­rio.

En cuan­to a la for­ma­ción, se brin­dan cur­sos de ac­tua­li­za­ción, ni­ve­la­ción y pro­fun­di­za­ción de con­te­ni­dos re­la­cio­na­dos al cui­da­do y la aten­ción pri­ma­ria, a per­so­nas de en­tre 25 y 50 años, sin em­pleo es­ta­ble o en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial que es­tén in­tere­sa­das en cui­dar y aten­der a miem­bros de la co­mu­ni­dad que re­quie­ran acom­pa­ña­mien­to y ase­so­ra­mien­to en to­das las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria (la ad­mi­nis­tra­ción de me­di­ca­men­tos por vía oral y de uso ex­tre­mo in­di­ca­dos por pro­fe­sio­na­les, la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos y la in­ges­ta asis­ti­da, la hi­gie­ne y arre­glo per­so­nal, las ac­cio­nes pre­ven­ti­vas de ac­ci­den­tes, ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y ocu­pa­cio­na­les y la co­la­bo­ra­ción en prác­ti­cas in­di­ca­das por pro­fe­sio­na­les).

Por el la­do del ser­vi­cio, ofre­ce aten­ción do­mi­ci­lia­ria y cui­da­do in­ten­si­vo a per­so­nas ma­yo­res de 60 años que acre­di­ten in­su­fi­cien­cia eco­nó­mi­ca, no cuen­ten con per­so­nas que pue­dan cui­dar­los o pre­sen­ten al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad y/o en­fer­me­dad cró­ni­ca o ter­mi­nal, por me­dio de cui­da­do­res do­mi­ci­lia­rios ca­pa­ci­ta­dos en el pro­gra­ma o fue­ra de él. Ade­más, tra­ba­jan en coor­di­na­ción con Pami.

El Cen­tro de For­ma­ción en Psi­co­lo­gía So­cial (Do­ni­zet­ti 59, Ca­ba) rea­li­za cur­sos pa­ra la co­mu­ni­dad so­bre téc­ni­cas y re­cur­sos pre­ven­ti­vos en cui­da­dos de adul­tos ma­yo­res, di­ri­gi­dos a to­do a aquel que ne­ce­si­te for­ma­ción en la te­má­ti­ca.

Bien cui­da­dos

La li­cen­cia­da Ana Bog­gio, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­ge­ron­to­lo­gía y re­pre­sen­tan­te de Siem­pre (Re­con­quis­ta 1056. Pi­so 7º, Ca­ba. Tel: 5199 0623. www.siem­prearg.com), un ser­vi­cio de acom­pa­ñan­tes do­mi­ci­lia­rios, em­pie­za por se­ña­lar la fal­ta de es­ta pres­ta­ción por par­te de los sis­te­mas de sa­lud. “Si bien hay pro­gra­mas de cui­da­dos, no es­tá con­tem­pla­do en el Plan Mé­di­co Obli­ga­to­rio la asis­ten­cia y el acom­pa­ña­mien­to do­mi­ci­lia­rio de per­so­nas con que­bran­to de sa­lud. No­so­tros ofre­ce­mos un

ti­po de asis­ten­cia cen­tra­da en la per­so­na, pen­sa­da pa­ra quie­nes es­tán en es­ta­do de fragilidad y de­pen­den­cia”.

Los acom­pa­ñan­tes se en­car­gan de la reha­bi­li­ta­ción y tam­bién de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los usua­rios del es­te sis­te­ma. “Po­seen el en­tre­na­mien­to pa­ra apo­yar al pa­cien­te en sus ac­ti­vi­da­des dia­rias (aseo, ali­men­ta­ción, ves­ti­men­ta, mo­vi­li­dad, re­crea­ción, reha­bi­li­ta­ción, etc.) y es fun­da­men­tal­men­te un agen­te de sa­lud que fun­cio­na co­mo sos­tén, no só­lo del pa­cien­te sino tam­bién de la fa­mi­lia que con­tra­ta nues­tros ser­vi­cios”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga. En­car­gar­se de cui­dar de un adul­to ma­yor con pro­ble­mas de sa­lud in­ha­bi­li­tan­tes no es ta­rea fá­cil y los acom­pa­ñan­tes que no es­tán pre­pa­ra­dos pro­fe­sio­nal­men­te sue­len pa­de­cer al­gún con

flic­to emo­cio­nal o fí­si­co. “Su ha­cer lo lle­va no só­lo a ac­cio­nes ia­tro­gé­ni­cas sino a su­frir lo que de­no­mi­na­mos el es­trés del cui­da­dor. Es­to tam­bién sue­le ocu­rrir­les a cui­da­do­res pro­fe­sio­na­li­za­dos, por eso, con­ta­mos con un Área de En­tre­na­mien­to y Ca

pa­ci­ta­ción con­ti­nuo”, ex­pli­ca Bog­gio. Con diez años de tra­ba­jo en la Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co, es­te ser­vi­cio de asis­ten­tes de sa­lud cuen­ta con dos mo­da­li­da­des de con­tra­ta­ción: un Plan Pre­ven­ti­vo con el cual, me­dian­te una cuo­ta men­sual que pro­me­dia los $150 (en­tre las op­cio­nes más eco­nó­mi­cas), se pue­de ac­ce­der a un acom­pa­ñan­te de sa­lud, sea en hos­pi­tal o en su do­mi­ci­lio, y un Plan In­me­dia­to, con el que se pue­den re­sol­ver pro­ble­mas de sa­lud que de­ben ser aten­di­dos en for­ma urgente, ya sea en ho­ras o men­sual. Es­te plan se co­ti­za se­gún se con­tra­te un asis­ten­te por mes, por quin­ce­na o se­ma­na e in­clu­so por ho­ras. A la ho­ra de ne­ce­si­tar­lo, se cuen­ta con una can­ti­dad de ho­ras se ser­vi­cio al año, sin

ne­ce­si­dad de pa­gar más que la cuo­ta men­sual. Por otra par­te, la em­pre­sa no só­lo cuen­ta con acom­pa­ñan­tes, sino tam­bién con au­xi­lia­res de en­fer­me­ría, en­fer­me­ros, ki­ne­sió­lo­gos, acom­pa­ñan­tes te­ra­péu­ti­cos, te­ra­pis­tas ocu­pa­cio­na­les.

