Atrac­ti­vo, to­do el año

Mia - - JARDINERÍA - Fuen­te: Ma­ría Mart­ha Piz­zi de Con Sa­bor a Ho­gar; www.con­sa­bo­raho­gar.com.ar

El jar­dín de­be es­tar pen­sa­do pa­ra vi­vir­lo. Es un lu­gar pa­ra que­dar­se, tie­ne que in­vi­tar­nos a pa­sar un tiem­po en él, a re­la­jar­nos. Por eso, en el jar­dín de­be ha­ber es­pa­cios que no pue­den fal­tar: por ejem­plo co­mo un su­ges­ti­vo lu­gar don­de sen­tar­se. El res­to, se di­se­ña­rá de acuer­do a su fun­cio­na­li­dad Ha­brá que de­ter­mi­nar de an­te­mano si és­te se­rá un jar­dín ins­ti­tu­cio­nal, re­crea­ti­vo o si es el es­pa­cio ver­de de un ho­gar.

Lo más im­por­tan­te es que sea atrac­ti­vo. Y que esa be­lle­za la con­ser­ve to­do el año. Es ne­ce­sa­rio es­co­ger plan­tas que du­ran­te los do­ce me­ses sos­ten­gan el mar­co ge­ne­ral del pai­sa­je y otras, que apor­ten co­lor a tra­vés de sus flo­res o fru­tos. La idea es que esen­cial­men­te sea di­ná­mi­co y fun­da­men­tal­men­te, que ten­ga una bue­na es­truc­tu­ra per­ma­nen­te, pa­ra que el man­te­ni­mien­to del es­pa­cio ver­de no sea ni ex­ce­si­va­men­te cos­to­so ni im­po­si­ble de lle­var­lo a ca­bo o sos­te­ner­lo en el tiem­po.

Bien di­se­ña­do, un buen jar­dín sor­pren­de du­ran­te las cua­tro es­ta­cio­nes. En oto­ño, lla­ma la aten­ción por el co­bri­zo de sus ho­jas; en in­vierno, apa­re­cen las for­mas más esen­cia­les; en pri­ma­ve­ra, lle­ga el co­lor y en ve­rano, con­ti­núan las flo­res y su aro­ma. Por to­do es­to, tam­bién es im­por­tan­te in­cluir es­pe­cies con flor y per­fu­me, co­mo los jaz­mi­nes en to­das sus va­rie­da­des o la dama de no­che. Las flo­res blan­cas ema­nan

Luz, plan­tas y rin­co­nes de agua, de­ta­lles que em­be­lle­cen el di­se­ño de los es­pa­cios ver­des

ma­yor aro­ma de no­che y, ade­más, ale­gran el pai­sa­je de quien dis­fru­ta es­tar al ai­re li­bre.

Un de­ta­lle que agre­ga­rá be­lle­za al lu­gar es un rin­cón con agua. Un lu­jo que si es po­si­ble crear, da­do que se ne­ce­si­ta­rá de un es­pa­cio ex­tra, trans­for­ma­rá gra­ta­men­te el di­se­ño del jar­dín. Ob­via­men­te, que hay rin­co­nes de agua muy cos­to­sos pe­ro tam­bién los hay me­nos one­ro­sos; de tal ma­ne­ra que se pue­de pen­sar des­de un es­pe­jo de agua (in­clu­so con plan­tas que se adap­tan a ese eco­sis­te­ma) has­ta cas­ca­das o pe­que­ñas fuen­tes, in­clu­so tam­bién be­be­de­ros de aves. Te­ner agua en el jar­dín ge­ne­ra una at­mós­fe­ra su­ges­ti­va; só­lo el sim­ple mo­vi­mien­to del agua pro­du­ce so­ni­dos, fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción, in­vi­ta a es­tar a su al­re­de­dor. Ade­más, la pre­sen­cia del agua con­vo­ca a co­li­bríes, ma­ri­po­sas y otros ani­ma­les.

Por otra par­te, re­cuer­den que es esen­cial que el jar­dín ten­ga un rin­cón de som­bra don­de po­der leer un li­bro o to­mar­se un té. Lo ideal es que se pue­dan re­crear dis­tin­tos es­ce­na­rios. Por úl­ti­mo, y en con­cor­dan­cia con ge­ne­rar at­mós­fe­ras va­ria­das, la ilu­mi­na­ción jue­ga un rol fun­da­men­tal en los ex­te­rio­res. Fo­cos en­tre las plan­tas, fa­na­les pa­ra la me­sa o ca­mi­nos, fa­ro­li­tos col­gan­tes en las es­qui­nas. En los pe­que­ños de­ta­lles es­tá la di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.