El tró­pi­co en ca­sa

Mia - - MINIMOLDE -

Ama­ri­llos, da­mas­co, tur­que­sas y ver­des, és­ta es una tem­po­ra­da car­ga­da de nue­vos co­lo­res, que se per­fi­la más osa­da y más ple­na de co­lor que en años an­te­rio­res. En el nue­vo año que se apro­xi­ma, las pa­re­des blan­cas y en to­das las va­rie­da­des de bei­ges de­ja­rán pa­so a los co­lo­res de la es­ca­la cro­má­ti­ca que es­pe­ra­ron du­ran­te años una opor­tu­ni­dad pa­ra in­cur­sio­nar en las pa­re­des de ca­sa. Las gran­des pin- tu­re­rías del país ya vie­nen su­gi­rien­do que la ten­den­cia pa­ra 2015 a la ho­ra de pin­tar es­ta­rá muy cer­ca­na a imi­tar los co­lo­res de Bra­sil. Cuan­do co­mien­za el mes de sep­tiem­bre, con él lle­ga siem­pre la nue­va tem­po­ra­da de pin­tu­ras y es­ta vez la va­rie­dad cro­má­ti­ca tropical, se adap­ta­rá a la per­fec­ción en to­do ti­po de am­bien­tes.

El pa­sa­do Mun­dial de Fút­bol y los Jue­gos Olím­pi­cos de Río 2016, crea­ron un es­ce­na­rio que es ins­pi­ra­ción de los pró­xi­mos años, e im­pul­sa a de­co­rar los am­bien­tes con co­lo­res in­ten­sos y lu­mi­no­sos.

Pa­ra lu­ga­res pe­que­ños, se re­co­mien­da in­cor­po­rar co­lo­res co­mo aqua o tur­que­sa, que pue­den trans­mi­tir un sen­ti­mien­to úni­co. Aho­ra, si se quie­re ge­ne­rar un im­pac­to al in­gre­sar al ho­gar, el co­lor man­go, en al­gu­na pa­red cer­ca­na de la en­tra­da, pro­vo­ca­rá el efec­to desea­do.

Una pa­red en co­lor fuer­te y al­ta­men­te con­tras­tan­te con las de­más, da­rá per­so­na­li­dad al es­pa­cio y fun­cio­na­rá per­fec­ta­men­te pa­ra re­for­zar una zo­na en par­ti­cu­lar de la ca­sa. Si se uti­li­za un azul in­ten­so en una pa­red le­ja­na y fron­tal a la puer­ta de en­tra­da, és­te da­rá sen­sa­ción de pro­fun­di­dad.

Otro to­que acon­se­ja­do es ju­gar con las tex­tu­ras y los co­lo­res neu­tros (gris, blan­co o nut). Es­to fa­ci­li­ta­rá que los am­bien­tes re­sal­ten más y si se les agre­ga de­ta­lles de co­lor, co­mo cua­dros, lám­pa­ras o ador­nos, el es­pa­cio ten­drá aún mu­cho más vi­da.

Los co­lo­res cá­li­dos, co­mo los ro­jos o na­ran­jas, se ca­rac­te­ri­zan por es­ti­mu­lar de­ter­mi­na­das sen­sa­cio­nes: ale­gría y em­pa­tía, pe­ro no son muy re­co­men­da­bles pa­ra la ma­yo­ría de las ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa. Sue­len fun­cio­nar cuan­do se quie­re dar un as­pec­to más ju­ve­nil, y en de­ter­mi­na­dos sa­lo­nes, don­de se de­be te­ner en cuen­ta fac­to­res co­mo el co­lor de los mue­bles. Es­ta nue­va tem­po­ra­da im­pon­drá los to­nos pro­pios de la na­tu­ra­le­za del país her­mano e ins­pi­ra­rá pa­ra que los ho­ga­res se vuel­van más coloridos y lle­nos de ener­gía. Am­bien­tes más cá­li­dos pa­ra re­ci­bir un año me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.