Ali­men­tos ADIC­TI­VOS

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - * Mé­di­ca del Cen­tro Te­ra­péu­ti­co Dr. Má­xi­mo Ra­ven­na Por la Dra. Ga­brie­la Fe­dria­ni *

Cuan­do no lo­gra­mos de­jar de co­mer al­go, de­ci­mos que es “adic­ti­vo”, ya que per­de­mos el con­trol de la si­tua­ción, in­clu­so cuan­do sa­be­mos que no nos con­vie­ne. Si bien es cierto que hay ali­men­tos de ma­yor pa­la­ta­bi­li­dad o más gra­tos pa­ra el pa­la­dar, tam­bién hay sus­tan­cias que atra­pan y crean adic­ción, co­mo el ta­ba­co, el al­cohol y las dro­gas; con la co­mi­da pa­sa lo mis­mo. Exis­ten ali­men­tos que en­gan­chan, y que por lo tan­to de­ben evi­tar­se.

En­tre los más adic­ti­vos es­ta­rían las ha­ri­nas y los hi­dra­tos de car­bono re­fi­na­dos, el azú­car, la sal y cier­tas gra­sas. Es­tos ali­men­tos ac­túan di­rec­ta­men­te so­bre los me­ca­nis­mos neu­ro­na­les de mo­ti­va­ción y re­com­pen­sa, y es­tán sa­tu­ra­dos de in­gre­dien­tes si­len­cio­sos que nos des­pier­tan los me­ca­nis­mos de re­pe­ti­ción.

Una inocen­te me­dia­lu­na lle­va ha­ri­na, azú­car, gra­sa y sal, ca­si to­dos los in­gre­dien­tes adic­ti­vos, y por eso es muy di­fí­cil co­mer só­lo una. Ade­más, re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes ava­lan es­ta teo­ría, ya que han re­ve­la­do que las per­so­nas obe­sas tie­nen me­nos re­cep­to­res de do­pa­mi­na en el ce­re­bro y co­men más pa­ra com­pen­sar es­ta de­fi­cien­cia.

Hay un me­ca­nis­mo psico-in­muno-en­do­crino muy si­mi­lar al que ocu­rre con las dro­gas.Y ha si­do es­tu­dia­do y de­mos­tra­do con re­so­nan­cia nu­clear mag­né­ti­ca del ce­re­bro. Mu­chas ve­ces se pue­de lle­gar a la pér­di­da com­ple­ta de con­trol en la bús­que­da de co­mi­da “adictiva”, co­mo su­ce­de con las dro­gas. El ser hu­mano, cuan­do co­me, re­ci­be una com­pen­sa­ción, ya que los ali­men­tos le cau­san pla­cer. Pe­ro co­mo la co­mi­da es ne­ce­sa­ria pa­ra la su­per­vi­ven­cia no se pue­de sus­pen­der co­mo ocu­rre en otras adic­cio­nes. Se de­be lo­grar un equi­li­brio, que qui­zás es lo más di­fí­cil.

Hay ali­men­tos que nos do­mi­nan, por­que la ma­ni­pu­la­ción pro­duc­ti­va de mu­chas co­mi­das las con­vier­te en adic­ti­vas. Es­to ocu­rre so­bre to­do con los car­bohi­dra­tos, los que­sos y las co­mi­das rá­pi­das, don­de la mano del hombre in­ter­vie­ne pa­ra mo­di­fi­car ne­ga­ti­va­men­te los há­bi­tos ali­men­ta­rios. Es­tos ali­men­tos mu­chas ve­ces nos ha­cen sen­tir cul­pa­bles y rom­pen nues­tra fuer­za de vo­lun­tad, por­que es­ti­mu­lan los cen­tros ce­re­bra­les. Con­tie­nen sus­tan­cias quí­mi­cas ca­pa­ces de pro­du­cir di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes de pla­cer y bie­nes­tar, por eso so­mos más sen­si­bles a las ten­ta­cio­nes cuan­do te­ne­mos un mal día, mu­cho es­trés o es­ta­mos con ba­ja au­to­es­ti­ma.

Pa­ra re­ver­tir es­ta adic­ción a la co­mi­da, el me­jor mé­to­do es to­mar con­cien­cia y re­pe­tir­se: “Yo soy ca­paz de ha­cer­lo” Pa­ra em­pe­zar a ven­cer, en prin­ci­pio só­lo hay que re­sis­tir­se unos po­qui­tos días. El víncu­lo con la co­mi­da pue­de mo­di­fi­car­se en ese pe­río­do de tiem­po cor­to. A las 72 ho­ras de mo­di­fi­car nues­tra in­ges­ta de ali­men­tos, se pro­du­ce sa­cie­dad de for­ma na­tu­ral. Por lo tan­to, hay que su­pe­rar ese ra­ti­to don­de nos ga­na el ins­tin­to. En po­cas pa­la­bras, cuan­to me­nos se co­me, me­nos ham­bre se tie­ne; y a más in­ges­ta, más ga­nas de co­mer. mue ali­vi

limp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.