Bue­nos há­bi­tos de estudio

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Am­bien­ta­ción del lu­gar de tra­ba­jo: pa­ra evi­tar dis­trac­cio­nes, es esen­cial con­tar con un lu­gar de estudio ais­la­do, li­bre de rui­dos y sin ele­men­tos que pue­dan fa­vo­re­cer la fal­ta de aten­ción.

Ele­gir el me­jor ho­ra­rio: el alumno de­be es­tu­diar por la ma­ña­na o por la no­che, aten­dien­do a la ho­ra en que se con­cen­tre me­jor, al mo­men­to del día en el que pue­da ob­te­ner ma­yor tran­qui­li­dad en el es­pa­cio de tra­ba­jo y a las ho­ras en que es­té más des­can­sa­do.

Pau­ta de estudio: pa­ra evi­tar la des­con­cen­tra­ción que cau­sa el can­san­cio, es re­co­men­da­ble es­ta­ble­cer una pau­ta ho­ra­ria es­truc­tu­ra­da que com­bi­ne el des­can­so y el estudio. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan es­tu­diar en in­ter­va­los de 40-45 mi­nu­tos y ha­cer un cor­te en­tre ellos de 10-15 mi­nu­tos. Es­te des­can­so ayu­da a des­pe­jar la men­te y la pre­pa­ra pa­ra el si­guien­te pe­rio­do de con­cen­tra­ción.

Or­ga­ni­zar el ma­te­rial: le­van­tar­se por una re­gla, te­ner que bus­car el sa­ca­pun­tas o sa­lir de la habitación por el dic­cio­na­rio son al­gu­nas de las dis­trac­cio­nes que afec­tan a la con­cen­tra­ción del es­tu­dian­te. Se pue­den evi­tar si an­tes de co­men­zar a es­tu­diar se or­ga­ni­za con efi­ca­cia el es­pa­cio de estudio.

So­lo o acom­pa­ña­do: a mu­chos es­tu­dian­tes, la so­la pre­sen­cia de un com­pa­ñe­ro en el mis­mo es­pa­cio de estudio los dis­trae de su ta­rea. Sin em­bar­go, pa­ra otros re­sul­ta mo­ti­va­dor y los in­cen­ti­va a con­cen­trar­se en sus es­tu­dios, siem­pre que el acom­pa­ñan­te ten­ga la mis­ma ac­ti­tud.

In­ter­ca­lar téc­ni­cas de estudio: me­mo­ri­zar du­ran­te dos ho­ras se­gui­das o de­di­car una jor­na­da com­ple­ta de estudio a ha­cer re­sú­me­nes y es­que­mas pue­de lle­gar a can­sar al es­tu­dian­te y a pro­vo­car que se des­con­cen­tre de sus ta­reas. Pa­ra evi­tar­lo, con­vie­ne com­bi­nar du­ran­te la mis­ma se­sión de tra­ba­jo di­fe­ren­tes téc­ni­cas de estudio que la ame­ni­cen y la ha­gan más in­tere­san­te.

Cam­biar de ma­te­ria: si la fal­ta de con­cen­tra­ción es inevi­ta­ble, una bue­na al­ter­na­ti­va es cam­biar de ma­te­ria de estudio. Es­te cam­bio apor­ta­rá un nue­vo in­te­rés y au­men­ta­rá otra vez la con­cen­tra­ción. Es pro­ba­ble que cuan­do cam­bie de nue­vo, vuel­va a con­cen­trar­se de ma­ne­ra ade­cua­da en la ma­te­ria an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.