SE­GU­RI­DAD.

Aun­que lo más acon­se­ja­ble es to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas, to­das las fa­mi­lias es­tán ex­pues­tas a los ac­ci­den­tes con los chi­cos, es­pe­cial­men­te du­ran­te la pri­me­ra in­fan­cia. Por eso, me­jor es­tar en­tre­na­das pa­ra ac­tuar co­rrec­ta­men­te

Mia - - SUMARIO - Por el Dr. Die­go Fi­dan­za*

Chi­cos in­quie­tos, có­mo ac­tuar fren­te ac­ci­den­tes ca­se­ros

Las caí­das des­de la cu­na o la ca­ma de los pa­dres en­ca­be­zan la lis­ta de los ac­ci­den­tes más fre­cuen­tes, prin­ci­pal­men­te en ni­ños de 4 me­ses de vi­da, ya que es el mo­men­to en que co­mien­zan a mo­ver­se.

En cuan­to se lar­gan a ca­mi­nar, au­men­tan en una pro­por­ción enor­me los riesgos de ac­ci­den­tes. Por eso, siem­pre es im­por­tan­te no per­der­los de vis­ta ya que un mo­men­to de des­cui­do pue­de ser fa­tal. ¿Có­mo reac­cio­nar an­te los ac­ci­den­tes más fre­cuen­tes?

Si tra­ga remedios

En pri­mer lu­gar, mi­rar el re­loj pa­ra es­ti­mar el tiem­po de la in­ges­ta. Lue­go, re­co­ger el blís­ter o las pas­ti­llas y, de ser po­si­ble, el en­va­se pa­ra te­ner los da­tos de la dro­ga y es­ti­mar la can­ti­dad con­su­mi­da. Por úl­ti­mo, sin ha­cer na­da pre­vio en ca­sa, di­ri­gir­se al cen­tro de aten­ción más cer­cano lle­van­do es­tos ele­men­tos.

Si tra­ga un ob­je­to

De ser po­si­ble, es esen­cial es­ta­ble­cer qué ti­po de ob­je­to tra­gó ya que es un da­to pri­ma­rio pa­ra el mé­di­co (fi­jar­se en de­ta­lles co­mo si tie­ne bor­des fi­lo­sos, es de vi­drio, me­tal o plás­ti­co). En se­gun­do lu­gar, ano­tar la ho­ra de la in­ges­ta. Si tie­ne tos o ba­beo cons­tan­te o si el ob­je­to se en­cuen­tra en la re­gión oro­fa­rín­gea obs­tru­yen­do las vías res­pi­ra­to­rias se tra­ta de una emer­gen­cia y hay que ha­cer ma­nio­bras pa­ra tra­tar de que ex­pul­se el ob­je­to, pe­ro, de­ben ha­cer­las per­so­nas en­tre­na­das o hay que lla­mar al ser­vi­cio de ur­gen­cias mé­di­cas. Nun­ca se de­ben me­ter los de­dos pues si hay una li­ge­ra luz que per­mi­ta la en­tra­da y sa­li­da de ai­re, po­dría­mos anu­lar­la

Una que­ma­du­ra

Cu­brir la zo­na con una ga­sa lim­pia y asis­tir a un cen­tro de sa­lud de in­me­dia­to. No co­lo­car nin­gu­na sus­tan­cia ni pro­duc­to sin la au­to­ri- za­ción del mé­di­co. Las que­ma­du­ras pue­den re­sul­tar le­ves a la vis­ta de los pa­dres pe­ro ser de con­si­de­ra­ción pa­ra el mé­di­co.

Un gol­pe fuer­te o que­bra­du­ra

Tras­la­dar­lo al cen­tro mé­di­co con el me­nor mo­vi­mien­to po­si­ble. Un pa­cien­te pue­de ca­mi­nar y es­tar frac­tu­ra­do o no es­tar frac­tu­ra­do pe­ro pre­sen­tar un es­guin­ce que ne­ce­si­te tra­ta­mien­to. Fren­te a una frac­tu­ra, lo más urgente es to­mar ra­dio­gra­fías.

Una cor­ta­du­ra

La­var con agua co­mún y usar una ga­sa lim­pia com­pri­mi­da so­bre la he­ri­da pa­ra evi­tar el san­gra­do pe­ro que no cor­te la cir­cu­la­ción. Lue­go, ir a la guar­dia de un cen­tro asis­ten­cial don­de se ve­rá la ne­ce­si­dad o no de pun­tos y se pro­ce­da a la lim­pie­za mé­di­ca.

Si se cae y se par­te un dien­te

En pri­me­ra me­di­da, re­vi­sar que el res­to del dien­te ha­ya que­da­do fi­jo en la en­cía. Lue­go, si es un dien­te de­fi­ni­ti­vo, co­lo­car el res­to de la pie­za den­tal en un en­va­se con le­che o so­lu­ción fi­sio­ló­gi­ca y acu­dir a una ur­gen­cia odon­to­ló­gi­ca por­que, en al­gu­nas oca­sio­nes, el dien­te pue­de pe­gar­se. Es­te re­cur­so es vá­li­do in­clu­si­ve si el dien­te se ca­yó en­te­ro. Si pro­vi­so­rio (de le­che), con­cu­rrir a la con­sul­ta odon­tó­lo­gi­ca.

*Es­pe­cia­lis­ta en Pe­dia­tría del Sa­na­to­rio Mo­de­lo de Ca­se­ros (www.sa­na­to­rio­mo­de­lo.com.ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.