Den­tro de la va­ria­da ofer­ta de es­te nue­vo sis­te­ma que per­mi­te que los an­cia­nos si­gan vi­vien­do en su ca­sa y las fa­mi­lias no se es­tre­sen por su cui­da­do o se vean obli­ga­das a pos­ter­gar sus tra­ba­jos y vi­das pro­pias, tam­bién es­tá Abue­los en su ca­sa (Vi­rrey Lo­re­to 1520, Pi­so 9° A, Ca­ba. Tel.: 4784 5172) y el Ser­vi­cio de Cui­da­do­res Do­mi­ci­lia­rios de la AMIA ( Uri­bu­ru 650, 1 º pi­so. Tel.: 4959 8800, in­ter­nos 8768/8813. cui­da­do­res@amia.org.ar) que tam­bién cuen­tan con per­so­nal de cui­da­do ca­li­fi­ca­do pa­ra cu­brir di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des de los ma­yo­res.

Pa­dres de los pa­dres

En la me­di­da en que los an­cia­nos pue­den man­te­ner­se ac­ti­vos, re­la­cio­nar­se, ha­blar con otras per­so­nas, rea­li­zar ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras, co­men­tar no­ti­cias y acon­te­ci­mien­tos su­fren un me­nor o ca­si nu­lo de­te­rio­ro. “No se pue­de en­trar en ge­ne­ra­li­za­cio­nes, ya que el uni­ver­so de es­ta fran­ja eta­ria es es­pe­cial­men­te va­ria­do. Pe­ro ge­ne­ral­men­te, las di­fi­cul­ta­des que más en­fren­tan es­tán en re­la­ción con la so­le­dad, los mie­dos, los

fan­tas­mas del en­ve­je­cer”, ex­pli­ca Eleonora Ca­rraz­co, psi­có­lo­ga so­cial y do­cen­te for­ma­do­ra de asis­ten­tes al cui­da­do de adul­tos ma­yo­res.

Con el pa­sar del tiem­po y el avan­ce de la edad, observamos que nues­tros pa­dres se po­nen más de­man­tes. Los lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos se su­ce­den y el re­cla­mo del otro la­do de la lí­nea es siem­pre el mis­mo: “Nun­ca ve­nís a vi­si­tar­me”, y ese “nun­ca” ter­mi­na cons­tru­yen­do una ago­bian­te reali­dad. Afron­tar el cui­da­do de un pa­dre ma­yor trae pro­ble­má­ti­cas emo­cio­na­les pro­pias: “La de­man­da es siem­pre de amor –ase­gu­ra Ca­rraz­co–, de es­cu­cha. Hay mo­men­tos en la vi­da de una per­so­na ma­yor que se ha­cen ex­tre­ma­da­men­te lar­gos por es­ta fal­ta del otro”.

En es­ta eta­pa, las hi­jas de pa­dres ma­yo­res de re­pen­te se ven en una es­pe­cie de se­gun­do ma­ter­na­je. Y los pro­ble­mas se acen­túan cuan­do el tiem­po, va­lor ca­da vez más pre­cia­do, se ha­ce más es­ca­so. “Las fa­mi­lias mu­chas ve­ces no tie­nen tiem­po o es­tán es­ca­sas de re­cur­sos emo­cio­na­les y sim­bó­li­cos pa­ra dar res­pues­ta a es­ta cri­sis vi­tal. Pe­ro el te­ma no pa­sa por cul­pa­bi­li­zar a las fa­mi­lias, in­mer­sas tam­bién en la vo­rá­gi­ne de los días, sino por po­der com­pren­der y fa­ci­li­tar que se vuel­va a re­com­po­ner ese la­zo que en al­gún mo­men­to de la his­to­ria fa­mi­liar se des­hil­va­nó”.

Mien­tras sus pa­dres arri­van a la ve­jez, los hi­jos atra­vie­san tam­bién ellos sus pro­pias cri­sis y en oca­sio­nes no pue­den res­pon­der al rol que la cir­cuns­tan­cia exi­ge: ser pa­dres de sus pro­pios pa­dres. “Ca­da per­so­na y ca­da fa­mi­lia es pro­duc­to de un en­tra­ma­do so­cial. Las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les in­va­den de ma­ne­ra im­pen­sa­da la desea­da ar­mo­nía fa­mi­liar y en­ton­ces se su­ce­den di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes. Ma­les­ta­res di­fe­ren­tes sur­gen en es­ta eta­pa en que los pa­dres en­ve­je­cen y com­pro­me­ten a to­da la fa­mi­lia. Pe­ro cuan­do el gru­po fa­mi­liar in­ten­ta re­sol­ver, ese in­ten­to ya es in­di­cio de que es po­si­ble mo­di­fi­car la his­to­ria”, se­ña­la la psi­có­lo­ga so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.