FENG SHUI.

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Ta­lis­ma­nes pro­tec­to­res

El ser hu­mano pien­sa en imá­ge­nes y son és­tas las que han gra­ba­do por mi­le­nios las per­cep­cio­nes so­bre el mun­do. Los sím­bo­los son el re­sul­ta­do de es­tas per­cep­cio­nes y no ne­ce­sa­ria­men­te de la reali­dad sino de có­mo fue pen­sa­da du­ran­te años.

To­das las for­mas exis­ten­tes emi­ten di­fe­ren­tes ti­pos de ener­gías, al­gu­nas más Yin, otras más Yang. Los re­cur­sos y co­no­ci­mien­tos so­bre el ma­ne­jo de la ener­gía fue­ron ex­plo­ra­dos des­de la an­ti­güe­dad por sa­cer­do­tes, cha­ma­nes, guías es­pi­ri­tua­les y otros maes­tros.

Pro­cu­rar bue­na suer­te y ale­jar a la ad­ver­si­dad fue y es una preo­cu­pa­ción de to­das las cul­tu­ras. El Feng Shui y la cul­tu­ra chi­na em­plean ele­men­tos que fun­cio­nan co­mo pro­tec­to­res ener­gé­ti­cos de la ca­sa y de las per­so­nas. No es el ob­je­to en sí el pro­tec­tor, sino la ener­gía de for­ma y el sim­bo­lis­mo que de ellos ema­na lo que su po­der a los ta­lis­ma­nes que pue­den pro­te­ger y atraer ener­gías po­si­ti­vas y des­viar el sha ne­ga­ti­vo.

Los pe­rros Fu y los Leo­nes guar­dia­nes

Son po­de­ro­sos ani­ma­les mí­ti­cos que tie­nen su ori­gen en la tra­di­ción bu­dis­ta. El sim­bo­lis­mo de los pe­rros Fu es ener­gía y va­lor. Se co­lo­can al pie de las es­ca­le­ras, afue­ra de la ven­ta­na del li­ving en los de­par­ta­men­tos o fue­ra en la puer­ta de en­tra­da en las ca­sas.

Kuan Kung

Así lla­man los chi­nos al Dios de la gue­rra y de la ri­que­za. Al co­lo­car es­ta ima­gen en la ca­sa o lu­gar de tra­ba­jo se in­vi­ta a po­de­ro­sas ener­gías pa­ra que pro­te­jan la ca­sa. Apor­ta pro­tec­ción al pa­triar­ca y pros­pe­ri­dad a to­dos los miem­bros de la ca­sa. Se de­be co­lo­car en el su­r­oes­te

Ca­ba­llo de la ca­sa o sa­lón, mi­ran­do ha­cia la puer­ta de en­tra­da. En un des­pa­cho, se de­be co­lo­car de­trás de la per­so­na pa­ra sim­bo­li­zar la pro­tec­ción por par­te de po­de­ro­sos. Es una fi­gu­ra ideal pa­ra quie­nes es­tán en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad o desean as­cen­der en su tra­ba­jo.

Pa­ra el Feng Shui re­pre­sen­ta la no­ble­za y la li­ber­tad, por ello, se lo uti­li­za pa­ra atraer ener­gía de éxi­to, li­ber­tad y ra­pi­dez pa­ra con­se­guir lo­gros en los dis­tin­tos ni­ve­les de la vi­da. Co­mo los ca­ba­llos sim­bo­li­zan el ele­men­to Fue­go o la ac­ti­vi­dad-Yang, te­ner unau ima­gen con mu­chos ca­ba­llos co­rrien­do inducirá al in­cre­men­to de la ener­gía en eel área que se le designe, su atrac­ción es muy po­de­ro­sa, ade­más de ser pro­tec­to­res, ppor eso es cos­tum­bre en Chi­na co­lo­car­los en­fren­ta­dos a la puer­ta de en­tra­da. Tam­bién se pue­de co­lo­car en el nor­te de la ca­sa u ofi­ci­na, en el área de la fa­ma y repu­tación y en otros lu­ga­res de­pen­dien­do de qué se re­quie­ra.

Cam­pa­nas de Kuan Yin

Su so­ni­do atrae y da la bien­ve­ni­da a la bue­na for­tu­na y las in­fluen­cias be­né­fi­cas. Lim­pian el Chi ne­ga­ti­vo y re­fres­can el am­bien­te. La fi­gu­ra de Kuan Yin sim­bo­li­za pro­te­ge a ni­ños y mu­je­res y se uti­li­za co­mo ta­lis­mán ar­mo­ni­za­dor. Se pue­den col­gar en cual­quier lu­gar de la ca­sa o tra­ba­jo.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.