Be­ne­fi­cios de las len­guas

Mia - - ACTUALIDAD - Por Ana Mu­ñoz* *Li­cen­cia­da en psi­co­lo­gía y es­pe­cia­lis­ta uni­ver­si­ta­ria en me­di­ci­na psi­co­so­má­ti­ca y psi co­lo­gía de la sa­lud

Po­der co­mu­ni­car­se en más de un idio­ma no so­lo ayu­da a en­ta­blar re­la­cio­nes con un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas, sino que, ade­más, pue­de me­jo­rar cier­tas ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas, re­gu­lar las emo­cio­nes y desa­rro­llar el ce­re­bro pre­vi­nien­do su de­te­rio­ro. Aun­que al­gu­nas per­so­nas to­da­vía pien­san que en­se­ñar dos idio­mas a los ni­ños pe­que­ños pue­de con­fun­dir­los, lo cierto es que re­sul­ta muy be­ne cio­so. Es­tos son los re­sul­ta­dos más in­tere­san­tes de al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los be­ne cios de ser bi­lin­güe:

Cre­ci­mien­to del ce­re­bro. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Lund, en Sue­cia, com­pa­ra­ron un gru­po de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios con un gru­po de per­so­nas que apren­die­ron a ha­blar con ui­dez un nue­vo idio­ma en 13 me­ses. An­tes de em­pe­zar y tras tres me­ses de estudio in­ten­si­vo, es­ca­nea­ron me­dian­te re­so­nan­cia mag­né­ti­ca los ce­re­bros de am­bos gru­pos y vie­ron que, mien­tras que la es­truc­tu­ra ce­re­bral de los uni­ver­si­ta­rios per­ma­ne­cía sin cam­bios, de­ter­mi­na­das par­tes del ce­re­bro de los es­tu­dian­tes del nue­vo idio­ma ha­bían cre­ci­do. Las par­tes que cre­cie­ron fue­ron el hi­po­cam­po (im­pli­ca­do en el apren­di­za­je de nue­vo ma­te­rial) y tres áreas de la cor­te­za ce­re­bral.

Ayu­da a re­gu­lar las emo­cio­nes. Cuan­do las per­so­nas bi­lin­gües cam­bian de un idio­ma a otro, tam­bién cam­bia el mo­do co­mo ex­pe­ri­men­tan las emo­cio­nes. Si es­tás en un es­ta­do emo­cio­nal es­pe­cial­men­te ne­ga­ti­vo, em­pe­zar a ha­blar en tu idio­ma no na­tal, que es me­nos emo­cio­nal, pue­de ayu­dar­te a sen­tir­te me­jor. Ade­más, con­tar cier­tas ex­pe­rien­cias pue­de pro­du­cir res­pues­tas

emo­cio­na­les más in­ten­sas cuan­do se uti­li­za el idio­ma ma­terno que cuan­do se lo ha­ce en otro idio­ma. Pro­tec­ción con­tra el Alz­hei­mer. Otros es­tu­dios han mos­tra­do que las per­so­nas bi­lin­gües pue­den es­tar más pro­te­gi­das con­tra la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer. Cam­biar de un idio­ma a otro ha­ce ac­tuar más el ce­re­bro y lo man­tie­ne más ac­ti­vo. Eso ha­ce que sus ce­re­bros es­tén más pre­pa­ra­dos pa­ra com­pen­sar la atro a cau­sa­da por la en­fer­me­dad.

Ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas. Otro estudio rea­li­za­do con ni­ños mos­tró que los bi­lin­gües su­pe­ran a los mo­no­lin­gües en ha­bi­li­da­des de so­lu­ción de pro­ble­mas, arit­mé­ti­ca y pen­sa­mien­to crea­ti­vo. Al ana­li­zar el vo­ca­bu­la­rio de los ni­ños bi­lin­gües, los in­ves­ti­ga­do­res vie­ron que sus des­crip­cio­nes eran más de­ta­lla­das y ri­cas.Tam­bién en­con­tra­ron que eran su­pe­rio­res en aten­ción se­lec­ti­va (la ca­pa­ci­dad pa­ra cen­trar la aten­ción en lo más im­por­tan­te e ig­no­rar lo que no lo es).

Co­di ca­ción de so­ni­dos. El sis­te­ma au­di­ti­vo del bi­lin­güe es muy e cien­te, exi­ble y cen­tra­do en el pro­ce­sa­mien­to au­to­má­ti­co del so­ni­do, so­bre to­do en con­di­cio­nes de es­cu­cha nue­vas o que su­po­nen un re­to.

To­ma de de­ci­sio­nes. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Chica­go des­cu­brie­ron que, en los ne­go­cios, las per­so­nas to­man de­ci­sio­nes más ra­cio­na­les cuan­do pien­san un pro­ble­ma en un idio­ma que no es el ma­terno. Es­to se de­be a que el idio­ma no na­tal tie­ne me­nos car­ga emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.