Li­be­rar la ima­gi­na­ción

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Las ac­ti­vi­da­des en es­pa­cios abier­tos apor­tan be­ne­fi­cios fí­si­cos al ni­ño y con­tri­bu­yen a desa­rro­llar su crea­ti­vi­dad y so­cia­bi­li­dad. Los vi­deo­jue­gos, la fal­ta de tiem­po de los pa­dres y la es­ca­sez de zo­nas ver­des son fac­to­res que ha­cen que los más pe­que­ños pa­sen en la na­tu­ra­le­za me­nos tiem­po del que ne­ce­si­tan.

Los ex­per­tos con­si­de­ran fun­da­men­tal que los pe­que­ños reali­cen ac­ti­vi­da­des en es­pa­cios abier­tos, y re­co­mien­dan que sea du­ran­te, al me­nos, una ho­ra al día. En­tre otras ven­ta­jas, el ai­re li­bre fo­men­ta la au­to­no­mía del ni­ño. Mu­chos mé­di­cos des­ta­can la im­por­tan­cia de que los chi­cos pa­sen tiem­po al ai­re li­bre, ya que im­pul­sa su crea­ti­vi­dad, au­to­no­mía y sus re­la­cio­nes so­cia­les.

Las ac­ti­vi­da­des en es­pa­cios abier­tos es­ti­mu­lan la cu­rio­si­dad de los ni­ños y les exi­gen pen­sar de for­ma crea­ti­va. Ade­más, el jue­go al ai­re li­bre le pro­por­cio­na be­ne­fi­cios en el plano psi­co­ló­gi­co y men­tal, aun­que tal vez no sean siem­pre evi­den­tes. Es­tas ac­ti­vi­da­des exi­gen a los chi­cos pen­sar de for­ma crea­ti­va, es­ti­mu­lan su cu­rio­si­dad y los obli­ga a to­mar de­ci­sio­nes y re­sol­ver di­fi­cul­ta­des a tra­vés de su ima­gi­na­ción.

En ge­ne­ral, la ca­sa, e in­clu­so los es­pa­cios pú­bli­cos des­ti­na­dos a jue­gos, co­mo lu­do­te­cas o par­ques in­fan­ti­les, es­tán or­ga­ni­za­dos. En la na­tu­ra­le­za, sin em­bar­go, el ni­ño se en­fren­ta a un es­pa­cio abier­to, don­de los lí­mi­tes pa­ra sus jue­gos y ac­ti­vi­da­des los tie­ne que po­ner él mis­mo, con su crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción. Por otra par­te, mu­chos, so­bre to­do los que no tie­nen her­ma­nos, ne­ce­si­tan sa­lir del en­torno ho­ga­re­ño pa­ra vin­cu­lar­se con otros pa­res; y co­men­zar a te­ner con­tac­tos y re­la­cio­nes con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.