Vá­ri­ces mas­cu­li­nas

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Booth* Por el Dr. Mi­guel A. Gra­ma­jo

En el mar­co de la Ley de Re­pa­ra­ción de los Da­ños de los Ac­ci­den­tes de Tra­ba­jo y En­fer­me­da­des Pro­fe­sio­na­les, el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo in­clu­yó a las vá­ri­ces en las afec­cio­nes que de­ben cu­brir las ART, dan­do mar­gen le­gal a un pro­ble­ma de sa­lud la­bo­ral cre­cien­te y se­rio, que afec­ta a am­bos se­xos. Es un error bas­tan­te di­fun­di­do con­si­de­rar que las vá­ri­ces, co­mo pro­ble­ma que afec­ta a la sa­lud de las pier­nas, son ca­si ex­clu­si­vo pa­tri­mo­nio de la mu­jer.

Las es­ta­dís­ti­cas nos ha­blan de una fre­cuen­cia de 55% pa­ra la mu­jer y 45% pa­ra el hombre, así que, co­mo po­de­mos apre­ciar, no es­tán muy le­ja­nos. El mo­ti­vo por el cual en los pro­ble­mas va­ri­co­sos im­por­tan­tes no hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre los se­xos es que es­tos de­pen­den más del fac­tor ge­né­ti­co o he­re­di­ta­rio, y tan­to hom­bres co­mo mu­je­res com­par­ten esa car­ga ge­né­ti­ca.

Las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les que obli­gan a es­tar mu­cho tiem­po de pie co­mo es la aten­ción en ven­tas, la do­cen­cia o la guar­dia de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, son fac­to­res muy im­por­tan­tes que pue­den agra­var a hom­bres o mu­je­res por igual. Tam­bién el se­den­ta­ris­mo -co­mún en quie­nes rea­li­zan tra­ba­jos de es­cri­to­rio y ofi­ci­na, cho­fe­res, ope­ra­rios de ma­qui­na­ria, etc. - y la obe­si­dad suben el ries­go.

En ge­ne­ral, se tra­ta de sen­sa­cio­nes mo­les­tas en las pier­nas co­mo can­san­cio, pesadez, ca­lam­bres, pi­ca­zón e hin­cha­zón, sín­to­mas de que la cir­cu­la­ción de re­torno de las pier­nas es­tá fun­cio­nan­do con di­fi­cul­tad. En ca­sos más avan­za­dos, so­bre­vie­nen el do­lor, un os­cu­re­ci­mien­to en el ter­cio in­fe­rior de la pier­na y úl­ce­ras.

El mé­to­do más no­ve­do­so de tra­ta­mien­to de vá­ri­ces, aún las gran­des y en es­ta­do avan­za­do, es la fle­bo­lo­gía res­tau­ra­ti­va, que con­sis­te en in­yec­tar di­rec­ta­men­te en la luz de la ve­na una se­rie de sus­tan­cias que de­vuel­ven fun­cio­na­li­dad al va­so san­guí­neo.

Es­te tra­ta­mien­to es al­ta­men­te efi­caz y rá­pi­do en los pro­ble­mas ve­no­sos me­no­res: pe­que­ñas vá­ri­ces o va­ri­co­si­da­des y las te­lan­giec­ta­sias (ara­ñi­tas), que son de pre­do­mi­nio ne­to fe­me­nino en una pro­por­ción de 4/1. De­pen­den más del fac­tor hor­mo­nal fe­me­nino, y es por eso que el au­men­to de hor­mo­nas ya sea por em­ba­ra­zo o to­ma de an­ti­con­cep­ti­vos sue­len co­men­zar o agra­var el cuadro.

* Mé­di­co fle­bó­lo­go, miem­bro ti­tu­lar de la Sociedad Ar­gen­ti­na y Pa­na­me­ri­ca­na de Fle­boin­fo­lo­gía y miem­bro del Ame­ri­can Co­lle­ge of Ph­le­bo­logy.

A par­tir de los 60 años, rea­li­zar­se un exa­men ocu­lar com­ple­to con di­la­ta­ción de las pu­pi­las, por lo me­nos 1 vez ca­da 2 años, pue­de pre­ve­nir ca­ta­ra­tas. El diag­nós­ti­co tem­prano sal­va la vis­ta. (Fuen­te: Clí­ni­ca de ojos Kau­fer)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.