LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Por Da­niel Ale­jan­dro Fer­nán­dez

¿Qué es la fe­li­ci­dad?

To­dos ha­bla­mos de la fe­li­ci­dad, de esa es­pe­cie de es­ta­do utó­pi­co o real, de esa gran me­ta que le da­rá sen­ti­do a nues­tra vi­da y sin la cual to­da nues­tra exis­ten­cia pa­re­ce carecer de di­rec­ción. Pe­ro… ¿qué es? ¿Có­mo lle­gar a ella? ¿Es igual pa­ra to­dos? Pa­ra em­pe­zar, al me­nos, se­ría ade­cua­do de­fi­nir la tan men­cio­na­da pa­la­bri­ta.

Si re­cu­rri­mos al dic­cio­na­rio de la Real Academia Es­pa­ño­la, en­con­tra­mos la si­guien­te de­fi­ni­ción: “Es­ta­do del áni­mo que se com­pla­ce en la po­se­sión de un bien”. Es­to pa­re­ce­ría in­di­car que pa­ra lo­grar la fe­li­ci­dad de­be­mos ob­te­ner al­go, un bien que no po­see­mos y que nos fal­ta. El pro­ble­ma se­rá vis­lum­brar si es fac­ti­ble ad­qui­rir di­cho bien y si, lue­go de ha­cer­lo, bas­ta­rá pa­ra que sea­mos fe­li­ces o si, en cam­bio, siem­pre ha­bre­mos de carecer de al­gún otro bien y por en­de nun­ca ten­dre­mos una fe­li­ci­dad com­ple­ta. La­men­ta­ble­men­te, la res­pues­ta es la que em­pe­zás a ima­gi­nar. En efec­to, no es po­si­ble vi­vir sin que al­go nos fal­te y eso im­pli­ca que con­ti­nua­re­mos sin­tién­do­nos in­sa­tis­fe­chos. En tal sen­ti­do y mal que nos pe­se, de­be­mos re­co­no­cer que la fe­li­ci­dad to­tal y de­fi­ni­ti­va no es po­si­ble. Es­to, sin em­bar­go, no sig­ni­fi­ca que no po­da­mos go­zar de mo­men­tos fe­li­ces. Lo im­por­tan­te es eli­mi­nar cier­tos obs­tácu­los, esos que a me­nu­do im­pi­den que dis­fru­te­mos de las pe­que­ñas fe­li­ci­da­des que ha­brán de apa­re­cer en nues­tro ca­mino.

To­do ser hu­mano lle­va en sí una fal­ta, una ca­ren­cia, al­go que no pue­de ser com­ple­ta­do con na­da. Se de­be, ni más ni me­nos, a una cues­tión es­truc­tu­ral. En­tre lo que uno bus­ca y lo que lue­go en­cuen­tra ha­brá un gra­do de in­sa­tis­fac­ción. No ha­brá de exis­tir coin­ci­den­cia en­tre lo que se per­si­guió y lo que más tar­de se ob­tu­vo. Es de­cir que, en­tre lo an­he­la­do y lo en­con­tra­do, exis­ti­rá una di­fe­ren­cia y en con­se­cuen­cia una fal­ta de con­for­mi­dad en el su­je­to. Y se­rá en esa di­fe­ren­cia, en esa fal­ta, en ese res­to que se­pa­ra lo que se pre­ten­dió de lo que se ha­lló, que exis­ti­rá el de­seo.

Aho­ra bien, sa­be­mos que la fe­li­ci­dad com­ple­ta no es po­si­ble. No obs­tan­te, eso no sig­ni­fi­ca que de­be­mos de­jar de pre­ten­der­la. ¿Te pa­re­ce con­tra­dic­to­rio? Vas a ver que no lo es. Su­ce­de que las uto­pías son im­pres­cin­di­bles, por­que gra­cias a ellas es que nos es­for­za­mos y avan­za­mos día a día en nues­tra vi­da. En tal sen­ti­do, to­mar a la fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta co­mo un ideal a al­can­zar, aun a sa­bien­das de que no se­rá po­si­ble dar con ella en su to­ta­li­dad, es lo que nos per­mi­ti­rá ir cap­tu­ran­do mo­men­tos muy cer­ca­nos a ese ideal. En otras pa­la­bras, per­se­guir la uto­pía de una fe­li­ci­dad to­tal se­rá lo que nos lle­va­rá a dis­fru­tar de una di­ver­si­dad de fe­li­ci­da­des.

Pa­ra em­pe­zar a ser un ppo­co más fe­liz, pri­me­ro te­nés que re­pa­rar en tu de­seo, se­guir a ese de­seo co­mo quien cla­va su mi­ra­da en un fa­ro y pro­cu­ra lle­var has­ta allí su em­bar­ca­ción. El pro­ble­ma es la nie­bla, la que se in­ter­po­ne en­tre tu de­seo y tu mi­ra­da. Ese es el pri­mer gran obs­tácu­lo a ven­cer. Y esa es­pe­sa y con­fu­sa ne­bli­na es­tá con­for­ma­da por el de­seo de los otros. Tu ma­yor pro­ble­ma y tu más im­por­tan­te desafío­fío se­rá en­ton­ces, jus­ta­men­te, no des­viar tu aten­ción por esa nie­bla, no apar­tar­te de tu de­seo al con­fun­dir­lo con el de­seo ajeno. Tal vez es­ta la­bor te pa­rez­ca al­go sen­ci­lla, pe­ro en verdad re­pre­sen­ta una ta­rea ar­dua y pe­li­gro­sa. Esa den­sa y per­sis­ten­te ne­bli­na, he­cha de los de­seos de los otros, más de una vez ha­rá per­der de vis­ta el fa­ro de tu pro­pio de­seo. Ha­brá de con­fun­dir­te y pue­de que quie­ras desis­tir en el in­ten­to. Po­cos son los bar­cos que arri­ban al puer­to que en verdad les es pro­pio.

Del li­bro “¿ Se­rás lo que debas ser? Un en­fo­que psi­coa­na­lí­ti­co pa­ra acer­car­nos a la fe­li­ci­dad”, de Da­niel Ale­jan

dro Fer­nán­dez. Urano: www. edi­cio­ne­su­rano. com. ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.