TE LLE­VO EN MI SANGREE

Pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el amor y sus con­se­cuen­cias

Mia - - ESPECTÁCULOS - Por Eduar­do Ma­rraz­zi

Sa­la:Tea­tro El Ópa­lo (Ju­nín 380, Ca­ba) - In­tér­pre­tes: s: Nacho Ma­rino, Eze­quiel Fernanz, Pi­lar Mio­ri, Pa­to Cha­ne­ton, Mi­cae­la Di­nol­fo, Eu­ge­nia En­ci­na y Car­los Mi­ce­li - Di­rec­ción: Car­los Mi­ce­li - Fun­cio­nes: do­min­gos a las 20

La pe­que­ña sa­la de El Ópa­lo da el cli­ma de in­ti­mi­dad ne­ce­sa­rio y jus­to pa­ra con­tar es­ta his­to­ria de amor y desamor, me­cha­da con can­cio­nes. Uno de los in­te­gran­tes del elen­co, Car­los Mi­ce­li, es quien ha di­ri­gi­do es­ta obra que, si bien tra­ta va­rios te­mas de su­mo in­te­rés so­cial, abu­sa en la pues­ta de los cor­tes del re­la­to y los lu­mí­ni­cos. No obs­tan­te, ha sa­bi­do apro­ve­char el es­pa­cio es­cé­ni­co al má­xi­mo y sus ac­to­res le han res­pon­di­do con bue­nas la­bo­res, en es­pe­cial Pa­to Cha­ne­ton, que in­ter­pre­ta a una des­pre­jui­cia­da pro­fe­so­ra de ar­te, y Mi­cae­la Di­nol­fo que ex­hi­be gran­des con­di­cio­nes his­trió­ni­cas. To­dos tie­nen bue­nas vo­ces y se lu­cen cuan­do in­ter­pre­tan jun­tos al­gu­nas de las can­cio­nes. Un piano en vi­vo sue­na, por mo­men­tos, de­ma­sia­do fuer­te po­nien­do en ries­go la au­di­ción de las can­cio­nes. Con to­do, lo res­ca­ta­ble, lo im­por­tan­te, es el men­sa­je que deja la pie­za: “El amor te cho­ca, te atra­vie­sa, te lle­va pues­to o, sim­ple­men­te, no su­ce­de”. El es­pec­tácu­lo tra­ta so­bre las elec­cio­nes, las amistades, la fa­mi­lia, las re­la­cio­nes amo­ro­sas, el com­pro­mi­so, los mie­dos, las en­fer­me­da­des y por so­bre to­do, po­ne en el ta­pe­te al amor. Tam­bién el po­der de una bue­na elec­ción a la ho­ra de for­mar pa­re­ja y las con­se­cuen­cias, una vez ele­gi­da la per­so­na. El tí­tu­lo no pue­de ser más ade­cua­do, Te lle­vo en mi san­gre ha­bla pre­ci­sa­men­te de lo que po­de­mos lle­var eter­na­men­te en nues­tro in­te­rior co­mo re­cuer­do de un gran amor, aun­que eso pue­da ma­tar­nos o en­fer­mar­nos. La his­to­ria gi­ra en torno a Her­nán, un viu­do de 47 años, quien tie­ne una hi­ja de 28. Un buen día co­no­ce a Gon­za­lo, un jo­ven de la mis­ma edad que ella, de quien se enamo­ra. Es­ta si­tua­ción se da a pe­sar de los con­se­jos de su ami­ga, Ma­ri­ne, quien le ad­vier­te que apro­ve­che esa si­tua­ción de ha­la­go por ser ele­gi­do por un jo­ven, pe­ro que no se enamo­re, co­mo si eso pu­die­ra ele­gir­se o ma­ne­jar­se vo­lun­ta­ria­men­te. Pa­ra re­fle­xio­nar se­ria­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.