Tres con­se­jos pa­ra crear há­bi­tos y ru­ti­nas

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Una vez ve­ri­fi­ca­do que el ni­ño cuen­ta con la ma­du­rez ne­ce­sa­ria y la ha­bi­li­dad mo­to­ra su­fi­cien­te pa­ra co­men­zar a fun­cio­nar con au­to­no­mia en de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas, los pa­dres pue­den ini­ciar el pro­ce­so de apren­di­za­je pa­ra crear un há­bi­to y una ru­ti­na cons­tan­te en sus ac­tua­cio­nes. Pa­ra po­der lle­var­lo a ca­bo con éxi­to, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan al­gu­nas pau­tas: Siem­pre y en to­do lu­gar: si se quie­re que el pe­que­ño se vis­ta o co­ma so­lo, hay que de­jar que lo ha­ga to­dos los dias y en to­das las oca­sio­nes: no va­le "con pa­pá si y con ma­má no", "cuan­do ten­go apu­ro te vis­to" o "te doy de co­mer yo". Ex­pli­car­le có­mo se ha­ce: es ne­ce­sa­rio de­ta­llar al ni­ño los pa­sos que de­be dar pa­ra rea­li­zar una ac­ción. No se le pue­de de­cir "la­va­te el pe­lo" sin con­tar­le an­tes que de­be po­ner un po­co de cham­pú eb ek ca­be­llo, fro­tar y lue­go en­jua­gar. Se les pue­de en­se­ñar de­ter­mi­na­dos há­bi­tos con un ejem­plo. Elo­giar­lo y su­per­vi­sar: los pa­dres pue­den su­per­vi­sar el re­sul­ta­do de la ac­ción del pe­que­ño y co­rre­gir­lo si se equi­vo­ca: pe­ro de­ben pro­cu­rar que sea él mis­mo quien en­mien­de el error, si lo hay. Cuan­do la ac­ción es­té bien, hay que elo­giar­lo por su re­sul­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.