Cuan­do los chi­cos no quie­ren ir a la es­cue­la

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

To­das las es­cue­las han te­ni­do al­gu­na vez, el ca­so de un chi­co que no que­ría ir al co­le­gio. En­ton­ces tie­nen que in­ter­ve­nir con los pa­pás”,

ex­pli­ca la Lic. Emi­lia Can­zut­ti, co­fun­da­do­ra de Mo­men­to Ce­ro, ins­ti­tu­ción des­ti­na­da a tra­ba­jar en la pre­ven­ción pri­ma­ria de la sa­lud fí­si­ca y men­tal de los in­di­vi­duos. En ge­ne­ral, en los ca­sos en los que su­ce­de, los pa­dres no sa­ben có­mo en­fren­tar la si­tua­ción. Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es iden­ti­fi­car qué es lo que es­tá pa­san­do en ca­sa, qué pue­de es­tar pro­du­cien­do que el ni­ño no quie­ra ir a la es­cue­la. Es­to pue­de ser des­de que na­ció un her­ma­ni­to, nos mu­da­mos o es nue­va la es­cue­la, es­tos son efec­tos ex­ter­nos. Pe­ro tam­bién pue­den ser co­sas de aden­tro de la es­cue­la: no tie­ne ami­gos, la do­cen­te que le to­có no le cae en sim­pa­tía, o hay al­gún fra­ca­so escolar que lo si­gue arras­tran­do du­ran­te mu­chos años, en­ton­ces no tie­ne más ga­nas de ir a la es­cue­la. Sin em­bar­go, se de­ta­llan dos po­si­bi­li­da­des en cuan­to a la ne­ga­ción del chi­co a ir a la es­cue­la; lo que hay que em­pe­zar a di­fe­ren­ciar es si es­to es so­la­men­te con la es­cue­la o si em­pe­zó a aca­pa­rar otras áreas, por­que hay ve­ces que los chi­cos no quie­ren ir a nin­gún pi­ja­ma party, ni a cum­plea­ños, y has­ta, lle­gan a no que­rer sa­lir de la ca­sa. Si es so­la­men­te el co­le­gio, lo acon­se­ja­ble es que se apo­yen en las au­to­ri­da­des del co­le­gio, los di­rec­ti­vos y la do­cen­te, pa­ra em­pe­zar a pen­sar cuál es la es­tra­te­gia pa­ra que el ni­ño re­gre­se. “Yo he te­ni­do ca­sos que por un año no fue­ron al co­le­gio, es bas­tan­te co­mún es­to. En las es­cue­las siem­pre te van a con­tar que en al­gún gra­do hay al­gún chi­qui­to que no es­tá asis­tien­do a cla­ses, o que los pa­dres se tie­nen que que­dar afue­ra bas­tan­tes ho­ras de la ma­ña­na has­ta que se tran­qui­li­za y en­tra”, ex­pli­ca Can­zut­ti. Pa­ra ma­yor tran­qui­li­dad de los pa­dres, Emi­lia Can­zut­ti in­di­ca que “hay mo­men­tos en que los chi­cos tie­nen an­gus­tia de se­pa­ra­ción, y no quie­ren ir­se de sus ca­sas, no quie­ren se­pa­rar­se de ma­má y pa­pá. Eso es

pa­sa­je­ro y es­pe­ra­ble”. Sin em­bar­go, si se ins­ta­la en otras áreas, ya es mo­ti­vo pa­ra rea­li­zar una con­sul­ta con un pro­fe­sio­nal. “Lo que no­so­tros acon­se­ja­mos es que los pa­pás pri­me­ro ten­gan en cuen­ta los sín­to­mas pre­vios a la ne­ga­ti­va de no ir a la es­cue­la: vó­mi­tos, nau­seas, do­lo­res de ca­be­za, do­lo­res ab­do­mi­na­les, pa­li­dez, de­bi­li­dad. Al­gu­nos pa­dres, lo creen la pri­me­ra vez, la se­gun­da co­mien­zan a sos­pe­char y a la ter­ce­ra, lo lle­van al mé­di­co. Sin em­bar­go, el te­ma es que a ve­ces se sien­ten ma­ne­ja­dos o creen que su hi­jo/a es­tá lla­man­do la aten­ción, pe­ro las co­sas hay que ha­cer­las a tiem­po y no de­jar que eso

se va­ya di­fun­dien­do", acon­se­ja. El pe­río­do más co­mún pa­ra su­frir es­te ti­po de fo­bias a lo lar­go de la in­fan­cia es en­tre los 4 y los 8 años. A la ho­ra de ha­blar del te­ma e in­da­gar, el ni­ño ha­bla­rá de mie­dos, pe­ro se tra­ta­rá de un mie­do que no es un pe­li­gro real, sino irra­cio­nal. Sin em­bar­go, el chi­co lo lle­va sin po­der dar de­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes más que el sen­tir­se in­se­gu­ro y des­va­li­do. Es un mie­do pa­ra­li­zan­te, y es ló­gi­co que lo ma­ni­fies­ten in­ten­tan­do no ir a la es­cue­la, ya que es el lu­gar don­de pa­san más ho­ras. Se­ría ra­ro que di­gan que no quie­ren ir a la ca­sa de una tía, por ejem­plo. Co­mo con­se­jo, la li­cen­cia­da Can­zut­ti plan­tea pri­me­ro ha­blar de la si­tua­ción con la maes­tra y la di­rec­to­ra, “ellos siem­pre tie­nen es­tra­te­gias acer­ca de có­mo pue­den ha­cer pa­ra que el chi­co re­gre­se a la es­cue­la”, tran­qui­li­za. Por otro la­do, el pe­dia­tra tie­ne que es­tar al tan­to, y ha­cer un re­co­rri­do de en qué si­tua­cio­nes se em­pe­zó a en­ce­rrar, a qué le tie­ne mie­do, qué co­sas lo frus­tran, y si tie­ne las he­rra­mien­tas pa­ra so­bre­lle­var­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.